MEJORES EN BAN­DA.

Un en­cuen­tro con las mu­je­res que for­man la ban­da del es­pec­tácu­lo del Cir­que du So­leil: Ama­lu­na.

Luz - - SUMARIO - >>

El pro­pio ca­mino de col­cho­nes te a va lle­var”, nos di­cen a la en­tra­da de la carpa azul y ama­ri­lla, el tra­di­cio­nal “ho­gar” del Cir­que du So­leil y de su nue­vo show, Ama­lu­na. Y en efec­to, lue­go de pa­sar la tras­tien­da, don­de se mez­clan la­va­rro­pas a to­do an­dar, cos­tu­re­ras ul­ti­man­do de­ta­lles y atle­tas en­tre­nan­do, lle­ga­mos al li­ving don­de to­da la ban­da se pre­pa­ra pa­ra ha­cer la prue­ba de so­ni­do fi­nal an­tes de una nue­va fun­ción. Son, en to­tal, ocho mu­je­res, y en­tre to­das re­fle­jan uno de los ras­gos sa­lien­tes de Ama­lu­na, el es­pec­tácu­lo más fe­me­nino de la com­pa­ñía ca­na­dien­se. Su rol, ade­más, es esen­cial ya que a di­fe­ren­cia de otros shows, acá la mú­si­ca en vi­vo tie­ne un pro­ta­go­nis­mo no­to­rio, co­mo len­gua­je y tam­bién co­mo es­pec­tácu­lo vi­sual, ya que ca­da una de ellas in­ter­ac­túa con los acró­ba­tas de di­fe­ren­tes ma­ne­ras (al­gu­nas in­clu­so rea­li­zan­do sus pro­pias pi­rue­tas).

La pri­me­ra en sa­lu­dar es Aman­da Zi­dow, que no só­lo com­po­ne a Prós­pe­ra en el show sino que tam­bién to­ca el che­lo, ins­tru­men­to que do­mi­na des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. “Pro­ven­go de una fa­mi­lia de ar­tis­tas, mi ma­dre, que era pia­nis­ta, na­ció en Co­lom­bia don­de te­nía una or­ques­ta con to­dos sus her­ma­nos. Eran muy exi­to­sos”, cuen­ta y agre­ga: “Mi for­ma­ción siem­pre es­tu­vo re­la­cio­na­da a la mú­si­ca clá­si­ca. De chi­ca yo tam­bién que­ría per­te­ne­cer a una or­ques­ta. Y lo lo­gré, for­mé par­te de una du­ran­te mu­chos años pe­ro des­pués de mi pri­me­ra gran gi­ra, por Asia y Eu­ro­pa, me di cuen­ta de que que­ría al­go dis­tin­to”. Pri­me­ro pro­bó con gé­ne­ros co­mo el rock, el pop e in­clu­so el me­ló­di­co (fue par­te de la ban­da de Mar­co An­to­nio So­lís) has­ta que un día tu­vo su gran epi­fa­nía: “Fui a ver La Nou­ba, el show que el Cir­que te­nía en Or­lan­do y des­cu­brí que allí ha­bía mu­chí­si­mo mú­si­cos en es­ce­na. ‘Pue­de que sea es­to lo que es­toy bus­can­do’, pen­sé”, re­cuer­da. Sin du­dar­lo, se anotó en las au­di­cio­nes que la com­pa­ñía es­ta­ba ha­cien­do en su Los Ángeles na­tal. “Des­de en­ton­ces, soy par­te de es­ta fa­mi­lia. Y soy fe­liz. En una or­ques­ta, o

ELLAS MAN­DAN. Che­lo, gui­ta­rras, ba­jo, tambores, vo­ces y ba­te­ría for­man par­te de una agru­pa­ción que pi­sa fuer­te en el es­ce­na­rio mon­ta­do por la com­pa­ñía ca­na­dien­se. FO­TOS: JO­SÉ TOLOMEI Y GENTILEZA CIR­QUE DU SO­LEIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.