Las re­des, enemi­gas del de­li­very ile­gal de al­cohol

Des­de que el Có­di­go de Contravenc­iones cas­ti­ga la ven­ta de al­cohol des­pués de las 23, abun­dan las ven­tas por es­tas vías. En ellas es­tá po­nien­do el fo­co la Jus­ti­cia.

Los Andes - - Portada - Ig­na­cio de la Ro­sa ide­la­ro­[email protected]­san­des.com.ar

La ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas es­tá ve­da­da de 23 a 8 y las mul­tas dis­pues­tas por el Có­di­go Con­tra­ven­cio­nal van de 6.500 a 26.000 pe­sos. Pa­dres de­nun­cian a quie­nes les ven­den a sus hi­jos en el ho­ra­rio prohi­bi­do.

Así co­mo la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de What­sApp o re­des so­cia­les pro­pi­cia la ven­ta ile­gal de al­cohol, esta tam­bién es la vía a tra­vés de la cual se pue­de per­se­guir a los in­frac­to­res. Eso se vi­vió a fi­nes de sep­tiem­bre en San Rafael, cuan­do un hom­bre de unos 30 años fue san­cio­na­do por ven­der be­bi­das al­cohó­li­cas du­ran­te la fran­ja ho­ra­ria en que es­tá prohi­bi­do ha­cer­lo en to­da la pro­vin­cia (en­tre las 23 y las 8). Esta fal­ta, de­ta­lla­da en el ar­tícu­lo 122 del re­no­va­do Có­di­go de Contravenc­iones, es­ti­pu­la mul­tas que en­tre $6.500 y $26.000. El agre­ga­do aquí es que el in­frac­tor lle­va­ba las be­bi­das a do­mi­ci­lio, lue­go de di­fun­dir su con­tac­to y ofre­cer el ser­vi­cio en­tre gen­te “de con­fian­za”.

Quien in­ter­vino en es­te pro­ce­di­mien­to fue el juez de Fal­tas del de­par­ta­men­to su­re­ño, Os­car De Die­go; y el in­frac­tor es un comerciant­e que se de­di­ca­ba a ha­cer el re­par­to a do­mi­ci­lio (con un agre­ga­do en su va­lor por el ser­vi­cio puer­ta a puer­ta, y por ha­cer­lo den­tro del ho­ra­rio ve­da­do).

Una de las protagonis­tas cla­ves del epi­so­dio fue la ma­dre de una clien­ta (una ado­les­cen­te de 14 años), quien des­cu­brió que su hi­ja y unas ami­gas ha­bían com­pra­do una bo­te­lla de fer­net y de gin el 21 de se­tiem­bre, y quien exi­gió a las jó­ve­nes que brin­da­ran el te­lé­fono del con­tra­ven­tor. “Fue fun­da­men­tal el ac­cio­nar de la mu­jer, y que apor­ta­ra en la de­nun­cia el te­lé­fono de quien ha­cía el de­li­very”, re­sal­tó el juez De Die­go a Los An­des.

A ni­vel ge­ne­ral, al mo­men­to de de­tec­tar a es­tos in­frac­to­res -ven­dan por re­des o What­sapp, o en es­pa­cios fí­si­cos­son cla­ves las de­nun­cias de ter­ce­ros. “Mien­tras más co­no­ci­mien­to tie­ne la gen­te del Có­di­go de Contravenc­iones y lo vin­cu­la con el al­can­ce de las re­des so­cia­les, más ayu­da a las de­nun­cias. La gen­te lla­ma pa­ra de­nun­ciar por­que no quie­re de­sigual­da­des. No só­lo con la ven­ta de al­cohol, sino tam­bién con los gru­pos de bi­ci­cle­tas, ven­ta de li­cen­cias de con­du­cir y has­ta ar­mas”, de­ta­lló por su par­te el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Gian­ni Ve­nier.

En al­gu­nas co­mu­nas, co­mo la de Ciu­dad, las áreas de Ju­ven­tud y de Co­mer­cio tra­ba­jan tam­bién co­do a co­do pa­ra con­tro­lar a los co­mer­cios que no res­pe­tan el ho­ra­rio y a quie­nes di­fun­den en el es­pa­cio vir­tual los con­tac­tos de es­tas per­so­nas.

“In fra­gan­ti”

Re­to­man­do al ca­so san­ra­fae­lino, to­do se ori­gi­nó el sá­ba­do 21 de se­tiem­bre por la noche. Un gru­po de ami­gas, es­tu­dian­tes ado­les­cen­tes de en­tre 14 y 15 años, fes­te­ja­ban su día y el ini­cio de la pri­ma­ve­ra en una ca­sa quin­ta.

En un mo­men­to la ma­dre de una de ellas se acer­có al pun­to de reunión y se per­ca­tó de que ha­bían com­pra­do be­bi­das al­cohó­li­cas. Tras in­da­gar per­sis­ten­te­men­te, las chi­cas con­fe­sa­ron que ha­bían he­cho un pe­di­do a un jo­ven que se de­di­ca­ba a ha­cer el de­li­very en ho­ras noc­tur­nas y de ma­dru­ga­da. De he­cho, ha­bían re­ci­bi­do el pe­di­do en un es­pa­cio ver­de pre­via­men­te acor­da­do.

Con esta in­for­ma­ción y los da­tos del ven­de­dor, la mu­jer hi­zo la de­nun­cia. Y el sá­ba­do 28 (una se­ma­na des­pués del fes­te­jo) pu­sie­ron en mar­cha el plan pa­ra iden­ti­fi­car y aprehen­der al in­frac­tor in fra­gan­ti. Lo lla­ma­ron con la ex­cu­sa de ha­cer­le un pe­di­do, acor­da­ron el en­cuen­tro y allí lo es­pe­ra­ba el cliente. Sin em­bar­go, cuan­do llegó el ven­de­dor con el en­car­go, in­ter­vi­nie­ron dos po­li­cías de In­ves­ti­ga­cio­nes y el juez, quie­nes se iden­ti­fi­ca­ron, aprehen­die­ron al in­frac­tor y se­cues­tra­ron una gran can­ti­dad de be­bi­das.

El ven­de­dor a do­mi­ci­lio que­dó pro­ce­sa­do por in­frac­ción al ar­tícu­lo 122 del Có­di­go de Contravenc­iones, por lo que -ade­más del se­cues­tro de la mer­ca­de­ría- que­da ex­pues­to a una mul­ta que os­ci­la en­tre las 500 y las 2.000 Uni­da­des Fiscales (en­tre $6.500 y $26.000). Al ha­ber si­do “pes­ca­do” in fra­gan­ti, no cuen­ta con de­ma­sia­das po­si­bi­li­da­des de de­fen­sa.

En su de­cla­ra­ción, el pro­ce­sa­do con­tó que tra­ba­ja­ba pa­ra una em­pre­sa, apor­tó los da­tos y con­tó que son dos las em­pre­sas que se de­di­ca­ban a esta prác­ti­ca no per­mi­ti­da en esa zo­na de San Rafael.

Co­mún y en aler­ta

“Es­ta­mos to­man­do co­no­ci­mien­to de que es al­go fre­cuen­te el de­li­very de be­bi­das al­cohó­li­cas. Pe­ro has­ta el mo­men­to no ha ha­bi­do una for­ma de de­tec­tar a al­guien que lo ofre­ce”, des­ta­có el juez De Die­go, en re­la­ción no só­lo al ca­so en el que in­ter­vino, sino tam­bién en cuan­to al pa­no­ra­ma más ge­ne­ral.

En la mis­ma sin­to­nía se mos­tró el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad; quien des­ta­có que en la ma­yo­ría de es­tos ca­sos la in­for­ma­ción se re­ci­be por me­dios in­for­ma­les. “El Có­di­go Con­tra­ven­cio­nal tie­ne vi­gen­cia en to­da la pro­vin­cia, pe­ro

fi­ja la obli­ga­to­rie­dad de que in­ter­ven­gan los mu­ni­ci­pios. Es­to es al­go no­ve­do­so, y se su­ma a que el ho­ra­rio de prohi­bi­ción de ven­ta de al­cohol es­tá uni­fi­ca­do en to­da la pro­vin­cia: de 23 a 8”, re­su­mió Ve­nier.

El fun­cio­na­rio in­di­có que la ma­yo­ría de los co­mer­cios se ajus­tan a esta nor­ma y que has­ta tie­nen te­mor de in­cum­plir­la; ya que las san­cio­nes son muy ri­gu­ro­sas. De he­cho, in­clu­yen has­ta la clau­su­ra del lo­cal por 30 días.

Ade­más, el mi­nis­tro re­la­tó el pro­ta­go­nis­mo y la pre­sen­cia de la gen­te con sus de­nun­cias -anó­ni­mas y no- y por to­dos los me­dios. “Hay un ras­tri­lla­je per­ma­nen­te de he­chos que nos man­da la gen­te. Pe­ro es de to­do ti­po de de­li­tos o fal­tas, por suer­te la ven­ta de al­cohol es po­ca. Las re­des han ayu­da­do mu­cho a lu­char con­tra el de­li­to”, re­co­no­ció Ve­nier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.