MO­DA. BA­TA­LLA DE EGOS (VIR­TUA­LES).

Las nue­vas ins­tra­ga­mers que son crea­das a mo­de­lo y se­me­jan­za de un ser hu­mano y tie­nen mi­les de se­gui­do­res.

Luz - - SUMARIO - >>

YA HA­CE TIEM­PO LAS TEN­DEN­CIAS DE­JA­RON DE SER UNA DIC­TA­DU­RA DE LA AL­TA COS­TU­RA. HOY VIE­NEN DE TO­DOS LA­DOS Y SE VI­RA­LI­ZAN EN RE­DES SO­CIA­LES. IN­FLUEN­CERS Y CE­LE­BRI­TIES EN­TEN­DIE­RON EL NE­GO­CIO, PE­RO YA NO ES­TÁN SO­LAS: AHO­RA TAM­BIÉN COM­PI­TEN CON MO­DE­LOS CREA­DAS DI­GI­TAL­MEN­TE QUE BUS­CAN SER LAS FA­VO­RI­TAS.

ALil Mi­que­la le hac­kea­ron su cuen­ta de Ins­ta­gram! Noo­noou­ri es la in­fuen­cer del mo­men­to. Shu­du Gram con­quis­ta al mun­do con su es­ti­lo re­fi­na­do. Ber­mu­da desafió a su com­pa­ñe­ra a re­ve­lar su ori­gen. Es­tos ti­tu­la­res de­jan al des­cu­bier­to el po­der de los in­fluen­cers en el mun­do de la mo­da. Y no de­be­rían lla­mar la aten­ción. Sal­vo por el pe­que­ño de­ta­lle de que nin­guno de es­tos nom­bres ha­ce re­fe­ren­cia a una per­so­na de car­ne y hue­so. Se tra­ta de mo­de­los crea­das di­gi­tal­men­te. Igual que las ce­le­bri­ties -lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les- ellas mues­tran sus vi­das (bueno, al­go así) en las re­des so­cia­les, opi­nan so­bre los des­fi­les más ex­clu­si­vos, pre­sen­tan nue­vos

pro­duc­tos de com­pa­ñías de al­can­ce in­ter­na­cio­nal y… ¡has­ta se pe­lean en­tre sí!

“Los in­fluen­cers son pro­duc­to de una so­cie­dad en trán­si­to a una nue­va for­ma cul­tu­ral”, ex­pli­ca Car­la Ival­di, con­sul­to­ra en Di­se­ño de In­du­men­ta­ria y do­cen­te uni­ver­si­ta­ria y agre­ga: “Se tra­ta de un cam­bio de pa­ra­dig­ma im­pul­sa­do por avan­ces tec­no­ló­gi­cos y, so­bre to­do, por la in­fluen­cia que en la ac­tua­li­dad tie­nen las re­des so­cia­les”. En es­te sen­ti­do, la Dra. Lau­ra Zam­bri­ni, so­ció­lo­ga e investigadora de CO­NI­CET, agre­ga: “Hay un cam­bio muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en los mo­dos de cons­truir la­zos so­cia­les e iden­ti­da­des co­lec­ti­vas. Apli­ca­cio­nes co­mo Facebook o Ins­ta­gram po­ten­cian la cul­tu­ra vi­sual en don­de la ima­gen anu­la o des­pla­za a la pa­la­bra”. Efec­ti­va­men­te las re­la­cio­nes ya no son lo que eran: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos per­die­ron pe­so fren­te a otros mu­cho más per­so­na­li­za­dos e in­me­dia­tos.

“La fi­gu­ra del in­fluen­cer ac­túa co­mo ca­na­li­za­dor de es­té­ti­cas y es­ti­los de vi­da, se con­vier­te en una he­rra­mien­ta pa­ra lle­gar a la co­mu­ni­dad, ope­ra des­de la au­ten­ti­ci­dad y la cre­di­bi­li­dad”, ex­pli­ca Ival­di, quien sos­tie­ne que el he­cho de que ten­gan un pú­bli­co muy seg­men­ta­do pro­mue­ve la for­ta­le­za de los mis­mos, que son le­gi­ti­ma­dos por sus usua­rios. Jus­ta­men­te es­ta “au­ten­ti­ci­dad y re­la­ti­va na­tu­ra­li­dad de con­te­ni­do de las pu­bli­ca­cio­nes es cla­ve en el mar­ke­ting de los in­fluen­cers que avan­za ve­loz”, ex­pli­ca Flo­ren­cia Man­gi­ni, del equi­po de Vi­sio­nes Trend Fo­re­cas­ting y ade­lan­ta que el sur­gi­mien­to de in­fluen­cers crea­das por compu­tado­ra (ca­pa­ces de com­par­tir de­ta­lles co­ti­dia­nos y que tie­nen in­ter­ac­cio­nes “rea­les” con sus se­gui­do­ras) es una de las mi­cro­ten­den­cias que ana-

li­za­rán en el pró­xi­ma edi­ción del Se­mi­na­rio Vi­sio­nes los días 16 y 18 de ma­yo en Al­cor­ta Shop­ping. “El re­em­pla­zo de los hu­ma­nos por las má­qui­nas es uno de va­rios cam­bios que de­be­re­mos afron­tar so­cial y cul­tu­ral­men­te”, co­men­ta y an­ti­ci­pa el nom­bre de la sec­ción: To­mo­rrow is un real (ma­ña­na es i real). En po­cas pa­la­bras, Ival­di sen­ten­cia: “rom­pen el lí­mi­te de lo real y lo fal­so, desafían las ac­tua­les de­man­das so­cia­les”. Zam­bri­ni, por su par­te, en­tien­de el sur­gi­mien­to de per­so­na­jes co­mo Noo­noou­ri, Shu­du Gram, Ber­mu­da y Lil Mi­que­la co­mo “ex­pre­sión de un cli­ma de épo­ca” mar­ca­do por las nue­vas tec­no­lo­gías y su (apa­ren­te­men­te in­fi­ni­to) po­ten­cial. Asi­mis­mo, se­ña­la que “nos per­mi­ten de­ba­tir so­bre los lí­mi­tes y los di­le­mas éti­cos so­bre lo real/vir­tual y los usos de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Es di­fí­cil hoy sa­ber el im­pac­to a lar­go pla­zo des­de lo so­cio­ló­gi­co, lo que sí sa­be­mos que se es­tá mo­di­fi­can­do es el mo­do de per­cep­ción ha­cia los otros”, re­ma­ta. Es­tos ava­ta­res se mues­tran tan rea­les co­mo una mo­de­lo o una ce­le­brity, tie­nen una per­so­na­li­dad, una con­tex­tu­ra fí­si­ca, un mo­do de ha­blar y has­ta cier­tos gus­tos que las iden­ti­fi­can. “Nos lle­va a plan­teos fi­lo­só­fi­cos: ¿Qué es lo real? ¿Qué es lo vir­tual? Son te­mas que se irán desa­rro­llan­do du­ran­te el nue­vo mi­le­nio. Qui­zás hoy sea el mo­men­to de pre­gun­tar­nos a quién son fun­cio­na­les es­tos in­fluen­cers”, en­fa­ti­za Zam­bri­ni. Y, con al­go más de irre­ve­ren­cia, Man­gi­ni re­fle­xio­na: “¿Qué hay de real en el mun­do de la mo­da? Po­co y na­da”.

NOO­NOOU­RI. Ca­ri­ne Roit­feld, edi­to­ra je­fa de Vo­gue Pa­rís, la sa­lu­dó cuan­do abrió su cuen­ta de Ins­ta­gram en fe­bre­ro de es­te año. Y, por su­pues­to, la jo­ven res­pon­dió a ese men­sa­je. Su es­ti­lo re­mi­te al ani­mé y sus fo­tos dan cuen­ta de­que es­tu­vo en las prin­ci­pa­les se­ma­nas de la mo­da del mun­do.

SHU­DU GRAM. Su pri­me­ra pu­bli­ca­ción es de abril de 2017 y en su per­fil se pre­sen­ta co­mo la pri­me­ra sú­per mo­de­lo di­gi­tal. Mu­chos de sus se­gui­do­res se sin­tie­ron de­cep­cio­na­dos al sa­ber que era ge­ne­ra­da por compu­tado­ra, aun así es la fa­vo­ri­ta -por ejem­plo- de Fenty, la lí­nea de ma­ke up de Rihan­na.

BERMUDAISBAE. Uno de sus “hob­bies” pa­re­ce ser pe­lear­se con Lil Mi­que­la, a quien ci­ta en va­rios de sus posteos y a quien le in­ter­cep­tó la cuen­ta a me­dia­dos de mar­zo, in­ti­mán­do­la a de­cir la ver­dad so­bre su ori­gen. Una pe­cu­lia­ri­dad de es­te per­so­na­je es que se pre­sen­ta co­mo se­gui­do­ra de Trump.

LIL MI­QUE­LA. Es la más fa­mo­sa de to­das. Des­de que vio la luz en 2016 no pa­ra de ga­nar adep­tos. Es mo­de­lo y mú­si­ca (tie­ne su pro­pia bio­gra­fía en Wi­ki­pe­dia). En abril su cuen­ta fue hac­kea­da, cuan­do la re­cu­pe­ró es­cri­bió una car­ta a sus se­gui­do­res en la que, re­fle­xio­na: “No soy un ser hu­mano. Pe­ro ¿soy una per­so­na?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.