”SOY IN­QUIE­TA POR NA­TU­RA­LE­ZA”.

Tras los Os­car y a po­co de pre­sen­tar­se en Bue­nos Ai­res una en­tre­vis­ta con la can­tan­te me­xi­ca­na Na­ta­lia Lafourcade.

Luz - - SUMARIO - -PA­BLO STEINMANN.

ES­TÁ EN SU ME­JOR MO­MEN­TO. TRAS AC­TUAR EN LA CE­RE­MO­NIA DE LOS OS­CAR, VUEL­VE A NUES­TRO PAÍS PA­RA OFRE­CER DOS RE­CI­TA­LES EN EL GRAN REX. DUE­ÑA DE UNA HIS­TO­RIA MUY RI­CA, HA­BLA DE SUS RAÍ­CES, SUS MUSAS Y SUE­ÑO Y DE LO AFOR­TU­NA­DA QUE SE SIEN­TE POR VI­VIR UN MO­MEN­TO DE TAN­TA REIVIN­DI­CA­CIÓN LA­TI­NA Y FE­ME­NI­NA.

Na­ció en Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro se crió en Ve­ra­cruz, ro­dea­da de cam­pos, ani­ma­les…y mú­si­ca. Ma­má pia­nis­ta, pa­pá cla­vi­cor­dis­ta. Y ella, tan cu­rio­sa co­mo hi­per­ac­ti­va. Al igual que Fri­da Kah­lo su­frió un tre­men­do ac­ci­den­te de ni­ña: se ca­yó de un ca­ba­llo y los mé­di­cos le pro­nos­ti­ca­ron un des­tino muy di­fí­cil: pa­rá­li­sis ca­si com­ple­ta a causa del se­ve­ro trau­ma­tis­mo de crá­neo. La reha­bi­li­ta­ción fue muy lar­ga y trau­má­ti­ca y só­lo tu­vo una bi­sa­gra cuan­do su ma­dre de­ci­dió uti­li­zar su pro­pia vo­ca­ción co­mo te­ra­pia. Se­sio­nes de gui­ta­rra, piano y flau­ta se re­pi­tie­ron sin ce­sar has­ta que la pe­que­ña, por en­ton­ces de seis años, lo­gró re­po­ner­se del to­do. “Por su­pues­to que creó en el po­der sa­na­dor de la mú­si­ca”, si­gue re­pi­tien­do has­ta hoy. Su ca­rre­ra co­men­zó, co­mo la de mu­chos, de la mano de una ban­da pop in­fan­til. Se lla­ma­ba Twist y no tu­vo el éxi­to es­pe­ra­do, y al po­co tiem­po, con ape­nas 18 años lan­zó su ál­bum de­but, ti­tu­la­do Na­ta­lia Lafourcade, con te­mas co­mo Bus­ca un pro­ble­ma, Ele­fan­tes y En el 2000. Pa­sa­rían va­rios años más has­ta su gran sal­to con­ti­nen­tal, a par­tir de tra­ba­jos co­mo Has­ta la raíz y, so­bre to­do Musas, su par­ti­cu­lar ho­me­na­je, en dos vo­lú­me­nes, al fol­klo­re la­ti­noa­me­ri­cano, con te­mas pro­pios y de glo­rias co­mo Agus­tín La­ra, Vio­le­ta Pa­rra y Frank Domínguez. Ese ál­bum la trae­rá nue­va­men­te a nues­tro país, es­ta vez pa­ra brin­dar na­da me­nos que dos re­ci­ta­les en el Tea­tro Gran Rex (26 y 27 de abril). “Lle­vo mu­chos años yen­do a la Ar­gen­ti­na”, co­men­ta por te­lé­fono Na­ta­lia y com­ple­ta: “Aun así, me sor­pren­de mu­chí­si­mo el ni­vel de com­pli­ci­dad y ca­ri­ño que se ha ge­ne­ra­do en es­te tiem­po. Ca­si co­mo el que ten­go en Mé­xi­co, don­de me co­no­cen des­de ha­ce 15 años”, co­men­ta.

-¿Creés que has cam­bia­do mu­cho en to­do ese tiem­po?

-Sí, y to­da­vía me sien­to una ar­tis­ta jo­ven, con mu­cho por re­co­rrer y apren­der. Sí es evi­den­te que en los úl­ti­mos años mi ca­rre­ra em­pe­zó a for­ta­le­cer su di­rec­ción. El he­cho de ha­ber cam­bia­do mis in­fluen­cias mu­si­ca­les fue una par­te esen­cial de ese pro­ce­so. De to­das ma­ne­ras, su­pon­go que en esen­cia soy la mis­ma. Con más tra­ba­jo y res­pon­sa­bi­li­dad que an­tes, pe­ro con la mis­ma cu­rio­si­dad de siem­pre. Soy in­quie­ta por na­tu­ra­le­za, siem­pre lo fui.

-Tus rein­vin­da­cio­nes, a la mu­jer y en par­ti­cu­lar a las la­ti­nas, coin­ci­den en gran par­te con el cli­ma de épo­ca…

-Así es. Y no pue­do más que sen­tir­me una pri­vi­le-

gia­da de es­tar vi­vien­do al­go así. Los ar­tis­tas que­re­mos ins­pi­rar, que­re­mos sa­nar­nos y ayu­dar a otros a sa­nar. La mú­si­ca lo­gra eso, no ten­go du­das. Ja­más me hu­bie­se ima­gi­na­do los avan­ces que se es­tán dan­do en torno al rol de la mu­jer en nues­tra re­gión y en to­do el mun­do. Y tam­po­co me hu­bie­se ima­gi­na­do for­mar par­te de una pe­lí­cu­la co­mo Co­co, que re­fle­ja de gran ma­ne­ra el cul­to a nues­tros an­ces­tros, nues­tras raí­ces y cul­tu­ra. Es cier­to, es un gran mo­men­to.

-¿Vos su­fris­te el ma­chis­mo en car­ne pro­pia?

-(Pien­sa). Creo que to­das lo he­mos pa­de­ci­do de una u otra ma­ne­ra. Creo que en ge­ne­ral en mi tra­ba­jo no lo he vi­vi­do tan­to pe­ro sí qui­zá más en mi vi­da per­so­nal. Lo veo aho­ra, que soy una mu­jer sol­te­ra y me en­cuen­tro con mu­chos hom­bres a los que les cues­ta tra­ba­jo so­bre­lle­var lo que soy, lo que ha­go. Creo que en ge­ne­ral, a la mu­jer tra­ba­ja­do­ra, apasionada por su vo­ca­ción e in­de­pen­den­cia, le cues­ta el do­ble lo­grar un cier­to equi­li­brio en­tre lo per­so­nal y lo pro­fe­sio­nal. Re­cién aho­ra es­toy pen­san­do en es­tos te­mas. Pe­ro es lo que sien­to.

-¿A los hom­bres les cues­ta en­con­trar­se con una mu­jer em­po­de­ra­da?

-Sí, aun­que es cier­to que tam­bién he co­no­ci­do a hom­bres ma­ra­vi­llo­sos. Creo mu­chí­si­mo en la ener­gía mas­cu­li­na. Y en la fe­me­ni­na. En la hu­ma­ni­dad, en de­fi­ni­ti­va. Cuan­do am­bas ener­gías con­flu­yen, pa­san co­sas ma­ra­vi­llo­sas. Ne­ce­si­ta­mos más de eso, más ar­mo­nía e igual­dad.

-¿Es cier­to que es­tán pen­san­do en ins­ta­lar­te un tiem­po en nues­tro país co­mo ya lo hi­zo tu ami­ga Ju­lie­ta Ve­ne­gas?

-Sí, en al­gún mo­men­to lo ha­ré. No sé cuán­do aún. Por aho­ra, lo que se vie­ne des­pués de es­ta gi­ra es un tiem­po sa­bá­ti­co. Ha­ce mu­cho que no es­toy en mi ca­sa de Ve­ra­cruz. Me ur­ge.

-¿Qué pen­sás ha­cer en ese tiem­po?

-Es lo que me pre­gun­tan to­dos mis ami­gos: “¿Vas a po­der es­tar sin ha­cer na­da?”. Es que sa­ben que soy hi­per­ac­ti­va. Pe­ro sí, voy a des­can­sar. Aun­que tam­bién quie­ro ha­cer mu­chas co­sas… (ríe). Quie­ro to­mar cla­ses de bai­le con­tem­po­rá­neo, por ejem­plo. Y des­pués nu­trir el al­ma: leer en una ha­ma­ca, ver a mi ma­má, a mi pa­pá, ¡ir al ci­ne! Ha­ce años que no voy con re­gu­la­ri­dad. Tam­bién quie­ro pa­sear por el cam­po, aten­der la huer­ta, ir al mer­ca­do. ¡Hay mu­cho pa­ra ha­cer!

-¿Nun­ca vol­vis­te a mon­tar un ca­ba­llo?

-No, fi­ja­te que nun­ca. Es­tá en mi lis­ta de pen­dien­tes. Por don­de vi­vo hay mu­chos ran­chos con ca­ba­llos y es­pe­ro po­der ani­mar­me al­gún día. To­da­vía me dan pá­ni­co.

-Siem­pre ha­blás muy lin­do de tus pa­dres, ¿so­ñás con for­mar tu pro­pia fa­mi­lia?

-Sí, me en­can­ta­ría ser ma­má al­gún día. Y no des­car­to la idea de adop­tar. Me pa­re­ce al­go muy me­ri­to­rio. Pe­ro no es es­te el mo­men­to. Co­mo te de­cía, es­toy sol­te­ra. Y fe­liz­men­te sol­te­ra por aho­ra. Sé que de­be­ría en­con­trar un ma­yor equi­li­brio en­tre mi vi­da pro­fe­sio­nal y mi vi­da per­so­nal. En eso es­toy.

“EN MI TRA­BA­JO NO HE VI­VI­DO TAN­TO EL MA­CHIS­MO PE­RO SÍ EN MI VI­DA PER­SO­NAL. CO­MO MU­JER SOL­TE­RA, ME EN­CUEN­TRO CON MU­CHOS HOM­BRES A LOS QUE LES CUES­TA TRA­BA­JO SO­BRE­LLE­VAR LO QUE SOY, LO QUE HA­GO”.

OS­CAR. Tras una muy co­men­ta­da in­tro a car­go de su com­pa­trio­ta Gael García Ber­nal, Na­ta­lia irrum­pió jun­to al can­tan­te Mi­guel en el es­ce­na­rio de los Os­car pa­ra in­ter­pre­tar Re­mem­ber me, la pre­mia­da can­ción de Co­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.