NUES­TRO HOM­BRE. AGUS­TÍN CA­SA­NO­VA.

El ex lí­der de Rom­bai y ac­tual pro­ta­go­nis­ta de Si­mo­na re­ve­la se­cre­tos ja­más con­ta­dos.

Luz - - SUMARIO - -PA­BLO STEINMANN.

SE HI­ZO MEGAPOPULAR GRA­CIAS A MÁRAMA, LA BAN­DA DE CUM­BIA POP URU­GUA­YA QUE LI­DE­RÓ DU­RAN­TE TRES AÑOS. RE­CON­VER­TI­DO EN CAN­TAN­TE SO­LIS­TA Y AC­TOR (ES UNO DE LOS JÓ­VE­NES GA­LA­NES DE SI­MO­NA), HA­BLA DE SUS ORÍ­GE­NES, SU ES­PI­RI­TUA­LI­DAD Y SUS RE­PA­ROS A LA HO­RA DE ENA­MO­RAR­SE.

Agus­tín ha­ce ra­to que per­te­ne­ce al “club de los mi­llo­na­rios”, ese se­lec­to gru­po de es­tre­llas que pa­sa­ron el mi­llón de se­gui­do­res en Ins­ta­gram: una red so­cial de­ve­ni­da en ex­tra­ño ter­mó­me­tro de po­pu­la­ri­dad. Ac­tual­men­te, él va por los dos mi­llo­nes y me­dio, una ci­fra que de­be mu­chí­si­mo a sus ini­cios mu­si­ca­les jun­to a Márama, la ban­da de cum­bia pop uru­gua­ya que, jun­to a Rom­bai, re­vo­lu­cio­nó el am­bien­te bai­la­ble de ca­si to­do el con­ti­nen­te. Na­ci­do en Mon­te­vi­deo, el mu­cha­cho es­tá ins­ta­la­do en Bs.As. (me­jor di­cho, en Nor­del­ta) ex­plo­ran­do nue­vos ho­ri­zon­tes jun­to a la ac­tua­ción gra­cias a la ti­ra Si­mo­na, don­de com­po­ne a Dan­te, un jo­ven se­duc­tor que com­pi­te con Romeo (Gas­tón Sof­frit­ti) por el amor de Si­mo­na (Án­ge­la To­rres). La mú­si­ca, sin em­bar­go, no ha que­da­do atrás ya que en el me­dio el mu­cha­cho se las arre­gla pa­ra pre­pa­rar el lan­za­mien­to de su ca­rre­ra so­lis­ta. “Es una de con­ti­nua­ción de la eta­pa an­te­rior”, sen­ten­cia él y en­se­gui­da se ata­ja de la ma­la pren­sa que sue­le te­ner el gé­ne­ro mu­si­cal que tan­to co­no­ce: “Al prin­ci­pio yo tam­bién me juz­ga­ba ne­ga­ti­va­men­te, pe­ro des­pués en­ten­dí que la mú­si­ca es co­mo la li­te­ra­tu­ra. Hay li­bros y can­cio­nes pa­ra to­do ti­po de es­ta­dos de áni­mo y si­tua­cio­nes. Nues­tra cum­bia es­tá di­se­ña­da pa­ra bai­lar, pa­ra reír­te con ami­gos y pa­sar­la bien. No se tra­ta de com­par­tir una crí­ti­ca so­cial ni de pro­fun­di­zar so­bre tal o cual te­ma. Es pa­ra di­ver­tir­se y pun­to”, sen­ten­cia.

-Mu­cha gen­te no sa­be que tus co­mien­zos fue­ron co­mo ani­ma­dor de fies­tas in­fan­ti­les, ge­ne­ral­men­te dis­fra­za­do del Di­no­sau­rio Bar­ney, ¿ver­dad?

-Es cier­to. Y cu­rio­sa­men­te es al­go que cuan­do arran­qué con la mú­si­ca, em­pe­cé a ex­tra­ñar un po­co. Me en­can­ta el con­tac­to con los más chi­cos, son al­mas muy no­bles e inocen­tes. Por suer­te des­pués nues­tras can­cio­nes em­pe­za­ron a pe­gar mu­cho en­tre los chi­cos y preado­les­cen­tes así que pu­de vol­ver un po­co a las fuentes. Me trans­for­mé en un ani­ma­dor más adul­to, un Bar­ney sin dis­fraz…. (ríe).

-¿La fa­ma te ma­reó en al­gún mo­men­to?

-Sí, mu­cho. Es real­men­te muy ex­tra­ño lo que su­ce­de a tu al­re­de­dor y en tu pro­pia ca­be­za cuan­do las co­sas co­mien­zan a fun­cio­nar de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. No creo que los lla­ma­dos ex­ce­sos, ya sea de dro­gas o al­cohol, sean siem­pre par­te de ese pa­que­te. Pe­ro hay que es­for­zar­se mu­cho pa­ra no per­der el fo­co. Por eso en mi ca­mino yo siem­pre fui con pies de plo­mo, muy pre­ca­vi­do y aten­to. En Márama, por ejem­plo, es­ta­ba prohi­bi­do to­do. El ca­te­ri­ng nues­tro con­sis­tía en ba­rri­tas de ce­real con fru­tas y yo­gur. Te lo ju­ro. Na­da de al­cohol. Re­cuer­do una fra­se de mi re­pre­sen­tan­te que me di­jo: “el 80 por cien­to de los mú­si­cos a los que la fa­ma les lle­ga muy rá­pi­do, ter­mi­na mal”. Ahí de­ci­dí que yo iba a ser del 20 por cien­to res­tan­te. Y una co­sas más: a no­so­tros nos si­guen mu­chos chi­cos, es im­por­tan­te el men­sa­je que da­mos en to­do mo­men­to.

-Tam­bién te si­guen mu­chas chi­cas…

-Es cier­to, el es­ce­na­rio siem­pre brin­da un atrac­ti­vo ex­tra, pe­ro ahí tam­bién hay un do­ble jue­go. Por un la­do to­do pa­re­ce más sen­ci­llo, pe­ro a la vez se vuel­ve un po­co más com­pli­ca­do de­ci­dir con quién com­par­tir al­go más sin sen­tir­te usa­do o ma­ne­ja­do. Y eso sin ha­blar de la ex­po­si­ción, que siem­pre es to­do un te­ma.

-¿Afec­tó ese ni­vel de ex­po­si­ción a tu úl­ti­mo no­viaz­go (con la bai­la­ri­na de Show­match, So­fía Gon­zá­lez)?

-Sí, cien­to por cien­to. De he­cho, es­tu­vi­mos ca­si un año en se­cre­to y cuan­do la re­la­ción se hi­zo co­no­ci­da, to­do em­pe­zó a cam­biar. En­tre otras co­sas, des­cu­brí que la gen­te es ca­paz de de­cir cual­quier co­sa por las re­des. Y si bien to­dos bus­ca­mos que eso no nos afec­te, hay días en que es­tás con la ener­gía ba­ja y eso su­ce­de.

-¿Aho­ra es­tas sol­te­ro?

-Sí. Y muy con­ten­to. Cuan­do me en­gan­cho con al­guien, de­jo un po­co de la­do mi tra­ba­jo, por lo que aho­ra me vie­ne bien es­tar en­fo­ca­do en lo mío. Y ade­más, la ver­dad es que soy bas­tan­te com­pli­ca­do pa­ra enamo­rar­me. No sé bien por qué, a ve­ces pien­so que es con­se­cuen­cia de mi pri­me­ra re­la­ción, cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio, y ter­mi­né muy he­ri­do. Es co­mo que me hi­ce una co­ra­za a par­tir de esa ex­pe­rien­cia. Me gus­ta el ro­man­ce, sí, pe­ro al es­ti­lo de las vie­jas de pe­lí­cu­la de amor. Quie­ro vi­vir al­go así, bien es­pe­cial. Hay una idea muy ex­ten­di­da de que las pe­leas y los ce­los son par­te esen­cial de ca­da pa­re­ja pe­ro yo creo que no tie­ne por qué ser así.

-Siem­pre te de­fi­nís co­mo muy es­pi­ri­tual. ¿De dón­de pro­vie­ne eso?

-Un po­co de mis pa­dres, a quie­nes veía me­di­tar de chi­co y lo úni­co que pen­sa­ba era que es­ta­ban lo­cos… (ríe). Pe­ro un po­co vol­vien­do a lo an­te­rior, cuan­do em­pe­zó a su­ce­der lo de Márama, y mi vi­da cam­bió de raíz, co­men­cé sen­tir la ne­ce­si­dad de un re­plan­teo in­terno. So­bre to­do por­que no en­ten­día por qué si ha­bía al­can­za­do mi sue­ño de ser can­tan­te igual­men­te no lo­gra­ba ser fe­liz. Ahí co­men­cé con la me­di­ta­ción, al­go que me acom­pa­ña to­dos los días des­de en­ton­ces. Ya sea 20 mi­nu­tos a la ma­ña­na o la no­che, ne­ce­si­to mi mo­men­to de si­len­cio y de paz.

“SOY BAS­TAN­TE COM­PLI­CA­DO PA­RA ENAMO­RAR­ME. A VE­CES PIEN­SO QUE ES CON­SE­CUEN­CIA DE MI PRI­ME­RA RE­LA­CIÓN, CUAN­DO ES­TA­BA EN EL CO­LE­GIO, Y TER­MI­NÉ MUY HE­RI­DO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.