ANI­MAR­SE AL PRI­MER PA­SO

POR­QUE ES CO­OL, SA­LU­DA­BLE Y UNA EX­CU­SA PA­RA DE­JAR DE LA­DO -AL ME­NOS POR UN RATOLAS OBLI­GA­CIO­NES, EL RUN­NING SE IM­PU­SO CO­MO AC­TI­VI­DAD UR­BA­NA. CA­DA VEZ SON MÁS QUIE­NES ELI­GEN CO­RRER EN GRU­PO Y SE GE­NE­RAN ES­PA­CIOS DE EN­CUEN­TRO, QUE ME­JO­RAN -MU­CHO- LAS MAR­CAS

Luz - - INTERNACIONAL - >> >>

La sen­sa­ción de que uno es len­to, la ver­güen­za de lle­gar en cal­zas a Pa­ler­mo, la fal­ta de cons­tan­cia, el abu­rri­mien­to son al­gu­nos de los enemi­gos a la ho­ra de em­pe­zar a en­tre­nar. Pe­ro, cuan­do apa­re­ce el de­seo y el “ma­ña­na em­pie­zo” se transforma en “el día es hoy”, to­do cam­bia. Lo más pro­ba­ble es que, con las za­pa­ti­llas ade­cua­das y bue­nos guías en la ta­rea, to­dos en­cuen­tran el pla­cer de co­rrer ha­cia la me­ta. “Cuan­do era chi­ca me sú­per cos­ta­ba co­rrer”, re­cuer­da Agus­ti­na Chie­sa que aban­do­nó una ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va pa­ra de­di­car­se lo que más la apa­sio­na hoy: en­tre­nar. Sin em­bar­go, a los 36, te­nía la ilu­sión de par­ti­ci­par en al­gu­na ca­rre­ra an­tes de los 40. Em­pe­zó sa­lien­do a ca­mi­nar: iba to­dos los días al Ro­se­dal y veía a la gen­te ha­cien­do ejer­ci­cio ahí. “Soy muy me­tó­di­ca, si me pro­pon­go al­go lo lo­gro”, acla­ra, ha­cién­do­se car­go de una vir­tud que con­si­de­ra cla­ve a la ho­ra de co­rrer. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, re­cuer­da que su es­ta­do fí­si­co no era el me­jor: “Co­rría una vuel­ta, que son 1600 me­tros, y lle­ga­ba ago­ta­da. Se los cuen­to a mis alum­nas -mu­chas de ellas lle­gan sin ha­ber he­cho nun­ca ejer­ci­cio- cuan­do me di­cen que no pue­den más”. Al­guien le su­gi­rió que co­rrie­ra y en el afán de me­jo­rar la téc­ni­ca con­tra­tó un en­tre­na­dor. Fue au­men­tan­do su ren­di­mien­to y el do­min­go pa­sa­do co­rrió el Ma­ra­tón de Bue­nos Ai­res. “Pa­ra lo­grar­lo, fue cla­ve en­tre­nar en gru­po. Uno ve que hay gen­te que evo­lu­cio­na y re­ci­be el alien­to de los otros. Hay chi­cas que no co­rría más de 100 me­tros y hoy ha­cen ca­rre­ras de 5 o 10 ki­ló­me­tros, mu­chos lle­gan con pro­ble­mas de sobrepeso y se or­de­nan con la co­mi­da. Por­que es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­to va acom­pa­ña­do

de un cam­bio en el es­ti­lo de vi­da”, sen­ten­cia quien tra­ba­ja con nu­tri­cio­nis­ta y ki­ne­sió­lo­go pa­ra brin­dar pla­nes más in­te­gra­les a sus alum­nos.

Con la mis­ma cer­te­za de que co­rrer es una ac­ti­vi­dad que im­pac­ta en to­dos los as­pec­tos de la vi­da -in­clu­so es una bue­na he­rra­mien­ta de em­po­de­ra­mien­to-, Fa­bia­na Has­ba­ni lan­zó es­te año el pro­gra­ma Em­po­wer Run Girls. Ella tam­bién des­cu­brió su pa­sión por el run­ning sien­do ya adul­ta. “Ten­go 52 años y 4 hi­jas (26, 24, 22 y 15). Cuan­do na­ció la de 22 que­dé con un po­co de sobrepeso. Ese ve­rano, es­tan­do de va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te, me sen­té en la re­po­se­ra y al mis­mo tiem­po se abrie­ron las cos­tu­ras de la ma­lla y la te­la de la re­po­se­ra. Sen­tí que era una se­ñal que me es­ta­ba man­dan­do la vi­da de que eso ya no da­ba pa­ra más. Ese mis­mo día me anoté en un gim­na­sio y em­pe­cé a co­rrer”, cuen­ta y agre­ga que si­guió en­tre­nan­do cuan­do vol­vió a

su ca­sa. Al­guien le su­gi­rió que to­ma­ra cla­ses pa­ra per­fecc­cio­nar la téc­ni­ca y se en­con­tró con­que la ma­yo­ría de los en­tre­na­do­res se es­pe­cia­li­za­ba en de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to. “Co­mo me abu­rría en­tre­nan­do so­la, bus­qué gru­pos de run­ning. Em­pe­cé a fa­na­ti­zar­me con es­to. Es bas­tan­te co­mún: en lu­gar de de­cir que vas a to­mar agua, avi­sás que te vas a hi­dra­tar. Lle­gué a tal gra­do de ce­gue­ra que sen­tía que era des­con­si­de­ra­do que al­guien me in­vi­ta­ra a co­mer un sá­ba­do a la no­che por­que te­nía que haer un fon­do (N. de la R.: se lla­ma así a las se­sio­nes que bus­can su­mar ma­yor dis­tan­cia a rit­mo tran­qui­lo) la ma­ña­na si­guien­te”, di­ce rién­do­se un po­co de sí mis­ma y des­cri­bien­do a la tri­bu run­ner.

Jus­ta­men­te, su pro­pó­si­to es crear es­pa­cios en los que to­das las mu­je­res se sien­tan bien­ve­ni­das y pue­dan des­ple­gar sus ga­nas de co­rrer sin caer en vi­cios tí­pi­cos del am­bien­te. “Cuan­do me pre­gun­tan por qué co­rro, con­tes­to que ade­más de cam­biar­me el cuer­po, es­ta ac­ti­vi­dad me de­vol­vió la au­to­es­ti­ma, Me sien­to más fuer­te, pu­de cam­biar co­sas en la pa­re­ja y en la di­ná­mi­ca fa­mi­liar”, ex­pli­ca Has­ba­ni que ade­más de gru­pos re­du­ci­dos (al­re­de­dor de 10 per­so­nas) coor­di­na equi­pos de en­tre­na­mien­to a dis­tan­cia con pla­nes se­ma­na­les que ar­ma jun­to a un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca. “Acá po­de­mos en­con­trar mu­chas co­sas que pre­ci­sa­mos, es una he­rra­mien­ta de em­po­de­ra­mien­to. Uno tie­ne la sen­sa­ción de que si pu­do co­rrer cin­co ki­ló­me­tros, pue­de con to­do. Cuan­do atra­ve­sás el ar­co de lle­ga­da te co­més el mun­do”, sen­ten­cia. Chie­sa coin­ci­de en el po­der que tie­ne re­co­no­cer los lo­gros, por pe­que­ños que pa­rez­can. “Me en­cuen­tro mu­chas ve­ces pre­gun­tán­do­les a las chi­cas si re­cuer­dan lo que po­dían ha­cer y lo que no cuan­do lle­ga­ron”, re­fle­xio­na. Lle­ga­dos a es­te pun­to, y sa­bien­do la im­por­tan­cia que am­bas dan al tra­ba­jo en equi­po, al en­tre­na­mien­to in­te­gral (que in­clu­ya ob­ser­var há­bi­tos ali­men­ta­rios, una bue­na elon­ga­ción y ejer­ci­cios pa­ra for­ta­le­cer to­dos los múscu­los) sur­ge la pre­gun­ta del mi­llón: ¿to­dos po­de­mos ser ma­ra­to­nis­tas? “Sí”, es la res­pues­ta que las dos dan con con­vic­ción y una son­ri­sa pa­ra re­ma­tar con un: “¿cuán­do em­pe­zás?”.

“HAY CHI­CAS QUE NO CO­RRÍAN MÁS DE 100 ME­TROS Y HOY HA­CEN CA­RRE­RAS DE 5 O 10 KI­LÓ­ME­TROS, MU­CHAS LLE­GAN CON PRO­BLE­MAS DE SOBREPESO Y SE OR­DE­NAN CON LA CO­MI­DA”, DES­TA­CA AGUS CHIE­SA.

EN MO­VI­MIEN­TO. Cuan­do lle­ga una alum­na nue­va a sus gru­pos, Agus Chie­sa le de­di­ca una vuel­ta al Ro­se­dal. Po­co más de un ki­ló­me­tro y me­dio pa­ra sa­ber de sus mo­ti­va­cio­nes, me­tas y es­ta­do fí­si­co, tres as­pec­tos cla­ves pa­ra sa­ber có­mo en­ca­rar el en­tre­na­mien­to.

AL­TO REN­DI­MIEN­TO. Tras ha­ber pa­sa­do por di­ver­sos gru­pos y en­tre­na­do­res, Fa­bia­na Has­ba­ni se dio cuen­ta de que el apo­yo de los com­pa­ñe­ros es cla­ve pa­ra al­can­zar las me­tas. Eso la im­pul­só a crear gru­pos de en­tre­na­mien­to pa­ra mu­je­res que quie­ren dis­fru­tar del ejer­ci­cio y com­par­tir es­te hob­bie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.