AL RES­GUAR­DO DEL PE­LO.

Ca­da vez son más los que es­tán dis­pues­tos a en­fren­tar pro­ble­ma de la alo­pe­cia con tra­ta­mien­tos e im­plan­tes.

Luz - - SUMARIO - -AN­DREA ARBELAIZ.

Las preo­cu­pa­cio­nes es­té­ti­cas de to­das las per­so­nas cam­bian con los años y los hom­bres no son la ex­cep­ción. Pue­de que un fí­si­co bien tra­ba­ja­do y to­ni­fi­ca­do sea el des­ve­lo de los vein­tea­ñe­ros y com­ba­tir ab­do­men y flac­ci­dez a los trein­ta o cua­ren­ta, pe­ro des­pués de la cuar­ta dé­ca­da, sin du­das, los hom­bres em­pie­zan a sen­tir el pe­so de los años so­bre la ca­be­za. Aun­que al­gu­nos lo to­man con re­sig­na­ción, la pér­di­da de ca­be­llo es al­go que des­agra­da en ge­ne­ral a to­do el se­xo mas­cu­lino. No só­lo por­que aten­ta con­tra la ima­gen sino por­que in­du­da­ble­men­te la fal­ta de pe­lo su­ma años y da una apa­rien­cia más ma­du­ra que, mu­chas ve­ces, no se co­rres­pon­de con la edad cro­no­ló­gi­ca de la per­so­na.

Hoy, los va­ro­nes de to­do el mun­do, so­bre to­do los que vi­ven en las gran­des ciu­da­des y tie­nen una al­ta ex­po­si­ción y de­man­da la­bo­ral, quie­ren ver­se jó­ve­nes, vi­ta­les y más atrac­ti­vos. Las estadísticas con­fir­man cla­ra­men­te es­te de­seo ya que en los úl­ti­mos 10 años la de­man­da de tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos au­men­tó el cien­to por cien­to. El me­nú de op­cio­nes abar­ca cues­tio­nes an­ti­age, re­duc­to­res de ab­do­men y has­ta de­pi­la­ción, pe­ro lle­va la de­lan­te­ra –por le­jos- la de­man­da de tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar el ca­be­llo. El ran­go de eda­des que con­sul­ta es am­plio y va des­de los 20 has­ta los 75 años, aun­que los que con­cre­tan los tra­ta­mien­tos es­tán en­tre los 35 y 45. “Pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar y flac­ci­dez, con ves­ti­men­ta ade­cua­da, se pue­den di­si­mu­lar, pe­ro la caí­da del pe­lo an­gus­tia y ge­ne­ra desa­zón, con un pro­nós­ti­co des­agra­da­ble ha­cia el fu­tu­ro. Los hom­bres su­fren, aun­que a ve­ces no lo re­co­no­cen”, des­cri­be el Dr Ni­co­lás Lu­si­cic, mé­di­co ci­ru­jano plás­ti­co fun­da­dor de Hair Re­co­very. CIRUGIA Y RO­BÓ­TI­CA Así co­mo la dis­tri­bu­ción de las cé­lu­las gra­sas por man­da­tos ge­né­ti­cos y hormonales aten­ta con­tra ca­de­ras, ab­do­men y pier­nas de las mu­je­res, el se­xo mas­cu­lino tam­po­co es­ca­pan a los de­sig­nios de la he­ren­cia y las hor­mo­nas. El 60% de la caí­da del pe­lo obe­de­ce a cues­tio­nes an­dro­gé­ni­cas y afec­ta la par­te de arri­ba de la ca­be­za y res­pe­ta los la­te­ra­les y zo­na pos­te­rior. Por lo cual es­tá cla­ro que cuan­do el pro­ble­ma se des­en­ca­de­na só­lo res­ta com­ba­tir­lo con las me­jo­res ar­mas mé­di­cas.

En las úl­ti­mas dé­ca­das es mu­cho lo que se avan­zó en te­ra­pias pa­ra re­ver­tir la cal­vi­cie. Si bien en un prin­ci­pio se tra­ta­ba só­lo de

pre­pa­ra­dos y de sham­poos es­pe­cia­les, la cien­cia ha generado un abis­mo en­tre pa­sa­do y pre­sen­te . Se­gún Lu­si­cic:“En el mun­do, en los úl­ti­mos dos años, los tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar el pe­lo han cre­ci­do un 60%. Den­tro de es­te uni­ver­so el im­plan­te ca­pi­lar se con­so­li­da co­mo el fa­vo­ri­to”

Es­tos da­tos son confirmados por la ISHRS (In­ter­na­tio­nal So­ciety of Hair Res­to­ra­tion Sur­gery) que fun­da­men­ta la elec­ción por ser un pro­ce­di­mien­to con re­sul­ta­dos per­ma­nen­tes, rá­pi­dos y de as­pec­to na­tu­ral. Si bien el im­plan­te tra­di­cio­nal se si­gue rea­li­zan­do asi­dua­men­te, aca­ba de lle­gar al país una tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca que me­jo­ra de ma­ne­ra no­ta­ble el pro­ce­di­mien­to. Va­le re­cor­dar que el im­plan­te se ba­sa en ex­traer de la nu­ca del pa­cien­te una ti­ra de piel con ca­be­llo (que tie­nen una car­ga ge­né­ti­ca di­fe­ren­te y los ha­ce más re­sis­ten­tes) y és­tos son im­plan­ta­dos en los lu­ga­res que fal­tan de ma­ne­ra ma­nual por el ci­ru­jano. El pe­lo su­pe­rior po­see en la raíz un re­cep­tor de hor­mo­na mas­cu­li­na (tes­tos­te­ro­na) que, cuan­do el ni­vel en san­gre dis­mi­nu­ye, pro­vo­ca la caí­da. El pe­lo de atrás y la­te­ra­les no po­seen esos re­cep­to­res, por lo tan­to no se ven afec­ta­dos.

El nue­vo equi­po ro­bot rea­li­za el mi­cro­tras­plan­te ca­pi­lar con pre­ci­sión, sin po­si­bi­li­dad de erro­res hu­ma­nos, con cá­ma­ras de al­tí­si­ma re­so­lu­ción y sin su­tu­ras. Una vez ex­traí­das las uni­da­des fo­li­cu­la­res, el sis­te­ma es­ca­nea y crea nue­vos si­tios de re­cep­ción se­me­jan­tes a los ori­gi­na­les por lo cual la na­tu­ra­li­dad es una de sus ma­yo­res vir­tu­des. Co­mo no ge­ne­ra su­tu­ras per­mi­te vol­ver a las ac­ti­vi­da­des nor­ma­les a las 48 hs y ya a los 6 me­ses se no­tan los cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. PA­SO A PA­SO Aun­que el im­plan­te es la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va hay pa­cien­tes que por te­ner una per­di­da de pe­lo mo­de­ra­da o por te­mor al pro­ce­di­mien­to, pre­fie­ren op­cio­nes in­ter­me­dias an­tes de to­mar la de­ci­sión. Pa­ra es­tos ca­sos hay un tra­ta­mien­to de­no­mi­na­do Nu­tri­fol, que es el con­cep­to más mo­derno pa­ra pre­ve­nir y re­cu­pe­rar. Uti­li­za la me­so­te­ra­pia (téc­ni­ca idea­do por el mé­di­co francés Mi­chael Pis­tor en 1952) pa­ra in­tro­du­cir de ma­ne­ra lo­cal en la piel pe­que­ñas do­sis de nu­trien­tes, don­de se ne­ce­si­tan y de ma­ne­ra que no pa­se a la cir­cu­la­ción sis­té­mi­ca. Se apli­ca de mo­do am­bu­la­to­rio en se­sio­nes de 10 o 15 mi­nu­tos y se lo­gra lle­gar al bul­bo y nu­trir­lo. Usual­men­te se su­gie­re una vez por se­ma­na du­ran­te tres me­ses al año y el uso de una ver­sión en spray pa­ra man­te­ni­mien­to do­més­ti­co.

Ofer­ta y de­man­da tam­bién im­pe­ra en la es­té­ti­ca y los hom­bres ar­gen­ti­nos de­man­dan ca­da vez más so­lu­cio­nes. Tal vez por eso Ar­gen­ti­na es hoy uno de los paí­ses que dis­po­ne de to­dos los ade­lan­tos que hay en el mun­do aun­que si­gue muy de­mo­ra­da en ma­te­ria de investigación y desa­rro­llo. Los que lle­van la de­lan­te­ra son los in­gle­ses, es­ta­dou­ni­den­ses y asiá­ti­cos que hoy es­tu­dian con gran ex­pec­ta­ti­va la clo­na­ción de pe­lo, pa­ra po­der qui­tar al­gu­nos del pa­cien­te, cul­ti­var­los fue­ra del or­ga­nis­mo y lue­go uti­li­zar­los pa­ra el tras­plan­te. “An­tes la cal­vi­cie no se to­ma­ba con na­tu­ra­li­dad sino con re­sig­na­ción. Era lo que le to­ca­ba a ca­da hom­bre. Hoy, si uno pue­de co­rre­gir pro­ble­mas de vi­sión, de den­ta­du­ra con bra­kets y arru­gas con re­lle­nos, por qué no ha­cer lo mis­mo con el pe­lo”, re­fle­xio­na Lu­si­cic. Cien­tos de hom­bres con­sul­ta­dos ase­gu­ran que per­der el ca­be­llo es co­mo per­der un dien­te: son des­po­ja­dos de al­go que les per­te­ne­ce. De ahí que to­dos los re­cur­sos pa­ra pre­ser­var lo pro­pio son va­li­dos y la cien­cia hoy más que nun­ca es­tá del la­do de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.