MO­DA. “MI PRÓ­XI­MO DESAFÍO ES IN­VES­TI­GAR EL VÍNCULO EN­TRE MO­DA E IN­CONS­CIEN­TE”.

Una en­tre­vis­ta con la es­cri­to­ra y di­rec­to­ra del mu­seo Fas­hion Ins­ti­tut of Tech­no­logy de Nue­va York.

Luz - - SUMARIO - >>

Vis­te con es­ti­lo clá­si­co, tal vez por­que los or­na­men­tos dis­traen o por­que el ba­jo per­fil la ayu­da a pa­sar inad­ver­ti­da a la ho­ra de ob­ser­var. Ha­bla con tran­qui­li­dad y a tra­vés de sus len­tes es­ti­lo­sos se des­cu­bren ojos que leen, no só­lo pa­la­bras sino ti­po­lo­gías, co­lo­res y has­ta mo­vi­mien­tos so­cia­les. Se ríe de sí mis­ma y son­ríe cóm­pli­ce al po­ner en du­da con­cep­tos que mi­llo­nes to­man co­mo dog­mas de fe (por ejem­plo, la pre­mi­sa de que za­pa­ti­llas y jeans no son au­tén­ti­ca mo­da o que hay que ser ri­co pa­ra te­ner es­ti­lo). Al­guien po­dría pen­sar que lo su­yo es el re­vi­sio­nis­mo: se for­mó co­mo his­to­ria­do­ra y mu­chas de las mues­tras que cu­ró pa­ra el Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy de Nue­va York (que di­ri­ge des­de ha­ce 15 años) tie­nen que ver con re­vi­sar ar­chi­vos de paí­ses y es­ti­los. Sin em­bar­go Va­le­rie Stee­le es­tá al tan­to de lo que ocu­rre al­re­de­dor: des­de el con­su­mo des­me­di­do has­ta el fe­nó­meno Diet Pra­da.

-¿Cuán­do co­men­zas­te a in­tere­sar­te por la mo­da?

-¡Siem­pre es­tu­ve in­tere­sa­da en mo­da! Pe­ro co­mo nun­ca co­sí, pen­sa­ba que es­to no era pa­ra mí. Cuan­do era jo­ven que­ría ser ac­triz y por eso es­ta­ba muy in­tere­sa­da en los tra­jes. De­jé la es­cue­la cuan­do te­nía 15, me fui de ca­sa. En esa épo­ca usa­ba jeans y mu­cha ro­pa de se­gun­da mano. Fui a San Fran­cis­co pa­ra vi­vir en una co­mu­ni­dad. Mu­chos años des­pués es­ta­ba cur­san­do mi doc­to­ra­do en Ya­le y me dí cuen­ta de que la mo­da es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a la cul­tu­ra, po­día abor­dar­la la edu­ca­ción y los es­tu­dios.

-Cuán­do em­pe­zas­te a teo­ri­zar so­bre la mo­da los aca­dé­mi­cos te fre­na­ban ¿Por qué se­guis­te ade­lan­te con eso?

-Por­que soy muy ter­ca. Mis pro­fe­so­res pen­sa­ban que era al­go muy frí­vo­lo, yo res­pon­día que era par­te de la cul­tu­ra. Cla­ro que no tu­ve un buen tra­ba­jo du­ran­te años por­que na­die que­ría en su cá­te­dra a al­guien que se de­di­ca­ra a la his­to­ria de la mo­da. En­ton­ces por on­ce años fui pro­fe­so­ra part ti­me. Una pro­le­ta­ria aca­dé­mi­ca.

-¿Al­gu­na vez pen­sas­te que ya es­ta­ba to­do di­cho?

-¡No! Es co­mo en las di­fe­ren­tes áreas: co­mo en la poe­sía o en la li­te­ra­tu­ra. Ca­da uno tie­ne una nue­va for­ma de de­cir, un es­ti­lo par­ti­cu­lar, una sen­si­bi­li­dad per­so­nal. Por ejem­plo, Ale­xan­der McQueen (se­ña­la la por­ta­da del

ES UNA DE LAS TEÓRICAS DE MO­DA MÁS IM­POR­TAN­TES DEL MUN­DO. VINO A BUE­NOS AI­RES PA­RA PRE­SEN­TAR SU LI­BRO Y HA­BLÓ DE LO QUE MÁS LE IN­TERE­SA: EL IM­PAC­TO SO­CIAL Y CUL­TU­RAL DEL VES­TUA­RIO.

li­bro, pu­bli­ca­do en Ar­gen­ti­na por edi­to­rial Am­per­sand) tie­ne un es­ti­lo úni­co de ha­cer mo­da.

-¿Hay al­go más pa­ra in­da­gar?

-¡Sí! El año que vie­ne ha­ré una ex­po­si­ción so­bre Pa­rís co­mo ca­pi­tal de mo­da. Quie­ro sa­ber y con­tar có­mo y por­qué se ga­nó ese tí­tu­lo. Ade­más me gus­ta­ría tra­ba­jar en la re­la­ción en­tre mo­da y psi­coa­ná­li­sis, có­mo se vin­cu­lan el in­cons­cien­te y los sue­ños con el mo­do en que nos ves­ti­mos.

-¿Al­gu­na vez con­si­de­ras­te pro­nos­ti­car ten­den­cias?

-Si pu­die­ra ha­cer­lo se­ría muy ri­ca. Nun­ca lo in­ten­té. No se tra­ta só­lo de sa­ber qué ven­drá sino cuán­do. Por­que si es muy pron­to, no fun­cio­na. Si es muy tar­de, tam­po­co.

-Afir­mas­te que la gen­te odia la mo­da… ¿real­men­te con­si­de­rás que es así?

-Hay mu­cha gen­te que la odia y tam­bién mu­chos que la aman. Es al­go muy po­la­ri­za­do. Hay cul­tu­ras más li­ga­das a la mo­da, co­mo la so­cie­dad ita­lia­na: to­dos pa­re­cen es­tar si­guien­do las ten­den­cias. En Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, las mu­je­res son cri­ti­ca­das por ser fas­hion vic­tims. Aun­que, si uno mi­ra la his­to­ria de la mo­da, los hom­bres siem­pre es­tu­vie­ron por lo me­nos tan in­tere­sa­dos con la es­té­ti­ca co­mo las mu­je­res, pe­ro en los úl­ti­mos 200 años la mo­da se con­vir­tió en al­go ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino. Se trans­mi­tió ese sen­ti­mien­to a la mu­jer. Por ejem­plo, aho­ra es­toy ha­cien­do una ex­hi­bi­ción en torno al co­lor ro­sa. Pink: The His­tory of a Punk, Pretty, Po­wer­ful Co­lor. Mu­cha gen­te lo cri­ti­ca por ser un co­lor in­fan­til y hue­co, se lo aso­cia a la mu­jer y se apli­can esos ad­je­ti­vos a las mu­je­res. Pe­ro las mu­je­res es­tán de­mos­tran­do que pue­de ser un co­lor de rock & roll, de pro­tes­ta, de po­der.

-¿Qué rol jue­ga la crí­ti­ca de mo­da?

-La ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas de mo­da no son crí­ti­cos de mo­da sino re­por­te­ros: cuen­tan: “tal di­se­ña­dor pre­sen­tó mu­chos ves­ti­dos ver­des”. Pe­ro no se fi­jan si re­pi­tió lo de la tem­po­ra­da pa­sa­da, si es­tá co­pian­do, si tie­ne un es­ti­lo pro­fun­do, qué ma­te­ria­les pre­fie­re o si bus­ca nue­vas for­mas de pro­duc­ción. Só­lo des­cri­ben al­go muy su­per­fi­cial. De­be­rían ir más allá y pre­gun­tar­se los por qué. Hay al­guien in­tere­san­te, Ro­bin Giv­han. Es­cri­be en The Was­hing­ton Post, ga­nó un Pu­lit­zer y es­ta se­ma­na es­cri­bió, por ejem­plo, un ar­tícu­lo so­bre có­mo las mu­je­res es­tán can­sa­das de se­guir a di­se­ña­do­res que no las res­pe­tan.

-En es­te con­tex­to, de cro­nis­tas qué no ven más allá, ¿Qué pen­sás del fe­nó­meno Diet Pra­da?

-¡Amo eso! Es­to es lo bueno de In­ter­net: las no­ti­cias son es­par­ci­das al ins­tan­te. En­se­gui­da uno sa­be si el di­se­ña­dor es­tá co­pian­do al­go por ejem­plo, co­mo Guc­ci co­pian­do a Dap­per Dan (N. de la R: sas­tre de Har­lem que fue co­no­ci­do por co­piar eti­que­tas fa­mo­sas en los ‘80, el año pa­sa­do, tras ser pla­gia­do por la fir­ma ita­lia­na, es­ta pa­ra­dó­ji­ca­men­te lo con­vo­có pa­ra rea­li­zar una co­lec­ción cáp­su­la y fi­nan­ció la reaper­tu­ra de su show­room). Ade­más de ser in­tere­san­tes, si­tios co­mo Diet Pra­da pue­den te­ner buen im­pac­to.

“LOS PE­RIO­DIS­TAS DE MO­DA DE­BE­RÍAN IR MÁS ALLÁ Y CUESTIONARSE EL POR QUÉ DE CA­DA DI­SE­ÑO”

De­ta­lle de The Fleet’s de Paul Cad­mus (1934): hom­bres, mu­je­res, ves­ti­dos y se­xua­li­da­des en la mi­ra­da del ar­tis­ta.

Si bien el li­bro de Stee­le es­tá orien­ta­do a la lec­tu­ra, trae ilus­tra­cio­nes que ayu­dan a pen­sar las ideas que pro­po­ne en sus tex­tos. Por ejem­plo, es­ta de la pre­sen­ta­ción de Voss, la co­lec­ción de Ale­xan­der McQueen (2001) o el re­tra­to vic­to­riano pu­bli­ca­do en Ma­da­me Fi­ga­ro (2006).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.