Los Andes

Viaje al espacio en su propio cohete, un sueño cumplido

El fundador de Amazon sorprendió al mundo a bordo de su propio cohete New Shepard. Lo acompañaro­n su hermano Mark, una astronauta de 82 años y un joven neerlandés de 18 años.

-

De manera histórica, el hombre más rico del planeta, Jeff Bezos, realizó con éxito su viaje en su propio cohete al espacio exterior, un momento clave para una industria incipiente que busca hacer que la frontera final sea accesible para los turistas de élite.

Blue Origin planeó su primera misión tripulada, un salto de 11 minutos desde el oeste de Texas hasta más allá de la línea Karman y viceversa, para coincidir con el 52 aniversari­o del primer aterrizaje en la Luna.

El fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, hizo el viaje el 11 de julio, superando por poco al magnate del Amazonas en esta batalla de multimillo­narios. Pero Bezos, como Branson, insiste en que no se trata de una competenci­a.

”Hay una persona que fue la primera persona en el espacio, su nombre era Yuri Gagarin, y eso sucedió hace mucho tiempo”, dijo al programa Today en NBC, haciendo referencia al hito de 1961 del cosmonauta soviético. ”Esto no es una competenci­a. Se trata de construir un camino hacia el espacio para que las generacion­es futuras puedan hacer cosas increíbles allí”, agregó.

¿Cómo fue el vuelo fugaz de Jeff Bezos al espacio?

El despegue se realizó desde una instalació­n remota en el desierto del oeste de Texas llamada Launch Site One, a unos 40 kilómetros al norte de la ciudad más cercana, Van Horn.

Las condicione­s climáticas fueron favorables y el evento se transmitió en vivo a través de BlueOrigin.com, comenzando 90 minutos antes del lanzamient­o y convirtién­dose en tendencia principal en las redes sociales.

Junto a Bezos estuvieron la aviadora Wally Funk, quien a sus 82 años es la astronauta más vieja de la historia, y el neerlandés Oliver Daemen, de 18, quien es el más joven.

Completand­o el cuarteto apareció el hermano menor y mejor amigo de Jeff Bezos, Mark, quien dirige la Bezos Family Foundation y trabaja como bombero voluntario.

Vale destacar que estuvo ausente el ganador todavía anónimo de una subasta de 28 millones de dólares por un asiento, que tuvo “problemas de agenda” y participar­á en un vuelo futuro.

El padre de Daemen, director ejecutivo de una firma de capital privado, fue segundo en la licitación, lo que permitió que su hijo adolescent­e se convirtier­a en el primer cliente pago de la compañía.

Después del despegue, New Shepard se precipitó hacia el espacio a velocidade­s superiores a 3.700 kph utilizando un motor de oxígeno e hidrógeno líquidos cuyo único subproduct­o es el vapor de agua.

La cápsula se separó de su propulsor y, cuando subió lo suficiente, los astronauta­s se desabrocha­ron para experiment­ar la ingravidez durante tres o cuatro minutos.

La nave espacial alcanzó su punto máximo a 106 km de altitud, lo que permitió a los miembros de la tripulació­n admirar la curvatura del planeta y el negro como la tinta del resto del universo.

El propulsor volvió de forma autónoma a una plataforma de aterrizaje justo al norte de su lugar de lanzamient­o, mientras que la cápsula regresó a la Tierra en caída libre con paracaídas gigantes y, finalmente, un propulsor, para un aterrizaje suave en el desierto.

New Shepard ha realizado 15 vuelos sin tripulació­n para ponerlo a prueba y testear los mecanismos de seguridad, como disparar la cápsula lejos de la plataforma de lanzamient­o si el cohete explota o aterrizar con un paracaídas menos.

”Aprendimos cómo hacer que un vehículo sea lo suficiente­mente seguro como para que estemos dispuestos a poner a nuestros seres queridos en él y enviarlos al espacio”, dijo el director ejecutivo de Blue Origin, Bob Smith, en una sesión informativ­a el domingo.

Lo que viene en Blue Origin

Blue Origin se ha mantenido relativame­nte parca sobre el futuro inmediato.

La compañía dice que planea dos vuelos más este año, y “muchos más” en 2022. Los analistas observan que mucho dependerá de los primeros éxitos y la construcci­ón de un sólido historial de seguridad.

Bezos, de 57 años, fundó Blue Origin en 2000 con el objetivo de algún día construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial donde millones de personas trabajarán y vivirán. Hoy, la compañía está desarrolla­ndo un cohete orbital llamado New Glenn y un módulo de aterrizaje lunar que espera contratar con la NASA.

 ?? AP ?? PRIMERA MISIÓN.
La nave alcanzó los 106 km de altitud, el cohete regresó a la plataforma en forma remota y la cápsula con los ocupantes aterrizó al norte de la zona de despegue.
AP PRIMERA MISIÓN. La nave alcanzó los 106 km de altitud, el cohete regresó a la plataforma en forma remota y la cápsula con los ocupantes aterrizó al norte de la zona de despegue.
 ??  ?? TRIPULACIÓ­N. El joven de 18, Bezos, la astronauta Wally Funk y Mark, el hermano menor y mejor amigo del multimillo­nario,
TRIPULACIÓ­N. El joven de 18, Bezos, la astronauta Wally Funk y Mark, el hermano menor y mejor amigo del multimillo­nario,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina