De­jan li­bre por error a un pre­so con­de­na­do por ho­mi­ci­dio

Luis Ro­ble­do ha­bía si­do sen­ten­cia­do a 6 años por ma­tar a su cu­ña­do pe­ro fue ab­suel­to en otra cau­sa por in­ten­to de ase­si­na­to. Al con­fun­dir las pe­nas, que­dó li­bre.

Los Andes - - Portada - Os­car Gui­llén ogui­[email protected]­san­des.com.ar

Luis Mi­guel Ro­ble­do fue sen­ten­cia­do en oc­tu­bre pa­sa­do a 6 años de pri­sión por ase­si­nar a su cu­ña­do. Co­mo fue ab­suel­to de otra acu­sa­ción por in­ten­to de ho­mi­ci­dio, la se­ma­na pa­sa­da y por un “error ad­mi­nis­tra­ti­vo” lo li­be­ra­ron del pe­nal. Aho­ra, or­de­na­ron su cap­tu­ra.

Fue con­de­na­do re­cien­te­men­te por un ho­mi­ci­dio pe­ro lo de­ja­ron en li­ber­tad por un error ad­mi­nis­tra­ti­vo que aho­ra es ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción. Mien­tras tan­to, se or­de­nó la re­cap­tu­ra del in­terno.

Luis Mi­guel Ro­ble­do ha­bía si­do con­de­na­do el 4 de oc­tu­bre pa­sa­do, a 6 años de pri­sión por ha­ber ase­si­na­do a su cu­ña­do y la se­ma­na pa­sa­da fue li­be­ra­do de la pe­ni­ten­cia­ría por un error ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Ro­ble­do es un re­clu­so de al­ta pe­li­gro­si­dad ya que, si bien fue con­de­na­do por ase­si­nar a su cu­ña­do, es­tu­vo a pun­to de ser­lo por ha­ber ata­ca­do a pu­ña­la­das a un kios­que­ro. Ade­más tie­ne an­te­ce­den­tes por por­ta­ción de ar­mas de gue­rra.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad con­fir­ma­ron que se ha li­bra­do una or­den de re­cap­tu­ra y que la Po­li­cía ha des­ple­ga­ti­va do un ope­ra­ti­vo de bús­que­da, pe­ro has­ta aho­ra no ha te­ni­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

El error se ha­bría pro­du­ci­do por­que in­gre­só la do­cu­men­ta­ción ju­di­cial don­de se ex­pli­ca­ba que Ro­ble­do ha­bía si­do ab­suel­to en la cau­sa por ten­taa de ho­mi­ci­dio y, por lo tan­to, de­bía re­cu­pe­rar la li­ber­tad. Pe­ro no se ha­bría re­pa­ra­do en que, si bien de­bía que­dar li­bre por la ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio, de­bía se­guir pre­so por la condena del ho­mi­ci­dio en ri­ña.

Es de­cir que no se aso­ció que el Ro­ble­do que te­nía que que­dar li­bre por un ca­so, era el mis­mo Ro­ble­do que de­bía se­guir pre­so por un ase­si­na­to.

Así fue que fue­ron a bus­car a Ro­ble­do a su cel­da, le di­je­ron que to­ma­ra sus per­te­nen­cias, fir­mó unos pa­pe­les, le die­ron su DNI y le abrie­ron la puer­ta de sa­li­da del pe­nal.

El lu­nes pa­sa­do, cuan­do al­guien se dio cuen­ta del asun­to, sal­tó la alar­ma, se co­mu­ni­có la no­ve­dad a la Po­li­cía y se or­de­nó la bús­que­da del pre­so li­be­ra­do.

La condena

El 4 de oc­tu­bre pa­sa­do, el juez Ra­fael Es­cot con­de­nó a Ro­ble­do por el ase­si­na­to de Da­vid

LA FIS­CA­LÍA HA­BÍA PE­DI­DO UNA PE­NA DE 12 AÑOS Y 6 ME­SES PA­RA RO­BLE­DO POR EL CRI­MEN DE DA­VID HER­NÁN­DEZ PE­RO RE­CI­BIÓ UNA CONDENA DE 6 AÑOS

Her­nán­dez Var­gas (22).

El fis­cal de Ho­mi­ci­dios Car­los To­rres ha­bía so­li­ci­ta­do 12 años y 6 me­ses de cár­cel por ho­mi­ci­dio sim­ple. El abo­ga­do de­fen­sor, Ser­gio Ca­rre­ño, ha­bía pe­di­do la pe­na mí­ni­ma por ho­mi­ci­dio en ri­ña pe­ro el juez le dio la má­xi­ma por la ca­li­fi­ca­ción so­li­ci­ta­da por la de­fen­sa.

En esa mis­ma au­dien­cia, el fis­cal de­ci­dió no acu­sar por una cau­sa que te­nía sin­di­ca­do

Ro­ble­do por ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar, en 2018 Ro­ble­do ha­bía ata­ca­do con un ar­ma blan­ca a un kios­que­ro con el que ha­bía man­te­ni­do una dis­cu­sión pe­ro, fi­nal­men­te, no hu­bo prue­bas pa­ra con­de­nar­lo.

En cam­bio, sí se lo con­de­nó por la muer­te de su cu­ña­do, Da­vid Her­nán­dez Var­gas, ocu­rri­da du­ran­te Año Nue­vo de 2018.

En la ma­ña­na de ese 1 de enero, se pro­du­jo una pe­lea en la ca­lle Olas­coa­ga, cer­ca de unas vías, en la zo­na de El Res­guar­do, Las He­ras. El re­sul­ta­do: Her­nán­dez re­ci­bió una pu­ña­la­da en el cue­llo y mu­rió en el ac­to.

Cuan­do lle­gó la Po­li­cía, al­gu­nos ve­ci­nos de la zo­na in­di­ca­ron que dos hom­bres ha­bían ata­ca­do a la víc­ti­ma y que se­rían los cu­ña­dos, Ma­rio Da­río Ro­ble­do (de­te­ni­do) y su her­mano, Luis Mi­guel, el aho­ra bus­ca­do.

Lue­go se pu­do de­ter­mi­nar que el cri­men ha­bía que­da­do re­gis­tra­do en las cá­ma­ras del Cen­tro Es­tra­té­gi­co de Ope­ra­cio­nes (CEO).

IGNACIO BLAN­CO / LOS AN­DES

CON­FU­SIÓN. El 4 de oc­tu­bre pa­sa­do, Ro­ble­do fue con­de­na­do por un cri­men pe­ro ab­suel­to en otra cau­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.