BE­LLE­ZA. LOS IN­CREÍ­BLES.

Los tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos pa­ra el cuer­po se re­nue­van con la más al­ta tec­no­lo­gía.

Luz - - SUMARIO -

ES UNA TEN­DEN­CIA MUN­DIAL Y AR­GEN­TI­NA NO ES LA EX­CEP­CIÓN. LOS TRA­TA­MIEN­TOS COR­PO­RA­LES NO IN­VA­SI­VOS GA­NAN POR LE­JOS Y LE SA­CAN AM­PLIA VEN­TA­JA A OTROS MÁS AGRE­SI­VOS CO­MO LAS CI­RU­GÍAS. HOY TO­DAS QUE­RE­MOS VER­NOS BIEN, PE­RO SIN SU­FRIR. TE CON­TA­MOS LO QUE HAY EN EL MER­CA­DO, NUE­VO, RÁ­PI­DO, IN­DO­LO­RO Y POR SO­BRE TO­DO EFEC­TI­VO PA­RA PIER­NAS, CO­LA, GLÚ­TEOS Y ZO­NAS RE­BEL­DES.

Ce­lu­li­tis, fal­ta de fir­me­za, re­ten­ción de lí­qui­dos… una tría­da co­no­ci­da que se evi­den­cia en es­ta épo­ca del año, cuan­do el ca­lor au­men­ta y las pren­das de ves­tir son más li­via­nas. Pe­ro, ¿por qué se pro­du­cen? La ce­lu­li­tis es el au­men­to de cé­lu­las adi­po­sas que se en­cuen­tran ba­jo la piel, las cua­les di­fi­cul­tan la cir­cu­la­ción, pro­vo­can re­ten­ción de lí­qui­dos y el fa­mo­so as­pec­to de “piel de na­ran­ja”. Tie­ne va­rias cau­sas: hor­mo­na­les, he­re­di­ta­rias y has­ta los ge­nes pue­den in­cre­men­tar la pre­dis­po­si­ción a re­te­ner lí­qui­dos. Si bien lo más co­mún es que tan­to las adi­po­si­da­des co­mo la flac­ci­dez se pre­sen­ten en pier­nas, glú­teos y ab­do­men, tam­bién pue­den apa­re­cer en otras zo­nas po­co fre­cuen­tes, co­mo ro­di­llas y bra­zos.

El pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de la piel co­mien­za apro­xi­ma­da­men­te a los 35 años con la in­ci­pien­te deses­truc­tu­ra­ción del co­lá­geno. Fac­to­res co­mo el ta­ba­co, las die­tas po­co equi­li­bra­das y el com­po­nen­te he­re­di­ta­rio pue­den ace­le­rar es­te pro­ce­so.

Por otra par­te, la piel de la ca­ra in­ter­na de bra­zos y mus­los es muy fi­na y po­see un man­to li­pí­di­co muy es­ca­so (tie­ne po­cas glán­du­las se­bá­ceas), por lo cual se des­hi­dra­ta con ma­yor fa­ci­li­dad, lo que pro­vo­ca flac­ci­dez y fal­ta de elas­ti­ci­dad.

Gra­cias a la me­di­ci­na es­té­ti­ca exis­ten no­ve­do­sos y efec­ti­vos tra­ta­mien­tos pa­ra so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas, eli­mi­nar la gra­sa y re­afir­mar to­das las zo­nas cor­po­ra­les de aca­ra al ve­rano.

RES­PUES­TAS EFEC­TI­VAS

La doc­to­ra Cris­ti­na Scia­les, Di­rec­to­ra Mé­di­ca del cen­tro que lle­va su nom­bre, re­co­mien­da es­pe­cial­men­te dos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos: > BTL Van­quish Me™. Eli­mi­na la gra­sa sin con­tac­to con la piel: Es­te es un tra­ta­mien­to no in­va­si­vo que mo­de­la y eli­mi­na la gra­sa en la zo­na ab­do­mi­nal, flan­cos y pier­nas. Es el úni­co mé­to­do que se rea­li­za sin ne­ce­si­dad de to­car la piel del pa­cien­te. Tra­ba­ja con ca­lor en áreas de gran ta­ma­ño, sin de­jar irre­gu­la­ri­da­des ni lí­neas de de­mar­ca­ción.

El pro­ce­di­mien­to es muy pla­cen­te­ro, no pro­du­ce mo­les­tias ni pre­ci­sa tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción, lo que per­mi­te que el pa­cien­te con­ti­núe fá­cil­men­te con su ru­ti­na dia­ria lue­go de ca­da se­sión.

Co­mo da­to im­por­tan­te va­le des­taq­car que es el úni­co pro­ce­di­mien­to en el mun­do apro­ba­do por la FDA (Food and Drugs Ad­mi­nis­tra­tion), que eli­mi­na la gra­sa sin en­trar en con­tac­to con la piel. Es ap­to pa­ra cual­quier ti­po de cuer­po, no es­tá li­mi­ta­do a un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral es­pe­cí­fi­co. La tec­no­lo­gía se­lec­ti­va pa­ten­ta­da ga­ran­ti­za que úni­ca­men­te afec­te a la gra­sa, pro­te­gien­do el te­ji­do que la ro­dea. La tec­no­lo­gía BTL Van­quish Me™ se ba­sa en la ele­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra de la gra­sa pa­ra eli­mi­nar­la. Por con­si­guien­te, se eli­mi­na el ries­go de su­frir hi­per­pla­sia del te­ji­do adi­po­so, un fe­nó­meno re­la­cio­na­do con la tec­no­lo­gía ba­sa­da en la con­ge­la­ción de te­ji­dos.

REDEFINIR CON­TOR­NOS

Se tra­ta de una nue­va tec­no­lo­gía mé­di­ca, ri­gu­ro­sa y de van­guar­dia des­ti­na­da a com­ba­tir la flac­ci­dez y la re­duc­ción de gra­sa lo­ca­li­za­da. BTL Exi­lis Eli­te re­de­fi­ne tan­to el con­torno co­mo la fi­gu­ra cor­po­ral.

La tec­no­lo­gía de BTL per­mi­te com­bi­nar de for­ma si­mul­tá­nea los ul­tra­so­ni­dos, la ra­dio­fre­cuen­cia y el en­fria­mien­to gra­dua­ble, to­do ello de for­ma rá­pi­da, se­gu­ra y con re­sul­ta­dos du­ra­de­ros en el tiem­po.

¿Sus efec­tos? En pri­mer lu­gar, es­ti­mu­la las mo­lé­cu­las de co­lá­geno pa­ra re­cu­pe­rar la elas­ti­ci­dad de la piel, re­ju­ve­ne­cer­la y re­cu­pe­rar el tono per­di­do por el en­ve­je­ci­mien­to y, en se­gun­do lu­gar, ac­túa so­bre el me­ta­bo­lis­mo fa­vo­re­cien­do la eli­mi­na­ción de los de­pó­si­tos de gra­sa lo­ca­li­za­da en ab­do­men, pier­nas, es­pal­da y, en ge­ne­ral, en to­do el cuer­po.

El pro­ce­di­mien­to es in­do­lo­ro, no in­va­si­vo y se­gu­ro. Con efi­cien­tes y vi­si­bles re­sul­ta­dos des­de la se­gun­da se­sión.

ZO­NAS BIEN DI­FI­CI­LES

Com­ba­tir la flac­ci­dez de los bra­zos, en la ca­ra in­ter­na de las pier­nas o en las ro­di­llas, es po­si­ble con el mix de dos tra­ta­mien­tos im­ba­ti­bles: Ult­he­rapy en com­bi­na­ción con Ra­dies­se. Otras op­cio­nes tam­bién efec­ti­vas son los hi­los ten­so­res y la ra­dio­fre­cuen­cia cor­po­ral. > Ult­he­rapy + Ra­dies­se. El com­bo an­ti­im­per­fec­cio­nes: “El Ult­he­rapy es un equi­po que tra­ba­ja con ul­tra­so­ni­do lo­ca­li­za­do de al­ta in­ten­si­dad que, gra­cias a la tec­no­lo­gía DEEPSEE, per­mi­te tra­tar y ver dón­de se es­tá de­po­si­tan­do esa ener­gía. Es­to brin­da pre­ci­sión y se­gu­ri­dad y ase­gu­ra po­der lle­gar tan­to a los pla­nos pro­fun­dos co­mo has­ta los más su­per­fi­cia­les”, ex­pli­ca la Dra. Alejandra Bu­ga­llo, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca. Es ideal pa­ra tra­tar la ca­ra in­ter­na de los bra­zos y las pier­nas, la zo­na de las ro­di­llas, el plie­gue sub­glú­teo (por de­ba­jo de la lí­nea del glú­teo) y el ab­do­men, que me­jo­ran no­ta­ble­men­te con es­te com­bo má­gi­co.

Es­te tra­ta­mien­to, no qui­rúr­gi­co y am­bu­la­to­rio, es­tá apro­ba­do por la FDA. “Ade­más, la ener­gía de ul­tra­so­ni­do tie­ne un his­to­rial en el uso de la me­di­ci­na

LA RA­DIO­FRE­CUEN­CIA AC­TÚA EN PRO­FUN­DI­DAD SIN DA­ÑAR LA PIEL Y ME­DIAN­TE CA­LOR ES­TI­MU­LA LOS FI­BRO­BLAS­TOS.

por más de 50 años”, ex­pli­ca la Dra. Sil­va­na Da­to, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca. Con una se­sión al año se no­tan los cam­bios, se pue­de rea­li­zar en cual­quier mo­ment, ya que no ge­ne­ra fo­to­sen­si­bi­li­dad.

Pa­ra lo­grar me­jo­res re­sul­ta­dos, se pue­de com­ple­tar el tra­ta­mien­to me­dian­te la bio­es­ti­mu­la­ción que ge­ne­ra Ra­dies­se, la hi­dro­xia­pa­ti­ta de calcio, un pro­duc­to bio­de­gra­da­ble y bio­com­pa­ti­ble. “Es ex­ce­len­te pa­ra re­lle­nar im­per­fec­cio­nes en glú­teos o pier­nas. Asi­mis­mo, lo uti­li­za­mos en el mo­do de bio­es­ti­mu­la­ción pa­ra dar ten­sión a los bra­zos y las ro­di­llas, com­bi­na­do con Ult­he­rapy lo­gra re­sul­ta­dos asom­bro­sos”, sub­ra­ya la Dra. Da­to. “Es ideal pa­ra tra­tar flac­ci­dez, ce­lu­li­tis, arru­gas, es­trías y ci­ca­tri­ces.

Las áreas de ma­yor im­pac­to son el ab­do­men, los bra­zos, el cue­llo, es­co­te, ros­tro y glú­teos. Es ex­ce­len­te pa­ra re­cu­pe­rar la piel ab­do­mi­nal post em­ba­ra­zo, lue­go de ha­ber cul­mi­na­do el pe­río­do de lac­tan­cia”, afir­ma la Dra. Julieta Spa­da, es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía Es­té­ti­ca, Clí­ni­ca y Qui­rúr­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía. > Hi­los ten­so­res cor­po­ra­les. Es­ti­mu­lan el co­lá­geno y la elas­ti­na: Los hi­los ten­so­res PDO son un tra­ta­mien­to mé­di­co es­té­ti­co que me­jo­ra la fir­me­za de la piel en un pro­ce­di­mien­to am­bu­la­to­rio y sin ci­ru­gía.

“Sus efec­tos son: una piel más elás­ti­ca, me­nos flác­ci­da y más to­ni­fi­ca­da. Com­ba­ten la fla­ci­dez en la ca­ra in­ter­na de los mus­los y de los bra­zos”, afir­ma la doc­to­ra Sil­va­na Ál­va­rez, mé­di­ca UBA, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca. Los hi­los PDO (po­li­dio­xa­no­na) son fi­la­men­tos reab­sor­bi­bles y to­tal­men­te bio­com­pa­ti­bles que, im­plan­ta­dos a ni­vel de la der­mis en bra­zos y mus­los, pro­du­cen dos efec­tos: a cor­to pla­zo, ten­san los te­ji­dos cir­cun­dan­tes, y a lar­go pla­zo, es­ti­mu­la la sín­te­sis de co­lá­geno y elas­ti­na, fi­bras res­pon­sa­bles de la fir­me­za de la piel ¿Có­mo se im­plan­tan?

El pro­ce­di­mien­to de im­plan­ta­ción de los hi­los ten­so­res PDO tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de en­tre 30 y 60 mi­nu­tos. Se rea­li­za de for­ma am­bu­la­to­ria, en una so­la se­sión y con anes­te­sia lo­cal.

Los hi­los se im­plan­tan en la der­mis pro­fun­da a tra­vés de agu­jas es­pe­cia­les de pe­que­ño ca­li­bre. Se co­lo­can en for­ma de red o ma­lla ba­jo la piel. El nú­me­ro de hi­los im­plan­ta­dos va­ría se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te, aun­que por lo ge­ne­ral sue­len apli­car­se en­tre 100 y 120 hi­los en la ca­ra in­ter­na de mus­los y bra­zos. Una vez im­plan­ta­dos los hi­los, el pa­cien­te pue­de re­to­mar su ac­ti­vi­dad nor­mal in­me­dia­ta­men­te, pe­ro de­be­rá evi­tar los ma­sa­jes en la zo­na tra­ta­da por una se­ma­na.

Los re­sul­ta­dos vi­si­bles de los hi­los ten­so­res con­tra la fla­ci­dez son in­me­dia­tos y al­can­zan su ma­yor efec­ti­vi­dad a los 2 me­ses. Tie­nen una du­ra­ción apro­xi­ma­da de en­tre 1 y 2 años. > Ra­dio­fre­cuen­cia cor­po­ral. Pa­ra re­du­cir el vo­lu­men: Ac­túa pro­fun­da­men­te so­bre la piel sin da­ñar­la me­dian­te la ac­ción de ca­lor, que se apli­ca so­bre la piel. Se es­ti­mu­la por un la­do la pro­li­fe­ra­ción de los fi­bro­blas­tos (pa­ra que pro­duz­can más fi­bras de co­lá­geno) y por otro un efec­to “lif­ting” in­me­dia­to que se da por con­trac­ción de las fi­bras de co­lá­geno. Las me­jo­ras con­ti­núan a lo lar­go del tiem­po, la piel se sen­ti­rá más sua­ve, fir­me y elás­ti­ca. Es in­do­lo­ro. Fi­nal­men­te, la doc­to­ra Sil­va­na Al­va­rez, ex­pli­ca: “No hay una fór­mu­la úni­ca ni má­gi­ca pa­ra te­ner una piel sa­lu­da­ble. Es im­por­tan­te brin­dar­le cui­da­dos y tra­ta­mien­tos en for­ma con­ti­nua, ya sean do­mi­ci­lia­rios o en ga­bi­ne­te. Eso es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre una per­so­na que cui­dó su piel y la que no la cui­dó, te­nien­do la mis­ma edad.”

LOS TRA­TA­MIEN­TOS NO IN­VA­SI­VOS SÓ­LO DE­MAN­DAN EN­TRE 30 Y 60 MI­NU­TOS Y SON DEAMBULATORIOS.

BTL Exi­lis Eli­te re­de­fi­ne con­tor­nos.

BTL Van­quish me, re­du­ce has­ta 4 cm y no to­ca la piel. Ac­túa con ca­lor y no es na­da mo­les­to.

El grá­fi­co mues­tra al­gu­nas de las zo­nas que me­jo­ran con hi­los ten­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.