Los Andes

Grecia. La tragedia humana que recibirá a Francisco en la isla de Lesbos

El Papa visitará a familias de refugiados alojadas en campamento­s de recepción en ese archipiéla­go del mar Egeo. En la actualidad, unas 9.600 personas viven hacinadas en el sitio.

- Héctor Brondo hbrondo@lavozdelin­terior.com.ar

En la última escala de su periplo apostólico por Chipre y Grecia, el papa Francisco visitará hoy la isla griega de Lesbos, cercana a la costa de Turquía. El sumo pontífice ya estuvo en 2016 en la patria de Safo, la poetisa de la antigüedad cuyas composicio­nes literarias describían su amor apasionado hacia sus compañeras de alcoba y que dieron origen al término moprender derno lesbianism­o para referirse a las relaciones sexuales entre mujeres.

El archipiéla­go se ha convertido en una de las principale­s puertas de ingreso a la Unión Europa (UE) para miles de inmigrante­s que huyen de la pobreza y los conflictos armados, en su mayoría musulmanes.

Peor que entonces

Allí, es probable que el vicario de Cristo se arrime hasta el Centro de Acogida e Identifica­ción ubicado en la capital insular, Mitelene, antes de emsu regreso a Roma.

En los cinco años transcurri­dos desde aquel viaje de Francisco “a las fuentes de la fe apostólica y de la fraternida­d entre cristianos de varias confesione­s”, se ha profundiza­do la crisis humanitari­a en Lesbos, Samos, Quíos, Leros y Kos y en otros atolones del archipiéla­go helénico debido a las políticas migratoria­s desatinada­s e insensible­s y que tienen consecuenc­ias devastador­as para las personas encerradas en los campamento­s de refugiados, verdaderas prisiones a cielo abierto.

“En estos momentos hay más de 9.600 personas retenidas en los cinco Centros de Recepción e Identifica­ción en las islas griegas del Egeo, donde, en términos generales, carecen de informació­n sobre su situación legal y son sometidas a duros procedimie­ntos fronterizo­s y de asilo”, le cuenta a La Voz Belén Filgueras, de Médicos Sin Fronteras (MSF).

“Después de huir de la violencia en sus países y sobrevivir a los desgarrado­res viajes a Europa, la contención indefinida, el limbo y la violencia sistemátic­a en Grecia traumatiza­n aún más a las personas que buscan protección”, lamenta la voluntaria de la organizaci­ón humanitari­a.

Si bien durante 2021 el número de llegada de personas migrantes, solicitant­es de asilo y refugiadas se redujo en la isla de Lesbos, las condicione­s de vida siguen siendo indignas y en gran medida inadecuada­s en los campos de recepción.

En ese contexto, MSF brinda atención en salud mental a niños y adultos, y proporcion­a servicios de salud sexual y reproducti­va a mujeres refugiadas en territorio griego.

Sus pacientes continúan reportando cómo la situación del limbo en la isla, los procesos de asilo arbitrario­s y acelerados, el miedo a la deportació­n y las precarias condicione­s de vida contribuye­n al deterioro de su salud, tanto física como mental.

Para comprender el drama

Desde el Acuerdo UE-Turquía, celebrado en marzo de 2016, más de 180 mil personas pasaron por las islas griegas. El entendimie­nto compensa económica y políticame­nte a Turquía por evitar que los migrantes lleguen a las costas europeas y aceptar a los deportados de los campos de detención de Grecia. En este periodo han muerto o desapareci­do 847 personas y se registraro­n 12 incendios en Lesbos y Samos que causaron heridas, muertes y desplazami­entos a los desahuciad­os, según MSF.

El incremento de políticas fronteriza­s cada vez más restrictiv­as está dando lugar a una reducción de las nuevas llegadas migratoria­s a las islas griegas. Esto es consecuenc­ia de la implementa­ción de medidas más duras, incluidas las intercepci­ones en el mar o con devolucion­es y deportacio­nes compulsiva­s.

Hoy en día alrededor de 2.200 personas viven en el centro de Mavrovouni. La mayoría de la población proviene de Afganistán (72 por ciento), Somalia (9 por ciento) y la República Democrátic­a del Congo (5 por ciento). Las mujeres representa­n el 21 por ciento de la población y los niños, el 31 por ciento, de los cuales casi uno de cada cuatro son menores de 12 años. Los hombres representa­n el 47 por ciento.

Condicione­s indignas

Con la reducción del hacinamien­to, las condicione­s de vida son más llevaderas que en el pasado en el centro de Mavrovouni. A pesar de eso, las personas están expuestas a condicione­s de vida indignas: “todavía viven en tiendas de campaña y contenedor­es, el acceso al agua y a los alimentos es básico y las instalacio­nes de saneamient­o o la gestión de desechos siguen siendo inadecuada­s”, precisa Filgueras.

“Con la llegada del invierno y con un centro de recepción muy expuesto al viento y al mar, es probable que las condicione­s de vida tengan un impacto negativo en la salud física y mental de las personas. Además, con la creciente restricció­n para salir del campo, muchos se sienten atrapados en una especie de prisión”, advierte la voluntaria.

La inauguraci­ón de instalacio­nes nuevas, más grandes y multifunci­onales, rodeadas por cercas de alambre de púas, cámaras de vigilancia y torres en Samos, y más recienteme­nte en Kos y Leros, demuestran cómo el refuerzo en la seguridad y el control de fronteras prima sobre el respeto a la dignidad, la protección y la salud de las personas que buscan asilo en Grecia.

“Todos los centros en las islas griegas deben tener como único propósito la prestación de asistencia urgente y la facilitaci­ón de la reubicació­n de los solicitant­es de asilo a estructura­s de recepción seguras en toda Europa”, plantea la organizaci­ón humanitari­a en un reciente comunicado.

En un contexto de agravamien­to de varias crisis humanitari­as en el mundo, MSF exhortó una vez más a la Comisión Europea, a Grecia y a los Estados europeos a que implemente­n políticas que se centren en proteger y ayudar a las personas refugiadas y solicitant­es de asilo en lugar de disuadir, detener y deportar a quienes buscan seguridad en Europa.

 ?? GENTILEZA MSF ?? DESOLACIÓN. Migrantes viven en condicione­s extremas de hacinamien­to en el campo de refugiados Mavrovouni, en la isla de Lesbos, adonde hoy llegará de visita el Papa.
GENTILEZA MSF DESOLACIÓN. Migrantes viven en condicione­s extremas de hacinamien­to en el campo de refugiados Mavrovouni, en la isla de Lesbos, adonde hoy llegará de visita el Papa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina