GOUR­MET. DE­LI­CIAS AL POR MA­YOR.

Adrián y Ger­mán Va­len­ti de Sa­lu­me­ria Rag­ni ofre­cen pi­ca­das y sand­wi­ches con pro­duc­tos pre­mium.

Luz - - SUMARIO - ADRIÁN Y GER­MÁN VA­LEN­TI CREA­DO­RES DE SA­LU­ME­RIA RAG­NI -A.A.

La he­ren­cia si­ci­lia­na le sa­le por los po­ros. Adrián Va­len­ti no pue­de di­si­mu­lar su pro­ce­den­cia ita­lia­na. Ni lo in­ten­ta. Es que es­te hom­bre cá­li­do, ac­ce­si­ble y pro­fun­da­men­te re­li­gio­so, que re­za el ro­sa­rio mien­tras ma­ne­ja co­mo una for­ma de apa­ci­guar el im­pac­to de la ciu­dad de la fu­ria, le de­be a sus an­ces­tros la pa­sión que mo­to­ri­zó su vi­da: ven­der que­sos y fiam­bres de ca­li­dad con un ser­vi­cio de ex­ce­len­cia. Aun­que su abue­lo in­mi­gran­te era sastre, es­ta­ba im­pre­so en los ge­nes el do­mi­nio de los ali­men­tos ba­se de la die­ta me­di­te­rrá­nea. “En Eu­ro­pa el des­pa­cho de es­tos pro­duc­tos es al­go muy cui­da­do que tie­ne re­glas y pro­to­co­lo de ca­li­dad”, cuen­ta es­te em­pre­sa­rio que pu­so su ape­lli­do a una fa­mo­sa ca­de­na de ali­men­tos y de la cual por esos de­sig­nios del des­tino y la eco­no­mía to­mó dis­tan­cia de so­cios y, sin per­der tiem­po ni ol­vi­dar co­no­ci­mien­tos, creó un nue­vo em­po­rio del sa­bor en pleno co­ra­zón de Re­co­le­ta: Sa­lu­me­ria Rag­ni. El ape­lli­do es­ta vez pro­vie­ne de la fa­mi­lia de su es­po­sa, pe­ro cuen­ta con to­do el sa­ber que Adrián su­po ca­pi­ta­li­zar a lo lar­go de 40 años en el ru­bro. Hoy, se de­fi­ne co­mo Mai­tre Af­fi­neur Fro­ma­ger que, tra­du­ci­do a lo co­lo­quial, sig­ni­fi­ca que es quien apor­ta su im­pron­ta y gus­to a la fa­bri­ca­ción de que­sos. Por es­ta ra­zón re­ci­be es­tos lác­teos de pro­duc­to­res de to­do el país, pe­ro él pi­de al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes a su gus­to en las mis­mas plan­tas ela­bo­ra­do­ras, o bien ha­ce sus pa­ses má­gi­cos en su ge­ne­ro­sa bo­de­ga don­de es­ta­cio­na y lo­gra re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes.. Con es­tas crea­cio­nes úni­cas en­ri­que­ce las gón­do­las del lo­cal que ac­túan co­mo imán pa­ra los aman­tes del buen co­mer y de­di­ca días de la se­ma­na a en­tre­nar per­so­nal­men­te a su equi­po. “Una sa­lu­me­ria en Ita­lia es un lu­gar aten­di­do por sus due­ños –di­ce- igual que acá, don­de es­ta­mos to­da la fa­mi­lia aten­tos al ser­vi­cio Pre­mium” Cuen­ta con cor­ta­do­ras de fiam­bre ale­ma­nas: “que lo­gran una fe­ta trans­pa­ren­te y bien fi­ni­ta, co­mo nin­gu­na otra”, re­la­ta or­gu­llo­so. El fiam­bre se en­vuel­ve en pa­pel man­te­ca y se en­tre­ga en bol­sas her­mé­ti­cas es­pe­cia­les que pro­lon­gan cin­co ve­ces más la fres­cu­ra del pro­duc­to en ca­sa y así lo­grar una ex­pe­rien­cia su­pe­rior. Aun­que bus­ca lo me­jor lo­cal, sa­be bien que hay per­li­tas DOC en el mun­do que son im­po­si­bles de su­pe­rar. Por ello nun­ca fal­tan en su stock Par­mi­giano Reg­giano, Ca­mem­bert, Crot­tin, Mas­car­po­ne, Gor­gon­zo­la, Brie, Gru­yé­re, Ro­que­fort y los me­jo­res fiam­bres co­mo Por­chet­ta ro­ma­na, Ko­be wag­yu, pros­ciu­to di Par­ma o el se­rrano es­pa­ñol, por nom­brar los más em­ble­má­ti­cos. El otro pun­to fuer­tí­si­mo es el pan. Una de­li­cia di­fí­cil de des­cri­bir que res­pe­ta re­ce­tas fran­ce­sas de ma­sa ma­dre y, al es­ti­lo pa­ri­sino se hor­nean va­rias ve­ces al día pa­ra que que­de cru­jien­te. Mien­tras ha­ce­mos la no­ta la char­la se in­te­rrum­pe de­ce­nas de ve­ces. Sen­ci­lla­men­te por­que Adrián sa­lu­da a ca­da clien­te ha­bi­tué que eli­ge el lu­gar por de­li­cias y por aten­ción pre­fe­ren­cial. Al­go que no des­cui­da por­que sa­be que, ade­más de las ex­qui­si­te­ces, es su se­llo di­fe­ren­cial sú­per apre­cia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.