IN­TER­NA­CIO­NAL. “ME SIEN­TO UNA VOZ DE CAM­BIO”.

Una en­tre­vis­ta so­bre el pa­so del tiem­po, la be­lle­za y el tra­ba­jo con la ac­triz Ja­ne Fon­da.

Luz - - SUMARIO - -MA­RIANO OJE­DA (des­de Los Án­ge­les).

SU CA­RA ES UN ÍCONO TAN­TO DE BE­LLE­ZA CO­MO DE LU­CHA. SE EN­FREN­TÓ A RI­CHARD NI­XON EN LOS ‘70 Y A DO­NALD TRUMP HA­CE SE­MA­NAS. A PUN­TO DE ES­TRE­NAR UN DO­CU­MEN­TAL SO­BRE SU VI­DA, LA AC­TRIZ CON­VER­SÓ EN LOS ÁN­GE­LES CON LUZ SO­BRE LAS PER­SO­NAS QUE LA MAR­CA­RON EN SU VI­DA Y SO­BRE CÓ­MO SE PLAN­TA HOY, A SUS IN­CREÍ­BLES 80, FREN­TE A UN MUN­DO CA­DA VEZ MÁS DE­SIGUAL.

e ac­triz me­nos­pre­cia­da a sím­bo­lo se­xual. De “hi­ja de” a sú­per es­tre­lla mun­dial. De pio­ne­ra fit­ness a mi­li­tan­te po­lí­ti­ca, to­do eso en­glo­ba la fi­gu­ra de Ja­ne Fon­da que, con 80 años, es una de las le­yen­das de Holly­wood más pro­lí­fe­ras, in­quie­tan­tes, be­llas y ama­bles aún en ac­ti­vi­dad. El pró­xi­mo 5 de no­viem­bre, a las 22, HBO es­tre­na­rá un do­cu­men­tal di­ri­gi­do por Su­san Lacy e ins­pi­ra­do en el li­bro au­to­bio­grá­fi­co que la ac­triz lan­zó en 2005: “Me hi­zo sen­tir se­gu­ra que ella lo rea­li­za­ra, por­que soy ad­mi­ra­do­ra de su tra­ba­jo”, des­ta­có Fon­da a LUZ du­ran­te una de las jor­na­das del úl­ti­mo TCA (Te­le­vi­sion Cri­tics As­so­cia­tion) en Los Án­ge­les. Ga­na­do­ra de dos Pre­mios Os­car, no só­lo es re­co­no­ci­da mun­dial­men­te por su ca­ris­ma y be­lle­za, sino tam­bién por su fa­ce­ta so­cial. Des­de muy jo­ven se ha en­fren­ta­do a di­ver­sos po­lí­ti­cos de pe­so, des­de Ri­chard Ni­xon a Do­nald Trump, pa­san­do por Geor­ge W. Bush. Tam­bién fun­dó, a fi­nes de los 70, un cen­tro de ae­ro­bics en Be­verly Hills pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra di­fe­ren­tes cau­sas. Co- mo con­se­cuen­cia, fue ten­ta­da pa­ra pro­ta­go­ni­zar vi­deos de ae­ro­bic que fue­ron dis­tri­bui­dos en el por en­ton­ces re­vo­lu­cio­na­rio for­ma­to VHS y gra­ba­dos en­tre 1982 y 1985. Se ven­die­ron más de 17 mi­llo­nes de co­pias. Su vi­da per­so­nal tam­po­co tu­vo pau­sa. De re­la­cio­nes con­flic­ti­vas, es­tu­vo ca­sa­da en tres opor­tu­ni­da­des y es ma­dre de tres hi­jos. Hoy su ener­gía se re­par­te en­tre ellos y en su re­no­va­da mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta. “Tra­ba­jo muy du­ro pa­ra sa­ber có­mo ha­blar­le a la gen­te so­bre la lu­cha de las mu­je­res”, afir­ma.

-¿Có­mo fue pa­ra vos que ha­gan un do­cu­men­tal so­bre tu vi­da?

-Si bien yo es­cri­bí el li­bro que sir­vió de ba­se, me sor­pren­dió bas­tan­te ver lo con­tro­ver­sial que fue­ron al­gu­nos pa­sa­jes de mi vi­da. El úni­co pe­di­do que hi­ce a Su­san (Lacy) fue que no hi­cie­ra una pe­lí­cu­la so­bre “una es­tre­lla de ci­ne”. Creo que cum­plió.

-¿Te ves co­mo una voz ne­ce­sa­ria en aque­llos ini­cios y en la ac­tua­li­dad?

-Me sien­to una voz de cam­bio. Y una voz po­si­ti­va. Ha­ce un par de me­ses, por ejem­plo, fui a Mi­chi­gan con Lily Tom­lin (N. de la R.: su ami­ga y par­te­nai­re en la comedia Gra­ce and Fran­kie) a ha­blar con los tra­ba­ja­do­res de res­tau­ran­tes que lu­chan por un sa­la­rio jus­to. Es­toy muy in­vo­lu­cra­da en va­rias cau­sas y lo que más me in­tere­sa es el tra­ba­jo puer­ta a puer­ta. A ve­ces, me to­ca ha­blar con gen­te que vo­tó a Trump y no di­go na­da ma­lo so­bre él, ni so­bre Fox News, por­que se en­cien­den rá­pi­do. Creo que de­be­mos sa­lir de nues­tra bur­bu­ja y ha­blar con gen­te que no es­té de acuer­do con no­so­tros.

-Acer­ca del Ti­me’s Up y Me Too, vos sos par­te del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta des­de an­tes que tu­vie­ra un nom­bre. ¿Te sen­tís par­te de ellos hoy?

D

-To­tal­men­te. El Me Too es un mo­vi­mien­to so­bre víc­ti­mas sien­do es­cu­cha­das, mien­tras que el Ti­me’s Up es so­bre qué va­mos a ha­cer al res­pec­to. Cuan­do es­tá­ba­mos en los ini­cios del Ti­me’s Up, la Alian­za Na­cio­nal de Cam­pe­si­nas nos es­cri­bió una car­ta que em­pe­za­ba con el “Que­ri­das her­ma­nas” que fue real­men­te trans­for­ma­do­ra. Nos hi­zo dar cuen­ta de que sus vo­ces no es­ta­ban sien­do es­cu­cha­das. Me gus­ta ir a los lu­ga­res don­de es­tán esas mu­je­res, las más vul­ne­ra­bles y olvidadas.

-El mun­do pien­sa que sos her­mo­sa. ¿Pen­sás que por có­mo lu­cís la gen­te qui­zá no te to­mó tan en se­rio al prin­ci­pio?

-Si la gen­te me hu­bie­se to­ma­do en se­rio al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra hu­bie­se pen­sa­do que es­ta­ban lo­cos… (son­ríe). Ni yo mis­ma me to­ma­ba en se­rio en aquel en­ton­ces. Era una per­so­na or­di­na­ria, una chi­ca lin­da a la que le da­ban pa­pe­les de “la chi­ca de al la­do”. Fue así has­ta que me mu­dé a Fran­cia y me ca­sé con (Roger) Va­dim, y co­men­zó a dar­me pa­pe­les de sexy. Ese fue el co­mien­zo.

-¿Sen­tis­te en al­gún mo­men­to cul­pa por ser una pri­vi­le­gia­da?

- Sí, y la su­pe­ré. Es­toy fe­liz por las ven­ta­jas que he te­ni­do, me ayu­da­ron mu­cho. Pe­ro si sos ac­ti­vis­ta, de­bés su­pe­rar los pre­jui­cios que la gen­te tie­ne so­bre vos. Tra­ba­jo muy du­ro en sa­ber có­mo ha­blar­le a to­dos, a los tra­ba­ja­do­res vo­tan­tes de Trump, a los an­ti­fe­mi­nis­tas… To­ma tra­ba­jo ha­cer eso. Y sin­ce­ri­dad. Pe­ro creo que en de­fi­ni­ti­va me ha he­cho una me­jor per­so­na. Mis vein­te años en el su­r­es­te, en Geor­gia, fue­ron muy im­por­tan­tes. Los Án­ge­les y Nue­va York son una eli­te, es la ver­dad. Pe­ro cuan­do vas a un lu­gar co­mo Geor­gia, de­bés apren­der a es­cu­char di­fe­ren­te. Con mu­cha com­pa­sión y em­pa­tía. Le agra­dez­co mu­cho a Ted Tur­ner el ha­ber pa­sa­do dos dé­ca­das ahí. Hi­zo una gran di­fe­ren­cia en la su­pera­ción de mis pri­vi­le­gios.

-¿Con qué co­sas so­ñás hoy? ¿Más éxi­to, amor, pro­yec­tos pro­pios…?

-Ha­ce po­co di un dis­cur­so pa­ra 1500 per­so­nas acer­ca de có­mo en­ve­je­cer exi­to­sa­men­te. Y tie­ne que ver con to­das las co­sas que real­men­te im­por­tan: amor, se­xo, fa­mi­lia, ni­ños… Más allá de eso hoy me sien­to fe­liz ayu­dan­do a las mu­je­res. Y tam­bién a los hom­bres, por­que aun­que sue­ne ex­tra­ño, creo que es más di­fí­cil ser hom­bre hoy. Al me­nos en Es­ta­dos Uni­dos, don­de des­de muy pe­que­ños les di­cen que no llo­ren, que no de­mues­tren emo­cio­nes, que no pi­dan ayu­da... Len­ta­men­te les se­pa­ran el co­ra­zón de la men­te. No es que las mu­je­res sea­mos me­jo­res, sen­ci­lla­men­te no te­ne­mos que pro­bar nues­tra “mas­cu­li­ni­dad” a ca­da pa­so. Es más fá­cil pa­ra no­so­tras ser un to­do. Esa es una gran ven­ta­ja.

“SI LA GEN­TE ME HU­BIE­SE TO­MA­DO EN SE­RIO AL PRIN­CI­PIO DE MI CA­RRE­RA HU­BIE­SE PEN­SA­DO QUE ES­TA­BAN LO­COS… NI YO MIS­MA ME TO­MA­BA EN SE­RIO EN AQUEL EN­TON­CES”.

Jun­to a su pa­dre, Henry Fon­da, y Kat­he­ri­ne Hep­burn, ac­triz con la que nun­ca lo­gró lle­var­se bien. En una pos­tal con su ex, Ted Tur­ner, y en un al­to de las gra­ba­cio­nes de Des­cal­zos en el par­que, una de las tan­tas pe­lí­cu­las que fil­mó con su ami­go y “amor pla­tó­ni­co”, Ro­bert Red­ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.