MO­DA. “CUI­DO MU­CHO QUE LAS MU­JE­RES NO PA­REZ­CAN DIS­FRA­ZA­DAS”.

La diseñadora argentina Va­nes­sa Se­ward triun­fa en las pa­sa­re­las pa­ri­si­nas.

Luz - - SUMARIO - >>

Va­nes­sa Se­ward na­ció en Bue­nos Ai­res, pa­só bue­na par­te de su in­fan­cia y ju­ven­tud en Lon­dres y vi­ve en París hace más de 35 años. Este mix cul­tu­ral se hace ma­ni­fies­to en las co­lec­cio­nes que crea con su fir­ma ho­mó­ni­ma desde hace po­co más de dos años. Es­tu­dió en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Ber­cot, for­mó par­te del equi­po de Karl La­ger­feld en Cha­nel du­ran­te nue­ve años y lue­go tra­ba­jó jun­to a Tom Ford en Yves Saint Lau­rent an­tes de con­ver­tir­se en di­rec­to­ra crea­ti­va de Azzaro, don­de ce­le­bri­ties co­mo Na­ta­lie Portman, Kris­ten Ste­wart y Mi­che­lle Wi­lliams, en­tre otras, des­cu­brie­ron su es­ti­lo y co­men­za­ron a se­guir de cer­ca sus co­lec­cio­nes. Hi­zo ves­tua­rios pa­ra ci­ne y teatro, co­la­bo­ró en APC, el Ate­lier de Pro­duc­ción y Crea­ción de Jean Toui­tou.

Abri­gos de tweed, bo­tas am­plias, cha­le­cos con ca­mi­sas, mi­dis de lana son los fa­vo­ri­tos de su co­lec­ción de in­vierno. Pa­ra el ve­rano, en cam­bio, pre­fi­rió looks mu­cho más des­con­trac­tu­ra­dos: ins­pi­ra­da en la Ri­vie­ra fran­ce­sa uti­li­zó co­mo ac­ce­so­rios pre­di­lec­tos pa­ñue­los y san­da­lias y en­tre las pren­das, in­clu­yó al­gu­nas tí­pi­cas de sa­fa­ri.

-A dos años de ha­ber lan­za­do tu pro­pia eti­que­ta, se­guís sien­do re­co­no­ci­da por tu tra­ba­jo en Azzaro. ¿Qué apren­dis­te en ese pe­río­do?

-¡Mu­chí­si­mo! Es­ta­ba to­do el tiem­po in­cor­po­ran­do nue-

vos sa­be­res: en los ta­lle­res, cues­tio­nes de cor­te, ti­pos de bor­da­dos y plie­gues, ade­más el se­ñor Lo­ris Azzaro era una per­so­na ado­ra­ble. Fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca, la­men­ta­ble­men­te só­lo tra­ba­jé con él du­ran­te un año ya que lue­go se en­fer­mó y fa­lle­ció.

-¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo?

-Es muy fe­me­nino, ap­to pa­ra el guar­da­rro­pa de la mu­jer mo­der­na pe­ro con un to­que glam. No es ne­ce­sa­ria­men­te clá­si­co, pe­ro sí me pa­re­ce im­por­tan­te que la ro­pa sea có­mo­da y ele­gan­te. Me gus­tan los ma­te­ria­les pu­ros por­que son fá­ci­les pa­ra tra­ba­jar y me per­mi­ten cor­tar­los y mo­de­lar­los a mi gus­to.

-¿Po­dría­mos agre­gar que tu eti­que­ta es muy co­mer­cial?

-¡Eso es­pe­ro! Quie­ro que se ven­da. (ri­sas)

-¿Creés que hu­bo pun­tos de quie­bre en tu ca­rre­ra co­mo diseñadora?

-No, co­men­cé en este me­tier a los 21 años trabajando en Cha­nel y desde en­ton­ces si­go y se­gui­ré ha­cien­do lo que me apa­sio­na: di­se­ño de mo­da.

-¿Por qué te in­tere­sa tan­to la mo­da de los años ‘70 y vol­vés a ella una y otra vez?

-No es que me in­tere­se par­ti­cu­lar­men­te, pe­ro ese pe­río­do me gus­ta por­que jus­ta­men­te creo que los es­ti­los de esos años en­ve­je­cen bien. Cuan­do veo fotos de mu­je­res de

“MI ES­TI­LO ES MUY FE­ME­NINO, AP­TO PA­RA EL GUAR­DA­RRO­PA DE LA MU­JER MO­DER­NA, PE­RO CON UN TO­QUE GLAM”.

los años ‘70, ob­ser­vo que su look se pue­de adap­tar muy bien a nues­tra épo­ca. No me gus­tan las mu­je­res que pa­re­cen dis­fra­za­das, así que me cui­do de ha­cer dis­fra­ces que re­mi­tan a esa épo­ca, só­lo to­mo de esa dé­ca­da la apa­rien­cia con­tem­po­rá­nea, gla­mo­ro­sa y sexy a la vez.

-¿Cuál es el se­llo que dis­tin­gue a tus pren­das?

-In­du­da­ble­men­te, el cor­te. Tam­bién al­gu­nas otras co­sas co­mo los bo­to­nes es­mal­ta­dos, por ejem­plo.

-¿Es una em­pre­sa fa­mi­liar?

-Mi ma­ri­do (N. de la R.: está ca­sa­da con Bertrand Bur­ga­lat com­po­si­tor, pro­duc­tor y di­rec­tor de Tri­can­tel) es quien crea la mú­si­ca pa­ra mis des­fi­les, pe­ro no tie­ne ni voz ni vo­to en las co­lec­cio­nes. A ve­ces Jac­que­li­ne, mi hi­ja de 12 años, sí opi­na un po­co. (ri­sas)

-Se te ve muy con­for­me y fe­liz con lo que ha­cés...

-Si, ado­ro la crea­ción, la rea­li­za­ción de una pren­da don­de ca­da una de mis ideas se ex­plo­ran a fon­do y lue­go son pues­tas en ac­ción, so­bre to­do pa­ra que mi tra­ba­jo es­té ter­mi­na­do con sa­tis­fac­ción.

WIN­TER GA­MES. Azul, do­ra­do y bor­dó fue­ron los pre­di­lec­tos pa­ra la pro­pues­ta de in­vierno. Pan­ta­lo­nes an­chos, abri­gos de piel y cha­le­cos se con­vir­tie­ron en ítems cla­ve.

ES­PÍ­RI­TU CREA­TI­VO. Se­ward es re­co­no­ci­da por su piezas atem­po­ra­les y ur­ba­nas.

VOL­VER AL FU­TU­RO. Pan­ta­lo­nes con bo­ta­man­ga an­cha, shorts y cam­pe­ras con múl­ti­ples bol­si­llos, bo­tas de ca­ña al­ta y fal­das mi­di se com­bi­nan en el ve­rano 2018 de la argentina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.