BE­LLE­ZA. AR­MAS ANTIFLACCIDEZ.

Tra­ta­mien­tos de avan­za­da pa­ra re­ver­tir el efec­to ´Bull­dog en el ros­tro.

Luz - - SUMARIO - S.P.

CON EL PA­SO DEL TIEM­PO EL ÓVALO FA­CIAL EM­PIE­ZA A DESDIBUJARSE Y LA CA­RA AD­QUIE­RE UN AS­PEC­TO SE­ME­JAN­TE A LAS FACCIONES DE UN PERRITO BULL­DOG. PÉR­DI­DA DE FIR­ME­ZA Y CONTORNO ENSANCHADO SON LA PESADILLA DE MI­LLO­NES DE MU­JE­RES QUE, DES­PUÉS DE LOS 40, YA NO SE RE­CO­NO­CEN FREN­TE AL ES­PE­JO. TRA­TA­MIEN­TOS Y TEC­NO­LO­GÍA DE AVAN­ZA­DA AYU­DAN A RE­VER­TIR EL PRO­BLE­MA.

Los cam­bios que se pro­du­cen en el ros­tro con el pa­so del tiem­po no se re­su­men sim­ple­men­te a la apa­ri­ción de arru­gas. Van mu­cho más allá. Son muy com­ple­jos y afec­tan no só­lo a la piel, sino tam­bién el te­ji­do gra­so, los múscu­los, los hue­sos fa­cia­les y los li­ga­men­tos de sus­pen­sión del ros­tro. “Con los años, la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar de la piel es más len­ta, se ra­len­ti­za la mi­cro­cir­cu­la­ción san­guí­nea, la ca­pas dér­mi­cas se tor­nan más fi­nas, dis­mi­nu­ye el co­lá­geno y se pro­du­ce una pér­di­da de la to­ni­ci­dad que vuel­ve la piel flác­ci­da, se­ca y con arru­gas. Ese cos­to se ve re­fle­ja­do en una la­xi­tud que lle­va a in­ver­tir el “fa­mo­so trián­gu­lo de la be­lle­za”, ex­pli­ca la doc­to­ra Cris­ti­na Scia­les, Mé­di­ca Ci­ru­ja­na, Di­rec­to­ra Mé­di­ca de CS. Dra. Scia­les.

El trián­gu­lo que men­cio­na la doc­to­ra, es­tá for­ma­do por una lí­nea ima­gi­na­ria que pa­sa por los pó­mu­los y la na­riz y tie­ne su vér­ti­ce en el men­tón. A me­di­da que pa­sa el tiem­po, se in­vier­te, dan­do lu­gar al “efec­to me­ji­llas de bull­dog”.

“Un ros­tro jo­ven pre­sen­ta una óp­ti­ma dis­tri­bu­ción del vo­lu­men, tie­ne for­ma de V, la piel es ter­sa y los con­tor­nos son de­fi­ni­dos, ex­pli­ca la doc­to­ra Lui­sa Sil­va­na Ál­va­rez, mé­di­ca UBA, es­pe­cia­li­za­da en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca, Co di­rec­to­ra de Me­di­pro­del­ta. En cam­bio, los sig­nos del pa­so del tiem­po se evi­den­cian en con­tor­nos fa­cia­les no de­fi­ni­dos, flá­ci­dos, la V em­pie­za a ver­se in­ver­ti­da y la lí­nea del men­tón, se en­san­cha.

En con­clu­sión, el ros­tro adop­ta una ex­pre­sión se­me­jan­te a la del pe­rro bull­dog, muy tierno co­mo mas­co­ta, pe­ro muy des­agra­da­ble de ver re­fle­ja­do en la ca­ra.

Se­gún un son­deo efec­tua­do ha­ce unos años por una fir­ma cos­mé­ti­ca, en­tre más de 10.000 mu­je­res ma­yo­res de 60 años de to­do el mun­do, a esa edad no son las arru­gas lo que más les preo­cu­pa, ya que és­tas

EL PLAS­MA RI­CO EN PLAQUETAS ES UNO DE LOS TRA­TA­MIEN­TOS MÁS EFEC­TI­VOS PA­RA COM­BA­TIR LA PÉR­DI­DA DEL CONTORNO FA­CIAL.

sue­len es­tar asu­mi­das, sino el des­col­ga­mien­to, la flac­ci­dez de la piel. Pe­ro, por suer­te, la me­di­ci­na es­té­ti­ca tie­ne mu­chos re­cur­sos pa­ra com­ba­tir es­te efec­to.

EN BUS­CA DEL TRIÁN­GU­LO PER­DI­DO

La doc­to­ra Scia­les re­co­mien­da es­tas tres ac­cio­nes pa­ra re­ver­tir el “efec­to bull­dog”: > Re­den­si­fi­car la piel y au­men­tar la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Se acon­se­ja el plas­ma ri­co en plaquetas (PRP). Es­te mé­to­do con­sis­te en la ex­trac­ción de san­gre del pa­cien­te, se la co­lo­ca en una má­qui­na que la cen­tri­fu­ga y se le agre­gan fac­to­res de cre­ci­mien­to. Lue­go, es­te nue­vo pre­pa­ra­do se apli­ca en la piel. Es­te plas­ma par­ti­ci­pa­rá de ma­ne­ra ac­ti­va en la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno. > En­ri­que­cer la piel con vi­ta­mi­nas, oli­go­ele­men­tos y mi­ne­ra­les. Se rea­li­za me­dian­te la me­so­te­ra­pia con Fi­lor­ga. Con­sis­te en la apli­ca­ción, me­dian­te me­so­te­ra­pia, de un áci­do hia­lu­ró­ni­co úni­co (en­ri­que­ci­do con 12 vi­ta­mi­nas, 23 ami­noá­ci­dos, 6 coen­zi­mas 6 mi­ne­ra­les y 1 an­ti­oxi­dan­te). > Au­men­tar el co­lá­geno. Pa­ra ello son idea­les los lá­se­res co­mo el Ti­tan + Ge­ne­sis y el In­fi­ni. “Es im­por­tan­te pri­me­ro re­ge­ne­rar la piel con los mé­to­dos an­te­rio­res y lue­go com­ple­men­tar con com­ple­jos con co­lá­geno, hia­lu­ró­ni­co, si­li­cio or­gá­ni­co, vi­ta­mi­na C, Coen­zi­ma Q10, zinc (be­bi­bles). Una vez que se me­jo­ró la ca­li­dad de piel y ten­sa­mos me­dian­te es­tos tra­ta­mien­tos, volvemos a for­mar el trián­gu­lo de la ca­ra con pun­tos de re­lle­nos fa­cia­les con áci­do hia­lu­ró­ni­co en pó­mu­los y men­tón, lo que per­mi­te mo­de­lar la ca­ra nue­va­men­te y brin­da un efec­to lif­ting”, con­clu­ye Scia­les.

La doc­to­ra Lui­sa Sil­va­na Ál­va­rez acon­se­ja: > Es­ti­mu­lar el co­lá­geno su­per­fi­cial y ac­tuar en el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. Es­to se lo­gra con pee­ling y plas­ma ri­co en plaquetas. > Fa­vo­re­cer el co­lá­geno des­de la epi­der­mis has­ta cer­ca de las fi­bras mus­cu­la­res me­dian­te Ult­he­rapy, una tec­no­lo­gía de ul­tra­so­ni­do que se usa so­bre to­do pa­ra ten­sar la ca­ra com­ple­ta, re­cu­pe­rar la lí­nea man­di­bu­lar, el cue­llo y el es­co­te. > Re­po­ner com­par­ti­men­tos gra­sos y es­truc­tu­ra en zo­nas don­de la reab­sor­ción ósea avan­za: se rea­li­za me­dian­te re­lle­nos con hia­lu­ró­ni­co. > Hi­los ten­so­res PDO. Es­tos hi­los de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción se an­clan me­dian­te sus es­pí­cu­las a la piel ge­ne­ran­do una trac­ción que bo­rra la flac­ci­dez; fa­vo­re­cen la ge­ne­ra­ción de co­lá­geno, lo que otor­ga re­sul­ta­dos a lar­go pla­zo. “Los ma­sa­jes fa­cia­les tam­bién ayu­dan a es­ti­mu­lar el com­po­nen­te vas­cu­lar, que es­tá com­pro­me­ti­do por el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, ya que por dis­mi­nu­ción del apor­te san­guí­neo se fa­vo­re­ce la pér­di­da de vo­lu­men fa­cial”, acla­ra Ál­va­rez. Por su­pues­to que de­ben ser rea­li­za­dos por pro­fe­sio­na­les de con­fian­za.

EFEC­TI­VI­DAD QUE NO SE HA­CE ES­PE­RAR

Ult­he­rapy es un tra­ta­mien­to de lu­jo, pre­fe­ri­do por las ce­le­bri­ties, pa­ra com­ba­tir la flac­ci­dez y ten­sar la piel en for­ma na­tu­ral, sin ne­ce­si­dad de ci­ru­gías. Jennifer Anis­ton, Sha­nia Twain o Kim Kar­das­hian han ex­pe­ri­men­ta­do en pri­me­ra per­so­na los re­sul­ta­dos de es­te mé­to­do.

“Es un tra­ta­mien­to que se ha con­ver­ti­do en el ver­da­de­ro lif­ting sin ci­ru­gía” sub­ra­ya la Dra. Ve­lia Le­mel, der­ma­tó­lo­ga miem­bro de la SAD. “La tec­no­lo­gía es­ti­mu­la na­tu­ral­men­te el cre­ci­mien­to del co­lá­geno y pro­por­cio­na re­sul­ta­dos vi­si­bles”, agre­ga la es­pe­cia­lis­ta. Es­ta tec­no­lo­gía úni­ca es­tá res­pal­da­da por más de 50 es­tu­dios clí­ni­cos, más

de 60 ar­tícu­los pu­bli­ca­dos y más de 100 pa­ten­tes.

Ult­he­rapy uti­li­za ener­gía ul­tra­só­ni­ca mi­cro­fo­ca­li­za­da que lle­ga a las ca­pas más pro­fun­das de la piel (4,5 mm de pro­fun­di­dad), don­de ori­gi­nan, por fric­ción ce­lu­lar, un ca­lor con­cre­to que cau­sa la re­no­va­ción del co­lá­geno.

Se apli­can en to­do el ros­tro de 500 a 800 dis­pa­ros. Ca­da uno de ellos ha­ce una lí­nea de 20 pun­tos de coa­gu­la­ción a 4,5 y a 3 mm de pro­fun­di­dad, don­de se en­cuen­tra el SMAS, la ca­pa fi­bro­mus­cu­lar del te­ji­do co­nec­ti­vo, don­de es­tán las fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na. Di­chos pun­tos re­traen y ten­san el te­ji­do de for­ma in­me­dia­ta y a lar­go pla­zo reorganizan las fi­bras de co­lá­geno, au­men­tan la pro­duc­ción de es­ta pro­teí­na y com­ba­ten el des­col­ga­mien­to de la piel des­de las ca­pas más pro­fun­das. Ideal pa­ra com­ba­tir el “efec­to bull­dog”.

Al fi­na­li­zar el tra­ta­mien­to, el pro­ce­so de re­pa­ra­ción de los te­ji­dos es­ti­mu­la la pro­duc­ción de nue­vo co­lá­geno, res­pon­sa­ble de crear y ac­ti­var un “lif­ting con efec­to na­tu­ral”, que es lo que se bus­ca me­dian­te es­tos mé­to­dos.

ME­JO­RAR LA CA­LI­DAD DE LA PIEL

“Hoy exis­ten múl­ti­ples he­rra­mien­tas que nos per­mi­ten pre­ve­nir, y de­vol­ver­le al ros­tro gran par­te de la lo­za­nía per­di­da. La cla­ve es com­bi­nar las dis­tin­tas téc­ni­cas, des­de las más sen­ci­llas has­ta los lá­se­res más so­fis­ti­ca­dos en for­ma ade­cua­da y se­cuen­cial de acuer­do a ca­da ca­so en par­ti­cu­lar. No exis­ten re­ce­tas únicas sino que ca­da per­so­na ne­ce­si­ta un tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do”, afir­ma la Dra. Gri­sel­da Se­le­me, ci­ru­ja­na plás­ti­ca y es­pe­cia­lis­ta en es­té­ti­ca.

La doc­to­ra agre­ga que al tiem­po que ha cre­ci­do la ofer­ta de tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos se ha im­pues­to la com­bi­na­ción de los mis­mos con téc­ni­cas su­ma­men­te se­gu­ras y efec­ti­vas co­mo los tra­ta­mien­tos lá­ser de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, con re­sul­ta­dos na­tu­ra­les que per­mi­ten re­cu­pe­rar la fres­cu­ra y ju­ven­tud de la piel en po­cas se­sio­nes, sin tra­ta­mien­tos agre­si­vos y con to­tal se­gu­ri­dad.} “Ver­se bien y sen­tir­se re­ju­ve­ne­ci­do es una ten­den­cia a ni­vel global. Me­jo­ra la au­to­es­ti­ma. Es un mi­mo que mu­je­res y hom­bres se per­mi­ten” afir­ma la es­pe­cia­lis­ta. Ther­ma­ge es un mé­to­do que tam­bién pue­de ayu­dar a re­sol­ver el pro­ble­ma del “efec­to Bull­dog”. Fun­cio­na por un emi­sor de ra­dio­fre­cuen­cia (RF) que ca­lien­ta con ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad las ca­pas de la piel, es­ti­mu­la y re­afir­ma el co­lá­geno exis­ten­te y fa­vo­re­ce la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno otor­gan­do una piel de as­pec­to más jo­ven.

“Ther­ma­ge sua­vi­za, otor­ga fir­me­za a la piel flá­ci­da, me­jo­ra la pa­pa­da y de­fi­ne el óvalo fa­cial de una ma­ne­ra rá­pi­da se­gu­ra e in­do­lo­ra” sos­tie­ne la Dra. Se­le­me.

Es­te mé­to­do de­mos­tró ser se­gu­ro y efec­ti­vo pa­ra me­jo­rar el ten­sa­do de la piel, la tex­tu­ra, com­ba­tir arru­gas en la ca­ra, cue­llo y es­co­te.

No re­quie­re anes­te­sia ni pre­pa­ra­ción pre­via. Se rea­li­za en so­lo una se­sión de 1 ho­ra. No pre­ci­sa tiem­po de re­cu­pe­ra­ción, in­me­dia­ta­men­te se pue­de vol­ver a las ac­ti­vi­da­des dia­rias e in­clu­so ma­qui­llar­se y to­mar sol. Se pue­de rea­li­zar en cual­quier épo­ca del año. Sus re­sul­ta­dos du­ran apro­xi­ma­da­men­te dos años.

La doc­to­ra Gri­sel­da Se­le­me, Mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Es­té­ti­ca, di­rec­to­ra mé­di­ca de Se­le­me Me­di­cal Beauty, pro­po­ne una nue­va so­lu­ción: Pi­co­su­re. “Se tra­ta de un lá­ser que pe­ne­tra la piel y rea­li­za una ac­ti­va­ción ce­lu­lar que la re­mo­de­la, es­ti­mu­la la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na y re­du­ce la apa­ri­ción de arru­gas. Los re­sul­ta­dos apa­re­cen muy rá­pi­do: una se­ma­na des­pués de rea­li­za­do el tra­ta­mien­to ya se ven los pri­me­ros cam­bios y la piel con­ti­núa me­jo­ran­do has­ta seis me­ses des­pués. Otra gran ven­ta­ja es que al ser un lá­ser que se trans­mi­te en pi­co­se­gun­dos, es de­cir, muy rá­pi­do, ge­ne­ra un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio cor­to, li­mi­ta­do, que per­mi­te al pa­cien­te re­in­te­grar­se a sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les de ma­ne­ra in­me­dia­ta” ex­pli­ca la doc­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.