SA­LUD. ALER­TA IN­FAN­CIA.

La co­mi­da rá­pi­da es la cau­san­te de en­fer­me­da­des ali­men­ta­rias en los más chi­cos. ¿Por qué en 2020 es­tas afec­cio­nes se­rán las más fre­cuen­tes?

Luz - - SUMARIO - -SA­BRI­NA LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ

La Argentina es­tá atra­ve­san­do un pro­ce­so de tran­si­ción nu­tri­cio­nal ca­rac­te­ri­za­do por cam­bios en la ali­men­ta­ción y mo­di­fi­ca­cio­nes en el es­ti­lo de vi­da, afec­ta­dos por las con­di­cio­nes so­cio eco­nó­mi­cas de las úl­ti­mas dé­ca­das. Es­ta tran­si­ción po­ne hin­ca­pié en el no­ta­ble au­men­to de sobrepeso y obe­si­dad re­sul­ta­do de la glo­ba­li­za­ción, de­bi­do al con­su­mo ma­si­vo de ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos. “El au­men­to de la obe­si­dad y el sobrepeso en la po­bla­ción es una reali­dad que va en au­men­to, bas­ta con pa­rar­se en un se­má­fo­ro y ver cuán­tos de los que cru­zan es­tán ex­ce­di­dos de pe­so. Lo que más preo­cu­pa es que ca­da vez son más los chi­cos con ki­los de más, que en gran por­cen­ta­je se­rán fu­tu­ros obe­sos. Es­to aca­rrea gra­ves pro­ble­mas de sa­lud per­so­nal y pú­bli­ca ya que las en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes, co­les­te­rol, hi­per­ten­sión ge­ne­ran enor­mes gas­tos“, ex­pli­ca Ana Chez­zi, Li­cen­cia­da en Nu­tri­ción. La Dra. Ana­lia San­ta Ma­ria, coor­di­na­do­ra de te­ra­pia in­ten­si­va de la Clí­ni­ca Tri­ni­dad Mi­tre, cree que pa­ra ha­blar de obe­si­dad de­be­mos te­ner pre­sen­te que es una en­fer­me­dad, de in­ci­den­cia cre­cien­te y que afec­ta a to­dos los ran­gos eta­rios y es­tra­tos so­cia­les: “Ca­da día exis­ten más ni­ños que pa­de­cen de sobrepeso y obe­si­dad, con un al­to im­pac­to a ni­vel fí­si­co con di­fi­cul­ta­des en la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des re­gu­la­res a su edad y las en­fer­me­da­des aso­cia­das que pue­den desa­rro­llar­se. Pe­ro no só­lo la sa­lud fí­si­ca se al­te­ra, la obe­si­dad en la ni­ñez y la ado­les­cen­cia ge­ne­ra tras­tor­nos emo­cio­na­les y de re­la­ción con los pa­res, afec­tan­do la au­to­es­ti­ma, for­ma­ción de víncu­los só­li­dos y desa­rro­llo per­so­nal y so­cial”.

Den­tro de los cam­bios de há­bi­tos ali­men­ta­rios que más se des­ta­can en­con­tra­mos “el con­su­mo de ali­men­tos pro­ce­sa­dos y ul­tra­pro­ce­sa­dos, ri­cos en sal, car­bohi­dra­tos sim­ples y azú­ca­res re­fi­na­dos, en­tre otros“, ex­pli­ca Ro­cío Em­me, nu­tri­cio­nis­ta con orien­ta­ción clí­ni­ca y cree que el ex­ce­so de pe­so es­tá de­ter­mi­na­do a su vez por la dis­mi­nu­ción de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­bi­do a es­ti­los de vi­da más se­den­ta­rios, pro­duc­to del uso ma­si­vo de la tec­no­lo­gía y de la ur­ba­ni­za­ción: “Un cla­ro ejem­plo es la dis­mi­nu­ción de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas en los más chi­cos, re­em­pla­za­dos por

la te­le­vi­sión y los vi­deo­jue­gos”.

Des­de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud afir­man que la obe­si­dad es la pri­me­ra en­fer­me­dad cró­ni­ca no trans­mi­si­ble (ECNT) con­si­de­ra­da epi­de­mia glo­bal, lo que ge­ne­ra un im­por­tan­te im­pac­to a ni­vel de la sa­lud pú­bli­ca. Las ECNT que tie­nen lar­ga du­ra­ción con una evo­lu­ción ge­ne­ral­men­te len­ta en­tre ellas la dia­be­tes, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res co­mo la hi­per­ten­sión y el cán­cer, son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en la Argentina, don­de la die­ta re­pre­sen­ta uno de los fac­to­res de ries­go más im­por­tan­tes.

El pa­trón ali­men­ta­rio de nues­tro país es­tá re­pre­sen­ta­do por ali­men­tos ri­cos en gra­sas y azú­ca­res, ele­va­do con­su­mo de car­nes y ce­rea­les, co­mo pan y pro­duc­tos de pa­na­de­ría y pas­te­le­ría y dé­fi­cit de fru­tas y ver­du­ras. Su­ma­do a es­to, en­con­tra­mos una fuen­te im­por­tan­te de azú­car a tra­vés de las be­bi­das azu­ca­ra­das, res­pon­sa­bles de es­tos ex­ce­sos de pe­so.

De­bi­do a es­to es im­por­tan­te orien­tar a la po­bla­ción a rea­li­zar una ali­men­ta­ción va­ria­da, pro­mo­vien­do há­bi­tos sa­lu­da­bles, con cam­bios ali­men­ta­rios y rea­li­za­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria pa­ra que re­per­cu­tan en su sa­lud fa­vo­ra­ble­men­te y dis­mi­nu­ya el por­cen­ta­je de las ECNT.

UN PRO­BLE­MA DE TO­DOS

Se­gún Chez­zi cam­biar es­tos há­bi­tos re­quie­re de un es­fuer­zo per­so­nal, pe­ro tam­bién de otro por par­te del Es­ta­do: “Una to­ma de con­cien­cia a ni­vel ma­cro se­ría po­der in­cor­po­rar en las es­cue­las ac­ti­vi­dad fí­si­ca, pe­ro no una vez a la se­ma­na, si no de ma­ne­ra dia­ria. Ade­más, se po­dría in­cor­po­rar una ma­te­ria que ha­ble so­bre el cui­da­do de la sa­lud y que tra­te te­mas co­mo pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, sa­lud se­xual, ali­men­ta­ción, de­por­tes, en­tre otros”.

Ma­ría Ju­lia Nei­ra, Li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía ba­riá­tri­ca, Coor­di­na­do­ra de Sa­lud Men­tal en Obe­sity Ca­re, tam­bién con­si­de­ra que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pue­den ayu­dar: “Des­de el Es­ta­do con cam­pa­ñas de pre­ven­ción y pro­mo­ción de la sa­lud, asis­tien­do a los cen­tros de aten­ción con re­cur­sos hu­ma­nos for­ma­dos y ca­pa­ci­ta­dos pa­ra el ade­cua­do tra­ta­mien­to de la obe­si­dad y sus en­fer­me­da­des aso­cia­das.

CAM­BIO DE HÁ­BI­TO

Co­mo to­do hay que em­pe­zar por ca­sa: “Los pa­dres te­ne­mos que te­ner en nues­tras me­sas pro­duc­tos sa­lu­da­bles. Si yo to­mo ga­seo­sas to­dos los días, no pue­do pre­ten­der que mi hi­jo be­ba agua, si no co­mo ver­du­ras y fru­tas di­fí­cil­men­te el chi­co las co­noz­ca, si no pla­ni­fi­co la ali­men­ta­ción de to­da la se­ma­na lle­ga la no­che y no hay na­da pa­ra co­mer, en­ton­ces pi­do em­pa­na­das o co­mo fi­deos con man­te­ca”, ex­pli­ca Chez­zi y aña­de que ha­cer un guiso es más sa­lu­da­ble, con me­nos gra­sa, y aún me­jor si le in­cor­po­ra­mos ver­du­ras o le­gum­bres con ce­real que son una ex­ce­len­te fuen­te de pro­teí­nas. Des­de el as­pec­to de la psi­co­lo­gía, Nei­ra cree que si bien ca­da fa­mi­lia tie­ne su ru­ti­na y sus há­bi­tos de vi­da, se pue­de tra­ba­jar pa­ra cam­biar­los: “Re­vi­sar nues­tra for­ma de vi­da, de­tec­tan­do cuá­les son los fac­to­res y con­duc­tas o com­por­ta­mien­tos que con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de la obe­si­dad. Los pa­dres co­mo mo­de­los ne­ce­si­tan trans­mi­tir nue­vas elec­cio­nes, or­ga­ni­za­ción de com­pras, pla­ni­fi­ca­ción de co­mi­das y dia­gra­mas de ac­ti­vi­da­des, don­de se in­te­gren há­bi­tos sa­lu­da­bles. La co­mu­ni­ca­ción y diá­lo­go en­tre los pa­dres es fun­da­men­tal pa­ra que aque­llo que se es­ta­blez­ca se sos­ten­ga en el tiem­po y no ha­ya lu­gar a con­fu­sión ni con­tra­dic­cio­nes con sus hi­jos. El men­sa­je de­be ser cohe­ren­te y cla­ro, con pa­la­bras sim­ples y de fá­cil en­ten­di­mien­to pa­ra los in­fan­tes”, ase­gu­ra.

San­ta Ma­ría, afir­ma que pa­ra ge­ne­rar un cam- bio des­de el ho­gar y a ni­vel so­cial hay que edu­car: “Des­de pe­que­ños de­be­mos ge­ne­rar con­cien­cia de la im­por­tan­cia de man­te­ner al cuer­po sano, de­be­mos in­for­mar a los ni­ños có­mo es el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo y las di­fi­cul­ta­des que se pre­sen­tan an­te la au­sen­cia de sa­lud. Se de­be edu­car so­bre los ali­men­tos, so­bre los be­ne­fi­cios de una die­ta sa­lu­da­ble y có­mo dis­tin­guir aque­llas co­mi­das ca­ren­tes de nu­trien­tes pe­ro mi­na­das de con­ser­van­tes. Re­mar­car el ta­ma­ño de las ra­cio­nes que se sir­ven en el pla­to, au­men­tar el con­su­mo de ve­ge­ta­les y fo­men­tar la fru­ta co­mo pos­tre. De­be re­for­zar­se a to­da edad que so­mos lo que co­me­mos. El cuer­po no ge­ne­ra nin­gún ti­po de nu­trien­tes por sus pro­pios me­dios, so­lo transforma lo que con­su­mi­mos se­gún las ne­ce­si­da­des del mo­men­to”.

Po­de­mos de­cir que los es­pe­cia­lis­tas de la sa­lud en sus dis­tin­tas ra­mas coin­ci­den en que to­mar con­cien­cia, edu­car y cam­biar há­bi­tos ne­ga­ti­vos pa­ra in­cor­po­rar una bue­na ali­men­ta­ción y ac­ti­vi­dad fí­si­ca es, en bue­na me­di­da, lo que po­de­mos ha­cer des­de ca­sa pa­ra evi­tar un pro­ble­ma con con­se­cuen­cias que re­per­cu­ten en to­do nues­tro or­ga­nis­mo así co­mo en nues­tras emo­cio­nes. Es­to, jun­to con una fuer­te in­ter­ven­ción de par­te del Es­ta­do con cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción po­dría ser la ma­ne­ra de con­tro­lar una epi­de­mia si­len­cio­sa que nos afec­ta a to­dos en ma­yor o me­nor me­di­da.

TEN­DEN­CIA EN AL­TA. Las co­mi­das rá­pi­das no son prohi­bi­ti­vas ca­da tan­to. El pro­ble­ma es la fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.