HAS­TA EL FIN DEL MUNDO.

Un re­co­rri­do por el ca­mino fran­cés a San­tia­go de Com­pos­te­la, Es­pa­ña.

Luz - - SUMARIO -

Pe­re­grino, ¿Quién te lla­ma?, dice un poe­ma del sa­cer­do­te es­pa­ñol Eu­ge­nio Ga­ri­bay Ba­ños en la en­tra­da de Ná­je­ra, a unos 580 ki­ló­me­tros de la Ca­te­dral de San­tia­go. Las pa­la­bras po­drían pa­sar inad­ver­ti­das si no hu­bie­ra tres va­ria­bles lla­ma­ti­vas. La pri­me­ra, tal vez la más uni­ver­sal, es que esa pre­gun­ta sur­ge de un mo­do u otro un sin­fín de ve­ces a lo lar­go de ca­da jor­na­da: ¿Por qué ve­nís? ¿Qué es­tás ha­cien­do acá? Pa­re­cie­ra ser una con­tra­se­ña pa­ra el diá­lo­go. Y las res­pues­tas po­si­bles son tan­tas co­mo per­so­nas re­co­rrien­do a pie, en bi­ci­cle­ta o a ca­ba­llo las ru­tas jacobeas. La se­gun­da ra­zón es el mo­do en que la poe­sía sin­te­ti­za al­gu­nos hi­tos tu­rís­ti­cos: ha­bla de las ca­te­dra­les, la bra­vu­ra na­va­rra, los in­fi­ni­tos cam­pos cas­te­lla­nos, el vino rio­jano, el pa­la­cio Gau­dí y has­ta los ma­ris­cos ga­lle­gos. El tercer mo­ti­vo -que só­lo to­ca a los ar­gen­ti­nos (en 2016 un 0,7 por cien­to de los peregrinos re­gis­tra­dos en Com­pos­te­la eran

La Pla­za del Obra­doi­ro, de­lan­te de la Ca­te­dral de San­tia­go, es el pun­to de en­cuen­tro pa­ra los peregrinos que, tras ha­ber an­da­do un lar­go ca­mino, se sien­tan a disfrutar del sol ga­lle­go y pos­gus­tar tan­tos ki­ló­me­tros re­co­rri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.