LA CAÍ­DA QUE CAM­BIÓ AL MUN­DO

Fue el em­ble­ma de la Gue­rra Fría. La pe­res­troi­ka y los re­cla­mos po­pu­la­res hi­cie­ron que ter­mi­na­ra la se­pa­ra­ción el 9 de no­viem­bre. Las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas.

Los Andes - - Portada - Luis Al­ber­to Ro­me­ro Historiado­r

La pa­red que di­vi­dió Ber­lín en­tre 1961 y 1989 fue un sím­bo­lo de la Gue­rra Fría. Las ca­ren­cias eco­nó­mi­cas y la fal­ta de li­ber­tad ter­mi­na­ron por de­rri­bar­la y con ello a la Unión So­vié­ti­ca. El mun­do en­fren­ta aho­ra una cri­sis del mo­de­lo li­be­ral.

Al fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial el historiado­r E. Hobs­bawm vol­vió a Ber­lín -de don­de ha­bía es­ca­pa­do en 1933- y en­con­tró la Post­da­mer Platz to­tal­men­te des­trui­da. Así la pu­de ver va­rias dé­ca­das más tar­de, en 1995, cuan­do ya al­gu­nas to­pa­do­ras co­men­za­ban la lim­pie­za de un si­tio que pron­to se­ría em­ble­má­ti­co de la nue­va y ultra mo­der­na Ber­lín.

Pe­ro en­tre 1961 y 1989 el pai­sa­je fue dis­tin­to. Por el me­dio de la pla­za co­rría el Mu­ro, ícono por ex­ce­len­cia de la Gue­rra Fría. Fue cons­trui­do pa­ra fre­nar la he­mo­rra­gia de ale­ma­nes que huían de la zo­na so­vié­ti­ca ha­cia las de­li­cias de la par­te occidental. Tam­bién, pa­ra evi­tar que en uno de los co­ti­dia­nos in­ci­den­tes mi­li­ta­res fron­te­ri­zos sur­gie­ra el ca­sus be­lli que ter­mi­na­ra en una gue­rra nu­clear no que­ri­da por na­die. Pú­bli­ca­men­te, am­bas par­tes con­de­na­ron la exis­ten­cia del Mu­ro, por dis­tin­tas ra­zo­nes, pe­ro en pri­va­do les tran­qui­li­za­ba sa­ber que la fron­te­ra es­ta­ba se­gu­ra y que se res­pe­ta­rían las zo­nas de in­fluen­cia acor­da­das.

El es­ta­tus de Ber­lín fue par­te del pro­ble­ma de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, una de las cues­tio­nes no re­suel­tas en 1945. La reuni­fi­ca­ción fue una as­pi­ra­ción per­ma­nen­te de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y en los años 70 el can­ci­ller so­cial de­mó­cra­ta Willy Brandt, em­ble­má­ti­co al­cal­de ber­li­nés, lan­zó la Ost­po­li­tik, o po­lí­ti­ca de acer­ca­mien­to y se­duc­ción al Es­te eu­ro­peo.

Del otro la­do no es­ta­ban muy con­ven­ci­dos. La Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na or­ga­ni­zó un ré­gi­men de mo­de­lo so­vié­ti­co des­ta­ca­da­men­te efi­caz, con mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas real­men­te con­ven­ci­dos y una po­bla­ción efi­caz­men­te con­tro­la­da por la Sta­si, que le ce­rró el ca­mino a los gru­pos di­si­den­tes. Sal­vo a uno: los que emi­gra­ban al Oes­te y ex­pre­sa­ban la más con­tun­den­te de­cla­ra­ción de las li­mi­ta­cio­nes y fra­ca­sos del ré­gi­men co­mu­nis­ta. La his­to­ria es co­no­ci­da y do­lo­ro­sa. En sus ca­si trein­ta años de exis­ten­cia, fue­ron mu­chos los que qui­sie­ron cru­zar el Mu­ro, y mu­chos tam­bién quie­nes pe­re­cie­ron en el in­ten­to.

Las de­mo­cra­cias po­pu­la­res te­nían en la URSS un ga­ran­te po­lí­ti­co y mi­li­tar de úl­ti­ma ins­tan­cia, lo que era par­te de las re­glas tá­ci­tas de la Gue­rra Fría. Pe­ro en los años se­ten­ta, en la URSS co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar­se cla­ras se­ña­les de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, di­si­mu­la­das en­ton­ces por el sal­to en el pre­cio del pe­tró­leo que ex­por­ta­ban. Esa pros­pe­ri­dad pe­tro­le­ra les per­mi­tió un úl­ti­mo es­fuer­zo pa­ra man­te­ner la com­pe­ten­cia bélica con Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro a prin­ci­pios de los ochen­ta un gru­po de di­ri­gen­tes asu­mió que de­bían en­ca­rar­se re­for­mas pro­fun­das, que M. Gor­ba­chov sin­te­ti­zó en dos pa­la­bras: glás­nost y pe­res­troi­ka, trans­pa­ren­cia y re­es­truc­tu­ra­ción. Es­ta úl­ti­ma im­pli­ca­ba re­du­cir gas­tos mi­li­ta­res y aban­do­nar la po­lí­ti­ca ex­te­rior agre­si­va. En 1986, en la cumbre de Rei­kia­vik, ce­só for­mal­men­te la Gue­rra Fría, y en­ton­ces que­dó cla­ro que la URSS no in­ter­ven­dría mi­li­tar­men­te en los asun­tos de las de­mo­cra­cias po­pu­la­res, a las que es­ti­mu­ló a ini­ciar -ellas tam­bién- el ca­mino de las re­for­mas.

Los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ta­ron en 1989. Hu­bo re­cla­mos po­pu­la­res y, uno a uno, fue­ron ca­yen­do los re­gí­me­nes de mo­de­lo so­vié­ti­co, y en 1991 la pro­pia URSS. Las tran­si­cio­nes fue­ron va­ria­das -la Igle­sia la re­gu­ló en Po­lo­nia y los pro­pios di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas las ma­ne­ja­ron en otros paí­ses- pe­ro nin­gu­na fue tan es­pec­ta­cu­lar co­mo la de Ale­ma­nia.

Pe­se a ha­ber re­ci­bi­do una cla­ra ad­ver­ten­cia de Gor­ba­chov, el ve­te­rano lí­der de la RDA E. Ho­nec­ker se ne­gó a em­pren­der cual­quier cam­bio. Pe­ro tam­po­co re­pri­mió, co­mo an­ta­ño, las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras que re­cla­ma­ban re­for­mas; co­men­za­ron con ti­mi­dez y se hi­cie­ron tu­mul­tua­rias en Leip­zig, Dres­de y Ber­lín. Pe­ro otra vez, co­mo en 1961, lo de­ci­si­vo pa­ra la eli­te go­ber­nan­te fue la can­ti­dad de gen­te que huía del país.

Pri­me­ro Hun­gría abrió un po­co la puer­ta y allá fue­ron 30.000 ale­ma­nes, en trán­si­to ha­cia Eu­ro­pa occidental. Lue­go, al­go pa­re­ci­do pa­só con Che­cos­lo­va­quia. Ho­nec­ker fue des­pla­za­do y su su­ce­sor de­ci­dió que la prio­ri­dad era de­te­ner una he­mo­rra­gia que, más que cual­quier ma­ni­fes­ta­ción, des­truía la le­gi­ti­mi­dad del ré­gi­men, y au­to­ri­zó la sa­li­da li­bre a los paí­ses ve­ci­nos. En su cálcu­lo, ya no se­rían con­si­de­ra­dos de­ser­to­res, sino tu­ris­tas.

Las co­sas no re­sul­ta­ron así. En Ber­lín me­dio mi­llón de per­so­nas es­ta­ba en las ca­lles pen­dien­te de la no­ti­cia. El 9 de no­viem­bre de 1989 las au­to­ri­da­des lo­ca­les abrie­ron las puer­tas del Mu­ro y en po­co tiem­po ha­bían cru­za­do al la­do occidental más de 50.000 per­so­nas. Las que se que­da­ron, co­men­za­ron la de­mo­li­ción del Mu­ro, con­clui­da días des­pués. Al­guien su­gi­rió con­ser­var una par­te y con­ver­tir­la en lu­gar de me­mo­ria; otros guar­da­ron los tro­zos de pie­dra, lue­go ven­di­dos co­mo sou­ve­nirs. Po­cos me­ses des­pués, ca­yó el ré­gi­men so­vié­ti­co, hu­bo elec­cio­nes y en oc­tu­bre de 1990 es­ta­ba ce­rra­do el acuer­do pa­ra la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na.

1989 fue un an­nus mi­ra­bi­lis. Por en­ton­ces, en el mun­do occidental se con­me­mo­ra­ba el bi­cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. No fue di­fí­cil en­ton­ces en­con­trar si­mi­li­tu­des en­tre am­bos mo­men­tos, por el de­rrum­be de­fi­ni­ti­vo de un mun­do y por los au­gu­rios ge­ne­ra­les de un nue­vo co­mien­zo. Trein­ta años des­pués, el aniver­sa­rio in­vi­ta tam­bién a re­fle­xio­nar so­bre sus con­se­cuen­cias, ines­pe­ra­das pa­ra los pro­ta­go­nis­tas.

En su mo­men­to, con el triun­fo de Es­ta­dos Uni­dos, se cre­yó que co­men­za­ba una es­ta­ble pax ame­ri­ca­na. El ca­pi­ta­lis­mo -en la ver­sión ra­di­cal de Rea­gan y That­cher- y la de­mo­cra­cia li­be­ral constituía­n el pa­ra­dig­ma uni­ver­sal. La his­to­ria ha­bía lle­ga­do a su fin y co­men­za­ba un pre­sen­te tan se­reno co­mo eterno. Pe­ro hoy vi­vi­mos en me­dio de las ex­plo­si­vas reac­cio­nes ge­ne­ra­das por el or­den na­ci­do al fin de la Gue­rra fría, lo que os­cu­re­ce un po­co el op­ti­mis­ta men­sa­je de la caí­da del Mu­ro.

El desa­rro­llo de un ca­pi­ta­lis­mo con mí­ni­mas cons­tric­cio­nes es­ta­ta­les ge­ne­ró un ten­dal de per­de­do­res. Mu­chos pen­sa­ron, con Hobs­bawm, que la pre­sen­cia so­vié­ti­ca al me­nos ha­bía ser­vi­do pa­ra obli­gar a las de­mo­cra­cias ca­pi­ta­lis­tas a cui­dar la equi­dad so­cial, pa­ra ale­jar a los pro­le­ta­rios de las ten­ta­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias.

La ilu­sión de la pax ame­ri­ca­na des­apa­re­ció pron­to, con la ex­plo­sión de in­fi­ni­tos con­flic­tos lo­ca­les, has­ta en­ton­ces pos­ter­ga­dos por la dis­ci­pli­na ema­na­da del te­rror al apo­ca­lip­sis. En las nue­vas gue­rras abun­da­ron las ar­mas más mo­der­nas y sofisticad­as, des­de los Ka­lash­ni­vov a los mi­si­les, pro­du­ci­das por el sec­tor in­dus­trial que, con­clui­da la Gue­rra Fría, no so­lo po­día bus­car bus­car li­bre­men­te sus mer­ca­dos sino tam­bién ge­ne­rar­los.

Ale­ma­nia se uni­fi­có y se em­pe­ñó en re­du­cir las di­fe­ren­cias en­tre am­bas par­tes. Con la re­cons­truc­ción se pro­du­je­ron y ven­die­ron mu­chos más au­tos, y tam­bién “ven­ta­nas ale­ma­nas”, sum­mun de la ci­vi­li­za­ción ger­ma­na se­gún A. Mer­kel. Pe­ro es­to fue el re­sul­ta­do de una ver­da­de­ra ocu­pa­ción pa­cí­fi­ca, rea­li­za­da por fun­cio­na­rios, jue­ces, in­ge­nie­ros y pro­fe­so­res de la RFA, que mar­cha­ron a ci­vi­li­zar la Ale­ma­nia bár­ba­ra. Esas co­sas nun­ca son gra­tui­tas; en el Es­te ale­mán hoy hay mu­chos nos­tál­gi­cos del or­den so­vié­ti­co y otros tan­tos del “Nue­vo or­den” na­zi.

Con el fin de la Gue­rra Fría John Le Ca­rré se que­dó sin te­ma, al­go que sus lec­to­res no de­ja­mos de la­men­tar.

CON EL TRIUN­FO DE EEUU, SE CRE­YÓ QUE CO­MEN­ZA­BA UNA ES­TA­BLE PAX AME­RI­CA­NA. EL CA­PI­TA­LIS­MO Y LA DE­MO­CRA­CIA LI­BE­RAL CONSTITUÍA­N EL PA­RA­DIG­MA UNI­VER­SAL.

LA HIS­TO­RIA HA­BÍA LLE­GA­DO A SU FIN.

AP

AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.