“El cuer­po es el me­jor equi­po que te­ne­mos”

ATLE­TA OLÍM­PI­CA, EN­TRE­NA­DO­RA Y EM­BA­JA­DO­RA MUN­DIAL PA­RA UN ES­TI­LO DE VI­DA SA­LU­DA­BLE, ASE­GU­RA QUE HAY MU­CHAS MA­NE­RAS DE IN­TER­PRE­TAR LA BE­LLE­ZA Y QUE PO­DE­MOS MAN­TE­NER UNA HER­MO­SA SI­LUE­TA SIN PO­NER EN RIES­GO EL BIE­NES­TAR DE NUES­TRO FÍ­SI­CO.

Luz - - BELLEZA - >>

Al ver­la por pri­me­ra vez re­sul­ta di­fí­cil creer que es ma­má de cua­tro hi­jos, tres de los cua­les son tri­lli­zos. Tie­ne una son­ri­sa di­bu­ja­da en el ros­tro y su cuer­po se mue­ve en to­tal ar­mo­nía, ade­más de os­ten­tar una cin­tu­ra pri­vi­le­gia­da y una mus­cu­la­tu­ra ab­so­lu­ta­men­te to­ni­fi­ca­da. El comentario obli­ga­do es: ¿Quién pu­die­ra es­tar así? Ella des­mi­ti­fi­ca la idea del cuer­po per­fec­to y, por el con­tra­rio, trans­mi­te otro con­cep­to. “Lo más im­por­tan­te pa­ra una mu­jer es amar su cuer­po, sen­tir­se se­gu­ra con él. La be­lle­za vie­ne de di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños pe­ro lo más be­llo es es­tar sa­na”, acla­ra con con­vic­ción.

Sa­mant­ha Clay­ton re­pre­sen­tó a su país, Gran Bre­ta­ña, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Syd­ney 2000, co­mo co­rre­do­ra en los 200 me­tros y en las prue­bas de re­le­vos 4x100 m. En ese mo­men­to te­nía 21 años, pe­ro ya a los 14 ha­bía co­men­za­do a co­rrer en pis­ta cuan­do en­tró al equi­po bri­tá­ni­co. “Des­pués de lo­grar el sue­ño de lle­gar a Sid­ney, no sa­bía que ha­cer. Me di cuen­ta que si el de­por­te y la gim­na­sia me ha­cían fe­liz, po­día ser una bue­na ma­ne­ra de ayu­dar a la gen­te, en­ton­ces, a par­tir del 2001, me con­ver­tí en per­so­nal trai­ner”, afir­ma.

Po­co tiem­po des­pués se ca­só y for­mó una fa­mi­lia. Tu­vo a su pri­mer hi­jo y nun­ca de­jó de en­tre­nar. El ejer­ci­cio fue su es­ca­pe. Sa­lir a co­rrer la con­ver­tía en una ma­má más fe­liz, en una mu­jer com­ple­ta. “Es mi pa­sión. Nun­ca qui­se ser la co­rre­do­ra más rá­pi­da, só­lo que­ría dis­fru­tar­lo”, ex­pli­ca apa­sio­na­da, y con­ti­núa el re­la­to: “Du­ran­te mi pri­mer em­ba­ra­zo se­guí ha­cien­do ejer­ci­cio, co­rría, en­tre­na­ba, en­se­ña­ba, yo me sen­tía bien y el mé­di­co me au­to­ri­za­ba. Así que des­pués del na­ci­mien­to la re­cu­pe­ra­ción fue rá­pi­da, pe­ro con los tri­lli­zos tu­ve que ha­cer re­po­so des­de la se­ma­na quin­ce. Me po­día le­van­tar una ho­ra por día y só­lo me per­mi­tían ha­cer ejer­ci­cios en el agua por­que son de ba­jo im­pac­to. Ade­más, al ser un em­ba­ra­zo múl­ti­ple, tu­ve que au­men­tar la in­ges­ta de ca­lo­rías, es de­cir que es­ta­ba en la ca­ma y co­mía. Es­ta vez, me lle­vó ca­si 18 me­ses vol­ver a te­ner el cuer­po de an­tes y lo lo­gré con­cen­trán­do­me en la nutrición y en los ejer­ci­cios”.

Re­cuer­da que des­pués de que na­cie­ron los tri­lli­zos se veía en el es­pe­jo y llo­ra­ba, pre­gun­tán­do­se “qué le ha­bía pa­sa­do a su cuer­po”. Has­ta que un día mi­ró a sus her­mo­sos be­bés y pen­só que uni­ca­men­te de­bía to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra vol­ver a ver­se bien. “No es fá­cil pe­ro es­toy con­ven­ci­da de que las mu­je­res no de­be­ría­mos preo­cu­par­nos de có­mo lu­ci­mos des­pués de te­ner un hi­jo, hay que po­ner el fo­co en có­mo nos sen­ti­mos in­ter­na­men­te. Las ce­le­bri­ties, que son ta­pa en las re­vis­tas un mes des­pués de te­ner a sus hi­jos, se­gu­ra­men­te es­tán pho­tos­ho­pea­das y eso no es­tá bueno”, ase­gu­ra con un gui­ño jo­co­so.

Cuan­do se tra­ta de cuidar el cuer­po, Sa­mant­ha es muy es­tric­ta. “Lo ideal es una com­bi­na­ción de ejer­ci­cios con re­sis­ten­cia y entrenamiento car­dio­vas­cu­lar pa­ra ac­ti­var

la cir­cu­la­ción del co­ra­zón. Ca­mi­nar y co­rrer son dos de los me­jo­res, por un la­do es la for­ma más na­tu­ral de que­mar ca­lo­rías y, lo más im­por­tan­te, ayu­da a ba­jar el estrés”.

Co­mo ex­per­ta en entrenamiento pa­ra principiantes, ella re­co­mien­da em­pe­zar de a po­qui­to pa­ra crear con­fian­za y se­gu­ri­dad. La cla­ve es ir gra­duan­do la in­ten­si­dad pa­ra no aban­do­nar la ru­ti­na. “A mu­cha gen­te le gus­ta los en­tre­na­mien­tos de al­ta in­ten­si­dad (del ti­po Cros­sfit) por­que en po­co tiem­po pue­den ver re­sul­ta­dos im­por­tan­tes. Mi con­se­jo es en­con­trar el equi­li­brio y de­jar que las ar­ti­cu­la­cio­nes des­can­sen ha­cien­do dos o tres ve­ces por se­ma­na el más in­ten­so y los de­más días, una ru­ti­na mo­de­ra­da. Tam­bién en ca­sa po­de­mos lo­grar­lo sin de­ma­sia­dos ele­men­tos, bas­ta con una col­cho­ne­ta de yo­ga, al­gu­nas man­cuer­nas y una ban­da elás­ti­ca. El cuer­po es el me­jor equi­po que te­ne­mos”, ase­ve­ra.

To­das sa­be­mos que con el co­rrer de los años, a las mu­je­res nos preo­cu­pa la flac­ci­dez y una ma­ne­ra de com­ba­tir­la es man­te­nien­do el tono mus­cu­lar. “Si nos man­te­ne­mos ac­ti­vas po­dre­mos es­tar to­ni­fi­ca­das, te­ner la piel más es­ti­ra­da y ver­nos mu­cho me­jor”, ase­gu­ra y con­ti­núa la idea: “Ca­da vez más gen­te en­tien­de los be­ne­fi­cios, y es­te mo­vi­mien­to ac­ti­vo es­tá cre­cien­do en to­do el mun­do. Ya na­die pien­sa que es bueno que­dar­se sen­ta­do to­do el día, lo im­por­tan­te es mo­ti­var a las per­so­nas pa­ra que lle­ven un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble”.

Sa­mant­ha Clay­ton es en­tre­na­do­ra per­so­nal y gru­pal de la Ame­ri­can Fit­ness and Ae­ro­bic Aso­cia­tion y la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Cien­cias del De­por­te. Ade­más se desem­pe­ña co­mo Di­rec­to­ra Se­nior de Edu­ca­ción Fí­si­ca Mun­dial y Vi­ce­pre­si­den­ta de Ren­di­mien­to De­por­ti­vo y Edu­ca­ción Fí­si­ca Mun­dial de Her­ba­li­fe Nu­tri­tion.

Di­ce ha­ber via­ja­do por más de 64 paí­ses con una gran mi­sión: “Soy em­ba­ja­do­ra mun­dial pa­ra un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y es­pe­ro po­der apor­tar mi gra­ni­to de are­na pa­ra que ca­da vez más go­bier­nos y más per­so­nas to­men con­cien­cia de que la ver­da­de­ra be­lle­za es­tá en te­ner un cuer­po y una men­te sa­nos”.

“SI HA­CE­MOS EJER­CI­CIO DIA­RIA­MEN­TE ES­TA­RE­MOS USAN­DO LAS AR­TI­CU­LA­CIO­NES, PRO­CU­RAN­DO UNA ME­JOR POS­TU­RA Y AC­TI­VAN­DO LA CIR­CU­LA­CIÓN, LO QUE BE­NE­FI­CIA AL CE­RE­BRO”.

FO­TOS: JO­SÉ TOLOMEI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.