Los Andes

Una tierra de oportunida­des económicas y desafíos

- Especial para Los Andes

Mauricio Manini

El reciente aniversari­o número 60 de la Cámara de Industria, Agricultur­a y Turismo de Tunuyán (CIAT) es una oportunida­d para analizar la situación económica de este departamen­to del Valle de Uco. Entre el desarrollo de iniciativa­s agrícolas con foco en la exportació­n y las propuestas del turismo, la zona tiene el desafío de poder integrar sectores productivo­s para poder avanzar.

Los datos de la Dirección de Estadístic­as e Investigac­iones Económicas (DEIE) indican que en Tunuyán viven 56.361 personas (2,8% de la población mendocina), divididos en alrededor de 39.400 en centros urbanos y 16.900 en el área rural. Algunos desafíos son que 25.000 habitantes no tienen cobertura de salud o no tienen terminado el secundario, mientras que 20.000 no tienen gas o cloacas.

Los empleos en el departamen­to son 24.790, y el 80% se divide en tres sectores: 30% en el agro, 25% en el comercio y 25% en el Estado en su conjunto. Se estima que el sector privado emplea unas 18.844 personas y el sector público unas 5.946. Su Producto Bruto Geográfico (PBG), es decir el valor de los bienes y servicios que se produjeron, fue de $ 13.592,1 millones en 2019.

“Nadie es ajeno a que en el Valle de Uco se ha sufrido un marcado proceso de desindustr­ialización. Nuestra economía con el tiempo se ha primarizad­o, y hemos perdido la capacidad de atraer nuevas y más industrias que agreguen valor a los alimentos que producimos”, señaló Diego Stortini, presidente de la CIAT. Como ejemplo, mencionó los camiones que salen del departamen­to con frutas y verduras que se procesan en otras zonas.

Por su parte, el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, comentó que la economía local no fue ajena a lo que ocurrió en todo el país por causa de la pandemia, y que el comercio, el turismo y el sector informal fueron de los que más sufrieron la situación. Con una mayor recuperaci­ón este año, Aveiro cree que “es importante apostar por generar un mayor valor agregado a la producción local”.

Si bien el primer ejemplo a la vista es la conversión de uva en vinos de alta gama, Aveiro cree que también hay espacio para industrial­izar otros cultivos como durazno, tomate, ajo y cereza. “Las condicione­s del Valle de Uco hacen que sus frutales tengan buenos frutos, con valores de primicia. Ha caído lo que es pera y manzana, pero en Tunuyán vienen creciendo otros cultivos como los frutos secos”, agregó el intendente.

Sectores productivo­s

El agro es la actividad que más tunuyanino­s emplea de manera formal, con alrededor de 7.200 personas. Según los números de la CIAT, el departamen­to representa­ría el 6% de la actividad frutícola y el 3% de la producción vitícola provincial. Para 2016, la superficie vitiviníco­la era de 27.877 hectáreas, casi el doble de las 13.024 ha que había en 2003.

Un referente en el agro de Tunuyán es Martín Garbuio, vicepresid­ente de la Cooperativ­a Vitiviníco­la de Vista Flores y consejero del Valle de Uco en Fecovita. “Tenemos que trabajar más para promociona­r la calidad de los vinos. Es vender la marca de Valle de Uco vinculada a un vino con un terroir propio, con tradición y desarrollo. Los primeros Malbec del valle de Uco, las primeras cepas, fueron de la cooperativ­a”, señaló.

Garbuio apuntó que “los vinos de la zona están en un porcentaje altísimo en manos de empresas extranjera­s” y sería importante valorizar el trabajo de los productore­s. En su opinión es clave no enfocarse en grandes volúmenes de vino, sino en calidad y en el valor agregado de la historia: “Nosotros fuimos los primeros en hacer Malbec cuando esto no era negocio. Cuando caiga el negocio,

Podemos seguir creciendo en turismo y en nuevas zonas cultivadas, con administra­ción de agua e impermeabi­lización. Más allá del valor del cultivo, se genera mucho empleo”.

Martín Aveiro INTENDENTE DE TUNUYÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina