“VI­VO EN UNA CRI­SIS CONS­TAN­TE”

ACTRIZ MUL­TI­FA­CÉ­TI­CA, ACA­BA DE ES­TRE­NAR LA REI­NA DEL MIE­DO, SU ÓPE­RA PRI­MA CO­MO GUIO­NIS­TA, DI­REC­TO­RA Y PRO­TA­GO­NIS­TA. PRE­MIA­DA EN EL FES­TI­VAL DE SUN­DAN­CE Y COPRODUCIDA POR MAR­CE­LO TI­NE­LLI, LA PELÍCULA LE PER­MI­TE HA­BLAR ACÁ DE LA MUER­TE, DE LA ESPIRITUALIDA

Luz - - NOTA DE TAPA - >>

Va­le­ria na­ció en San Ni­co­lás de los Arro­yos, tie­rra sig­na­da por sus aguas y por la fa­mo­sa Vir­gen de la que em­pe­zó a es­cu­char ha­blar bien de chi­ca, cuan­do los “gran­des” le con­ta­ban so­bre sus apa­ri­cio­nes y mi­la­gros. Tam­bién de muy chi­ca, a los 6, se mu­dó con su fa­mi­lia a Wo­llon­gong, Aus­tra­lia, don­de vi­vió va­rios años has­ta que su pa­dre de­ci­dió em­pren­der la vuel­ta en el mí­ti­co trans­atlán­ti­co Eugenio C, don­de co­no­ció de pri­me­ra mano la ce­re­mo­nia del cru­ce del Ecua­dor. “Se ar­ma­ba una gran fies­ta, to­da­vía re­cuer­do a mi pa­pá dis­fra­za­do de be­bé…”, cuen­ta con su le­ve son­ri­sa. Ya en Bue­nos Ai­res se hi­zo actriz por vo­lun­tad pro­pia, la rom­pió

en el un­der con el dúo Las Her­ma­nas Ner­vio, jun­to a Va­ne­sa Wein­berg, y se ca­só dos ve­ces con “Gaby”, co­mo ella lla­ma siem­pre a Ga­briel Fer­nán­dez Ca­pe­llo, más co­no­ci­do por to­dos co­mo Vi­cen­ti­co. “La pri­me­ra vez fue en Mia­mi, yo es­ta­ba embarazada de Flo­rián y es­tá­ba­mos ahí por una gi­ra de Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs. Fue un trá­mi­te ra­pi­dí­si­mo, pe­ro des­pués nos col­ga­mos y nun­ca lo va­li­da­mos”, re­cuer­da. La se­gun­da, por en­de, fue acá y lle­gó cuan­do aquel pri­mo­gé­ni­to ya con­ta­ba sus ocho años. Lue­go na­ció Vi­cen­te (hoy de diez) y, de a po­co, co­men­za­ron a su­mar­se los tra­ba­jos (ti­ras co­mo Ca­ro­la Ca­si­ni y Vien­tos de agua y pe­lí­cu­las co­mo Lu­na de Ave­lla­ne­da, Un no­vio pa­ra mi mu­jer, Viudas y Me ca­sé con un bo­lu­do) que la pu­sie­ron en bo­ca de to­dos. Ca­paz de pa­sar de la co­me­dia al dra­ma en ape­nas se­gun­dos, Va­le­ria aca­ba de dar otro gran pa­so: es­tre­nó hace tres días su ópe­ra pri­ma La rei­na del mie­do, pro­ta­go­ni­za­da por ella y coproducida por un vie­jo ami­go de to­da su fa­mi­lia, Mar­ce­lo Ti­ne­lli. Ín­ti­ma, y muy emo­ti­va, la película ya le va­lió un pre­mio en el pres­ti­gio­so fes­ti­val de Sun­dan­ce, fun­da­do por Ro­bert Red­ford. Fue por su tra­ba­jo co­mo actriz, pe­ro ella lo sien­te co­mo un pre­mio in­te­gral a un pro­yec­to tan per­so­nal co­mo de­man­dan­te.

-Im­po­si­ble no pre­gun­tar­te cuan­to de vos tie­ne Ro­ber­ti­na, tu per­so­na­je (que es actriz y muy te­me­ro­sa) y to­da la película en ge­ne­ral…

-Hay mu­cho, no tan­to en los de­ta­lles pe­ro sí en lo esen­cial. Hay mu­chas ob­ser­va­cio­nes que me per­te­ne­cen, so­bre to­do las re­la­cio­na­das al mie­do, un te­ma que me in­tere­sa desde hace mu­cho. Yo siem­pre fui muy mie­do­sa, de chi­ca su­fría mu­cho por eso. No lo­gra­ba dor­mir, la pa­sa­ba real­men­te muy mal. Siem­pre me que­dó gra­ba­do lo que me de­cía mi vie­jo: “va­lien­te no es el que no tie­ne mie­do, sino el que lo en­fren­ta y tras­pa­sa”. Y acá qui­se ha­blar de eso, del mie­do co­mo mo­tor.

-¿Te­nés mu­chos re­cuer­dos ju­ve­ni­les en torno a esos te­mo­res?

-Mi­llo­nes. En San Ni­co­lás vi­vía­mos en­fren­te del ce­men­te­rio, en los mo­no­blocks don­de en aquel en­ton­ces ter­mi­na­ba la ciu­dad. Du­ran­te el día ju­gá­ba­mos mu­cho ahí y a la no­che to­dos esos jue­gos y bro­mas vol­vían en for­ma de pe­sa­di­lla. Me acuer­do pa­ten­te una no­che que es­ta­ba ate­rra­ba, no po­día dor­mir y un rui­di­to, ti­po “tsss”, “tsss”, me te­nía es­pan­ta­da. Me ar­mé de va­lor, sa­lí a ver qué era y de re­pen­te me en­con­tré con to­do os­cu­ro y un mon­tón de for­mas blan­cas que flo­ta­ban… Ca­si me mue­ro. Mu­cho des­pués des­cu­brí que eran los pa­ña­les de mi hermano me­nor (en aquel en­ton­ces se la­va­ban y se po­nían a se­car) y el rui­do, una go­ta de agua que caía al ca­le­fón... Por su­pues­to que con el tiem­po fui aban­do­na­do esos te­mo­res más infantiles, pe­ro in­cor­po­ré otros.

-¿Creés que la gen­te per­ci­be ese mie­do en vos?

-No lo sé. Una vez un pro­duc­tor me di­jo sor­pren­di­do: “¿vos mie­do­sa? Te ani­mas­te a es­to, a lo otro, a ha­cer tu película…” Pe­ro lo cier­to es que me em­pu­jo un po­co a ha­cer to­do eso. De lo que nun­ca su­frí es del fa­mo­so mie­do es­cé­ni­co, una vez que cru­zo el te­lón siem­pre soy fe­liz. De chi­ca me pa­ra­ba fren­te al pú­bli­co del Pa­ra­kul­tu­ral, que no era na­da sen­ci­llo, y pa­ra mí era el me­jor plan del mun­do.

-¿Mie­do a la muer­te te­nés?

-Sí, pe­ro no tan­to a la muer­te en sí, sino a no ha­ber en­ten­di­do lo “im­por­tan­te” an­tes de que lle­gue. Y eso sí es to­do un te­ma. Es­tos plan­teos, lla­mé­mos­los exis­ten­cia­les, es­tán hace mu­cho en mí y la película tie­ne que ver con eso, con en­con­trar ese sen­ti­do pro­fun­do.

-Apa­re­ce el bu­dis­mo va­rias ve­ces en el fil­me. ¿Te in­tere­sa esa re­li­gión?

-Sí, leí mu­cho al res­pec­to pe­ro no me con­si­de­ro una bu­dis­ta prac­ti­can­te. Tu­ve lar­gas épo­cas en las que iba al tem­plo bu­dis­ta y me­di­ta­ba. Las re­li­gio­nes siem­pre me in­tere­sa­ron, mis pa­dres eran evan­gé­li­cos, se co­no­cie­ron a tra­vés de una igle­sia en la que mi pa­pá era pre­di­ca­dor y to­da mi eta­pa de vi­da en Aus­tra­lia es­tu­vo muy mar­ca­da por esa re­li­gión. Des­pués to­dos nos re­be­la­mos bas­tan­te, y a mí me em­pe­zó a in­tere­sar mu­cho la re­li­gión ju­día. Qui­se con­ver­tir­me, fui mu­cho al tem­plo a es­tu­diar pe­ro fi­nal­men­te me re­cha­za­ron… (ríe).

-¿Por qué?

-Por­que era muy di­fí­cil, te­nía que es­tu­diar mu­cho, y me dis­traía fa­cil­men­te. Hay co­sas del ca­to­li­cis­mo que tam­bién me in­tere­san. Hay fra­ses de la Bi­blia, por ejem­plo, que me vuel­ven lo­ca. En la película me­tí una: “Dios man­da a la gue­rra a sus sol­da­dos más fuer­tes”. Me in­tere­sa to­do lo re­fe­ri­do a lo es­pi­ri­tual, pe­ro

ME IN­TERE­SA TO­DO LO RE­FE­RI­DO A LO ES­PI­RI­TUAL, PE­RO NUN­CA TER­MINO DE ADUEÑARME DE NA­DA. Y A MIS HI­JOS LES TRANSMITO ESE IN­TE­RÉS DE LA MIS­MA MA­NE­RA, TO­DO DES­OR­DE­NA­DO Y CAÓ­TI­CO

nun­ca ter­mino de adueñarme de na­da. Y a mis hi­jos les transmito ese in­te­rés de la mis­ma ma­ne­ra, to­do des­or­de­na­do y caó­ti­co (son­ríe).

-Úl­ti­ma­men­te se han con­ver­ti­do en una es­pe­cie de fa­mi­lia ro­dan­te, com­par­tien­do mu­chas de las gi­ras de los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs.

-Sí, y me pa­re­ce es­pec­ta­cu­lar. Las gi­ras pa­ra mí son un mo­men­to de mu­cho en­cuen­tro fa­mi­liar, cuan­do no pue­do ir me muer­do los la­bios, las ex­tra­ño un mon­tón. Me emo­cio­na mu­cho ver­lo a Flo­rián arri­ba de un es­ce­na­rio, to­can­do las can­cio­nes que yo le ha­cía es­cu­char en la pan­za… Es muy lin­do. No me pue­do que­jar. Mi vi­da hoy tie­ne mu­cho de lo que siem­pre so­ñé. Re­cuer­do que de chi­ca mi pa­pá me de­cía: “¡vos que­rés vi­vir con el cir­co al­re­de­dor!”. Su­pues­ta­men­te era un re­to y pa­ra mí era un elo­gio. Me en­can­ta esa idea y hoy la prac­ti­co a full.

-Con Vi­cen­ti­co lle­van más de 20 años jun­tos. ¿Nun­ca una cri­sis?

-(Pien­sa) No. Yo co­mo per­so­na vi­vo en una cri­sis cons­tan­te, me in­tere­sa re­plan­tear­me to­do el tiem­po lo que quie­ro, y de qué ma­ne­ra, con mi tra­ba­jo, mi vi­da, “Gaby”, mis hi­jos. Pe­ro no ha­bla­ría de cri­sis de pa­re­ja. Nun­ca tu­ve du­das de él ni na­da por el es­ti­lo.

-En la película tu per­so­na­je lu­cha con­tra lo que se su­po­ne de­be ha­cer y no quie­re, es­to de ba­jar­se de pro­yec­tos cuan­do to­do el mun­do le di­ce que no lo ha­ga. ¿A vos te pa­só al­go así? Pien­so en la obra Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal…

-Me pa­só va­rias ve­ces, en aque­lla obra, cla­ra­men­te. Char­lan­do con “Gaby” de la película me re­co­men­dó leer al fi­ló­so­fo (Ba­ruch) Spi­no­za y te­nía ra­zón, él ha­bla mu­cho de lo que te “com­po­ne” y lo que te “des­com­po­ne”. En los pro­yec­tos ac­to­ra­les hay mu­cho de eso. Pa­ra mí es­ta película ha­bla de eso, de la im­por­tan­cia de es­tar en el lu­gar co­rrec­to pe­ro so­bre to­do del enor­me da­ño que te pue­de ha­cer es­tar en el in­co­rrec­to.

-¿Vos sen­tías que es­ta­bas en el lu­gar in­co­rrec­to en la obra? Se ha­bló mu­cho de tu re­la­ción con Ri­car­do Da­rín…

-De eso no quie­ro ha­blar. Lo úni­co que te pue­do de­cir al res­pec­to, es que eso mis­mo que a mí me ocu­rrió hace unos años, hoy se­ría im­pen­sa­ble. Que una mu­jer de­ci­da de­jar un tra­ba­jo, por ra­zo­nes pu­ra­men­te ar­tís­ti­cas, y que se ha­ble de to­do lo que se ha­bló es de un ma­chis­mo que hoy en día no re­sis­ti­ría aná­li­sis. Na­die le plan­tea a un hom­bre por qué de­ja tal tra­ba­jo. Hoy sa­be­mos que de­ci­den los hom­bres y tam­bién las mu­je­res, en to­dos los sen­ti­dos y ám­bi­tos po­si­bles.

-¿Te ima­gi­na­bas un mo­men­to así, con mu­chas reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas en pri­me­ra pla­na?

-Sí. Lo ima­gi­na­ba y me pa­re­ce ge­nial que por fin ha­ya lle­ga­do. John Len­non de­cía “la mu­jer es el ne­gro del mun­do”. Y te­nía ra­zón. Siem­pre voy a apo­yar to­do lo que im­pli­que la li­be­ra­ción de un gru­po opri­mi­do y abu­sa­do. To­dos de­be­ría­mos que­rer eso, ¿o no? Y una co­sa más: no to­do pa­sa a tra­vés de los me­dios. Me in­tere­sa tam­bién lo que su­ce­de en los ho­ga­res, en nues­tras vi­das. Eso de­be­ría su­mar en el cam­bio.

-¿En tu ca­sa ha­blan de es­tos te­mas?

-Sí, to­do el tiem­po. El otro el día Vi­cen­te pre­gun­tó: “¿en ca­sa so­mos fe­mi­nis­tas?” Y “Gaby” en­se­gui­da re­pli­có: “sí, so­mos to­dos fe­mi­nis­tas”. Y a mu­cha hon­ra. Está bue­ní­si­ma es­ta era.

-¿Ex­tra­ñás esa vi­da de ho­gar cuan­do es­tás con mu­cho tra­ba­jo o via­jes?

-Sí, pe­ro a la vez es cier­to que tra­ba­jo mu­cho en ca­sa. Ten­go un es­tu­dio en el que me en­cie­rro a es­cri­bir. Ca­si que lo ha­go me­jor con rui­do de gen­te, chi­cos ju­gan­do o lo que sea, que si es­toy com­ple­ta­men­te so­la… ¿Ves? Soy fe­liz con el cir­co al­re­de­dor… (son­ríe) –

“UNA VEZ QUE CRU­ZO EL TE­LÓN SIEM­PRE SOY FE­LIZ. DE CHI­CA ME PA­RA­BA FREN­TE AL PÚ­BLI­CO DEL PA­RA­KUL­TU­RAL, QUE NO ERA NA­DA SEN­CI­LLO, Y PA­RA MÍ ERA EL ME­JOR PLAN DEL MUN­DO”.

FOTOS: GISELA FILC. ESTILISMO: ROMINA GIANGRECO PA­RA RFG STYLECOACHING.

AC­CIÓN. Co­di­ri­gi­da jun­to a Fa­bia­na Tis­cor­nia, La rei­na del mie­do la mues­tra co­mo Ro­ber­ti­na, una fa­mo­sa actriz a pun­to de es­tre­nar su es­pe­ra­do nue­vo uni­per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.