BAI­LE, CI­NE Y AR­TE CON AI­RES FLAMENCOS.

Un re­co­rri­do por Se­vi­lla, la ca­pi­tal cultural de Es­pa­ña.

Luz - - SUMARIO - <

LA NOM­BRA­RON LA CIU­DAD EU­RO­PEA PA­RA VI­SI­TAR SI O SI 2018. ¿POR QUÉ MO­TI­VO? A SUS DAN­ZAS TRA­DI­CIO­NA­LES, SU CLI­MA AGRA­DA­BLE Y SU IM­PAC­TAN­TE AR­QUI­TEC­TU­RA SE LE SU­MAN AC­TI­VI­DA­DES VA­RIA­DAS Y RE­CO­RRI­DOS ALU­SI­VOS POR SER EL AÑO DEL PIN­TOR BA­RRO­CO BAR­TO­LO­MÉ ES­TE­BAN MU­RI­LLO.

El prín­ci­pe Di­ran Mar­tell, de la se­rie Ga­me of Th­ro­nes, y Law­ren­ce de Ara­bia ya es­tu­vie­ron allí. Sa­cha Baron Cohen lle­gó co­mo dic­ta­dor, Tom Crui­se co­mo agen­te se­cre­to. Ca­si no hay nin­gu­na otra ciu­dad es­pa­ño­la que se use con tan­ta fre­cuen­cia co­mo es­ce­na­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co co­mo Se­vi­lla. Es­to tam­bién se de­be a las agra­da­bles tem­pe­ra­tu­ras y a las mu­chas ho­ras de sol, tam­bién en in­vierno. Sin em­bar­go, aún más im­por­tan­tes son los sin­gu­la­res edi­fi­cios his­tó­ri­cos y otras atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas. Una bue­na op­ción pa­ra ex­plo­rar la me­tró­po­li an­da­lu­za son las ex­cur­sio­nes guia­das en bi­ci­cle­ta, por ejem­plo las que ofre­ce el Bi­ke Cen­ter Se­vi­lla. Has­ta ha­ce al­gu­nos años, ta­les ex­cur­sio­nes aún eran inima­gi­na­bles. Sin em­bar­go, la red de ca­rri­les bici de la ciu­dad fue am­plia­da has­ta ca­si 160 ki­ló­me­tros, por lo que una vi­si­ta al cen­tro de Se­vi­lla, an­ta­ño co­lap­sa­do por el trá­fi­co, es en la ac­tua­li­dad no­ta­ble­men­te más re­la­jan­te y atrac­ti­va.

Una pa­ra­da obli­ga­to­ria en un tour en bi­ci­cle­ta es la Pla­za de Es­pa­ña. Ca­si nin­gún lu­gar en Se­vi­lla es tan apre­cia­do por di­rec­to­res de Holly­wood co­mo el pa­be­llón crea­do pa­ra la Ex­po­si­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de 1929, si­tua­da en el lí­mi­te del her­mo­so Par­que de Ma­ría Lui­sa. En su co­me­dia El dic­ta­dor, Sa­cha Baron Cohen con­vir­tió el edi­fi­cio, de ca­si 200 me­tros de lar­go y ro­dea­do por un ca­nal, en un pa­la­cio de es­ti­lo mu­dé­jar en el de­sier­to. Y en la pe­lí­cu­la

Star Wars: Epi­so­dio II, de Geor­ge Lu­cas, el jo­ven ca­ba­lle­ro Sky­wal­ker pa­sea jun­to con la se­na­do­ra Ami­da­la por las fas­tuo­sas ar­ca­das. Los éxi­tos de ta­qui­lla atraen a Se­vi­lla a tu­ris­tas de to­das par­tes del mun­do. Es­te año, mu­chos vi­si­tan Se­vi­lla por otro mo­ti­vo: Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo. Du­ran­te to­do 2018, la ciu­dad ce­le­bra el 400 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to del cé­le­bre pin­tor ba­rro­co se­vi­llano con ocho ex­po­si­cio­nes sin­gu­la­res. El Año Mu­ri­llo fue inau­gu­ra­do por el Mu­seo de Be­llas Ar­tes con la ex­po­si­ción Mu­ri­llo y los Ca­pu­chi­nos de Se­vi­lla, que si­gue abier­ta has­ta prin­ci­pios de abril. De­lan­te del an­ti­guo Con­ven­to de los Ca­pu­chi­nos, que ac­tual­men­te al­ber­ga el mu­seo, se for­man con fre­cuen­cia lar­gas co­las de vi­si­tan­tes. “Los Ca­pu­chi­nos for­man par­te de una de las se­ries pic­tó­ri­cas más im­por­tan­tes de Mu­ri­llo. He­mos res­tau­ra­do com­ple­ta­men­te to­dos los cua­dros”, di­ce la di­rec­to­ra del mu­seo, Val­me Muñoz Rubio. Has­ta fi­na­les del si­glo XIX, mu­cho tiem­po des­pués de su muer­te,

DEL NA­CI­MIEN­TO DEL CÉ­LE­BRE PIN­TOR BA­RRO­CO SE­VI­LLANO CON OCHO EX­PO­SI­CIO­NES SIN­GU­LA­RES. DU­RAN­TE TO­DO 2018, LA CIU­DAD CE­LE­BRA EL 400 ANIVER­SA­RIO

Mu­ri­llo si­guió sien­do el pin­tor ba­rro­co más po­pu­lar de Es­pa­ña. Es­to tam­bién lo po­ne de ma­ni­fies­to la ex­po­si­ción Mu­ri­llo y su es­te­la en Se­vi­lla en el Con­ven­to de San­ta Clara. Y la im­po­nen­te ca­te­dral de Se­vi­lla aco­ge has­ta prin­ci­pios de di­ciem­bre la ex­po­si­ción La Mi­ra­da de la San­ti­dad. El bri­llan­te co­lo­fón del Año Mu­ri­llo se­rá a par­tir de no­viem­bre con la ma­yor ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va de Mu­ri­llo de los úl­ti­mos 25 años, en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Mu­ri­llo fue, jun­to con Die­go Velázquez, el maes­tro más co­no­ci­do del ba­rro­co es­pa­ñol. Na­ció a fi­na­les de di­ciem­bre de 1617 y fue bau­ti­za­do el 1 de enero de 1618. La pi­la bau­tis­mal y el cer­ti­fi­ca­do de bau­tis­mo se pue­den ver en la igle­sia de la Mag­da­le­na. Con mo­ti­vo del Año Mu­ri­llo, la ciu­dad ha or­ga­ni­za­do va­rios re­co­rri­dos te­má­ti­cos que lle­van a los vi­si­tan­tes a lu­ga­res es­tre­cha­men­te li­ga­dos a la vi­da y la obra del ar­tis­ta.

Du­ran­te to­do el año ha­brá tam­bién re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les, ci­clos de ci­ne, se­mi­na­rios y tours gas­tro­nó­mi­cos pro­gra­ma­dos pa­ra con­tri­buir al re­des­cu­bri­mien­to del maes­tro del ba­rro­co es­pa­ñol y su tiem­po. La em­pre­sa Past View Se­vi­lla, por ejem­plo, ofre­ce vi­si­tas guia­das en las que los par­ti­ci­pan­tes pue­den co­no­cer no so­lo la Se­vi­lla ac­tual sino tam­bién, con la ayu­da de ga­fas 3D, la Se­vi­lla ba­rro­ca.

Mu­ri­llo y el le­ga­do cultural de la ciu­dad fue­ron dos de los mo­ti­vos por los que la guía tu­rís­ti­ca Lo­nely Pla­net eli­gió la ca­pi­tal an­da­lu­za co­mo me­jor ciu­dad pa­ra vi­si­tar en 2018. Los res­tau­ran­tes anun­cia­ron que se­gui­rán las más re­cien­tes ten­den­cias pa­ra gour­mets, pe­ro sin re­nun­ciar a las tra­di­cio­na­les ta­pas an­da­lu­zas. Tam­bién la ar­qui­tec­tu­ra mez­cla tra­di­ción con in­no­va­ción. Por ejem­plo, el con­tras­te en­tre la ca­te­dral y el pro­yec­to fu­tu­ris­ta Me­tro­pol Pa­ra­sol, un gi­gan­tes­co bal­da­quín co­lo­ca­do en cin­co pilares con for­ma de se­tas. Sin em­bar­go, lo que real­men­te dis­tin­gue a Se­vi­lla es al­go in­tan­gi­ble. Co­sas co­mo el olor de los na­ran­jos en flor en las ca­lles o sen­ti­mien­tos co­mo la pa­sión y el do­lor que en­car­nan los can­tan­tes y bai­lao­res de fla­men­co en los nu­me­ro­sos ta­blaos en la ciu­dad.

En Se­vi­lla, la cu­na del fla­men­co, una vi­si­ta a un con­cier­to de fla­men­co es obli­ga­da. Hay mu­chos bue­nos ta­blaos, por ejem­plo Ca­sa de la Me­mo­ria o Ca­sa de la Gui­ta­rra, don­de el ex gui­ta­rris­ta Jo­sé Luis Pos­ti­go mues­tra la ma­yor co­lec­ción de gui­ta­rras fla­men­cas que exis­te en el mun­do. Al­gu­nos de los ins­tru­men­tos tie­nen más de 300 años de an­ti­güe­dad. A ve­ces, el pro­pio maes­tro to­ca por la tar­de al­gu­nas cuer­das le­gen­da­rias.

FOTOS Y TEX­TOS: DPA DEUTSCHE PRESSE AGENTUR.

La Pla­za de Es­pa­ña es uno de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de los di­rec­to­res de Holly­wood pa­ra ro­dar sus pe­lí­cu­las y se­ries. Izq: El Mu­seo de Be­llas ar­tes de Se­vi­lla.

La im­po­nen­te ca­te­dral de Se­vi­lla pre­sen­ta has­ta prin­ci­pios de di­ciem­bre la ex­po­si­ción La Mi­ra­da de la San­ti­dad.

Es­te año se ce­le­bran 400 años del na­ci­mien­to del pin­tor Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo. El Mu­seo de Be­llas Ar­tes res­tau­ró sus obras y mon­tó una ex­po­si­ción en ho­me­na­je, la ma­yor en 45 años de his­to­ria del es­ta­ble­ci­mien­to. El fla­men­co, dan­za tí­pi­ca se­vi­lla­na, se pre­sen­ta en la ma­yo­ría de los ta­blaos.

El Me­tro­pol Pa­ra­sol o más co­no­ci­do co­mo las Se­tas de Se­vi­lla es el mo­nu­men­to más mo­derno de la ciu­dad. Es una pér­go­la de 150 me­tros de lar­go. De­ba­jo de la mis­ma se en­cuen­tra un mer­ca­do tra­di­cio­nal de co­mi­da y ar­te­sa­nías. Tam­bién fun­cio­na co­mo lu­gar de en­cuen­tro pa­ra pro­tes­tas y es­pec­tácu­los mu­si­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.