IN­TER­NA­CIO­NAL. “ME HACE MÁS FE­LIZ HA­CER QUE TE­NER”.

Una en­tre­vis­ta con el chef pe­ruano más fa­mo­so del mun­do: Gas­tón Acu­rio.

Luz - - SUMARIO - -PA­BLO STEINMANN.

No era un man­da­to, pe­ro sí al­go que flo­ta­ba en el ai­re. La fa­mi­lia ar­tís­ti­ca (su abue­lo Ar­man­do, su pa­pá Víc­tor y, lue­go, su úni­co hermano Ar­man­do Jr, se de­di­ca­ron de lleno al ci­ne) ca­si que la em­pu­ja­ban a ele­gir un ca­mino si­mi­lar. Pe­ro su sue­ño era otro. “Que­ría ser ar­queó­lo­ga”, re­cuer­da hoy, a sus 42 Te­re­sa Bo, pe­rio­dis­ta de Al Ja­zee­ra con am­plia ex­pe­rien­cia en gue­rras y con­flic­tos ar­ma­dos. Pa­ra pa­gar sus es­tu­dios en Es­ta­dos Uni­dos co­que­téo con la ca­rre­ra de mo­de­lo, pe­ro en­se­gui­da se dio cuen­ta que la pa­sa­re­la no era pa­ra ella. “Ama­ba de­ma­sia­do los cho­co­la­tes”, bro­mea.

Tam­bién desis­tió de Ar­queo­lo­gía, a la que cam­bió por Es­tu­dios Orientales (en Nue­va York) y lue­go por la li­cen­cia­tu­ra en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en Was­hing­ton. Allí tam­bién hi­zo un más­ter en Re­so­lu­ción de Con­flic­tos Ar­ma­dos. “Siem­pre me fas­ci­nó ahon­dar so­bre la in­com­pren­sión de una cul­tu­ra ha­cia otra. Y de có­mo se pue­de ten­der puen­tes de un la­do a otro”. Co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra CNN co­mo co­rres­pon­sal free­lan­ce, es­pe­cia­li­zán­do­se en te­rri­to­rios com­ple­jos co­mo Af­ga­nis­tán, Ga­za, Si­ria, Co­rea del Nor­te y Pa­les­ti­na.

Co­mo pe­rio­dis­ta de Al Ja­zee­ra es­tu­vo más de tres años ins­ta­la­da en Irak. “Fue una de las ex­pe­rien­cias más in­ten­sas de mi vi­da”. Las bom­bas, las eva­cua­cio­nes y las muer­tes de co­le­gas y com­pa­ñe­ros fue­ron al­go con lo que apren­dió a li­diar len­ta­men­te. Hace unos me­ses, de he­cho, brin­dó acá una char­la Ted al res­pec­to (ti­tu­la­da Tes­ti­gos de la His­to­ria) y par­ti­ci­pó del fes­ti­val li­te­ra­rio Ba­sa­do en He­chos Reales, don­de des­es­ti­mó la clá­si­ca ima­gen del co­rres­pon­sal de gue­rra co­mo un su­per­hé­roe car­ga­do de gla­mour y va­len­tía. “No so­mos más que pe­rio­dis­tas que eli­gie­ron ir a de­ter­mi­na­dos lu­ga­res y si­tua­cio­nes pa­ra ha­cer su tra­ba­jo”, re­su­me y ac­to se­gui­do car­ga con­tra la tan men­ta­da “muer­te del pe­rio­dis­mo”. “Yo creo que jus­ta­men­te lo que hace fal­ta en este mo­men­to es más pe­rio­dis­mo. En la era de las re­des so­cia­les en­se­gui­da po­dés te­ner tes­ti­gos de los he­chos don­de sea, y eso tie­ne mu­chas ven­ta­jas, es ver­dad, pe­ro tam­bién hace fal­ta una voz que pue­da ba­lan­cear po­si­cio­nes, que pue­da des­ta­car y ana­li­zar los he­chos... En una gue­rra no to­do pa­sa por na­rrar, tam­bién hay que sa­ber con­tex­tua­li­zar, ex­pli­car y pon­de­rar”.

Iro­nías del des­tino, en Irak no só­lo co­no­ció los ho­rro­res de la gue­rra sino tam­bién el amor. “Con Eze­quiel (Ga­rat) nos co­no­ci­mos en un cóc­tel, pro­ba­ble­men­te éra­mos los dos úni­cos ar­gen­ti­nos en Bag­dad en ese mo­men­to. Yo co­mo pe­rio­dis­ta, y él co­mo ase­sor de un je­que en asun­tos in­mo­bi­lia­rios. Si bien no fue fá­cil man­te­ner la re­la­ción con tan­tos via­jes y com­pro­mi­sos de por me­dio, hoy so­mos fa­mi­lia y pa­dres de dos hi­jos: Thea (7) y Ge­ró­ni­mo, de ca­si (3), se­ña­la.

Sus hi­jos, en par­te, fue­ron la ra­zón por la que de­ci­dió acep­tar la pro­pues­ta de Al Ja­zee­ra de cu­brir con­flic­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca. El te­rre­mo­to de Hai­tí de 2010 fue su de­but de fue­go. “Fue de los he­chos que más me mar­ca­ron, por la can­ti­dad de ca­dá­ve­res que veías por to­dos la­dos, por la po­bre­za in­fi­ni­ta, por to­do… Re­cuer­do que fue una de las po­cas ve­ces que me que­bré ha­blan­do por te­lé­fono con mi fa­mi­lia. Te­nía una an­gus­tia que no la lo­gra­ba cu­rar con na­da”.

Ahí co­men­zó a com­pren­der que no po­día lle­var­se esas sen­sa­cio­nes al ho­gar. La epi­fa­nía de­fi­ni­ti­va lle­gó al po­co tiem­po. “Es­ta­ba re­cién arri­ba­da de Ecua­dor, don­de ha­bía­mos cu­bier­to otro sis­mo tre­men­do. Es­ta­ba ju­gan­do con mi hi­ja y de re­pen­te se enojó por­que no le sa­lía ar­mar al­go con los la­dri­lli­tos. Se en­ca­pri­chó bas­tan­te y en un mo­men­to aga­rré mi ce­lu­lar y le mos­tré fotos de esa co­ber­tu­ra y le di­je: “¿ves este chi­co? Per­dió su ca­sa, su fa­mi­lia, to­do y vos llo­ran­do por es­ta pa­va­da”… Ahí no­más me di cuen­ta de que ha­bía cru­za­do una lí­nea es­pan­to­sa y que no te­nía que ha­cer­lo nun­ca más”, sen­ten­cia.

So­bre el ma­chis­mo en su am­bien­te, de­ja una re­fle­xión fi­nal. “Exis­te tan­to en Me­dio Orien­te -don­de di­rec­ta­men­te me han ape­drea­do en me­dio de no­tas­co­mo acá, don­de to­da­vía im­por­ta mu­cho lo que te po­nés y có­mo te ves a la ho­ra de ha­blar de cual­quier te­ma”, sen­ten­cia y ma­ti­za: “Creo que se avan­zó mu­chí­si­mo ha­cia la igual­dad de gé­ne­ro en este úl­ti­mo tiem­po y no ten­go du­das de que el rol de la mu­jer cre­ce­rá ca­da vez más. En to­dos los ám­bi­tos po­si­bles. Ya está su­ce­dien­do. Sin ir más le­jos, yo la he te­ni­do más fá­cil que mu­chas de mis pre­de­ce­so­ras. An­tes no po­días pen­sar en te­ner una fa­mi­lia y cu­brir con­flic­tos ar­ma­dos. Hoy, sí”, ase­gu­ra.

“SE AVAN­ZÓ MU­CHÍ­SI­MO HA­CIA LA IGUAL­DAD DE GÉ­NE­RO EN ESTE ÚL­TI­MO TIEM­PO Y NO TEN­GO DU­DAS DE QUE EL ROL DE LA MU­JER CRE­CE­RÁ CA­DA VEZ MÁS EN TO­DOS LOS ÁM­BI­TOS PO­SI­BLES”.

FOTOS: GENTILEZA TED Y MONS­TRUO.TV

CO­BER­TU­RAS. Co­lom­bia, Irak, Af­ga­nis­tán, Ecua­dor, Hai­tí, Si­ria y Co­rea del Nor­te fue­ron al­gu­nos de los te­rre­nos por los que de­bió mo­ver­se en sus más de 15 años de pro­fe­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.