“LA EDUCACIÓN SEXUAL ES UN DERECHO DE NUESTROS CHICOS”,

Ase­gu­ra la mi­nis­tra de Educación e In­no­va­ción de CABA, So­le­dad Acu­ña, en en­tre­vis­ta con Luz.

Luz - - SUMARIO - >>

Que la educación ne­ce­si­ta cam­bios acor­des a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, na­die lo du­da. Y que en ese con­tex­to, ha­blar so­bre se­xua­li­dad en las au­las de­je de ser un ta­bú, es fun­da­men­tal.

Aun­que des­de hace 12 años existe –y se vie­ne cum­plien­do– una Ley na­cio­nal que po­ne en prác­ti­ca la Educación Sexual Integral o ESI, re­cién es­te año to­mó ma­yor im­pul­so por par­te de las au­to­ri­da­des. Des­de la Ciudad se tu­vo en cuen­ta

el re­sul­ta­do de una en­cues­ta rea­li­za­da a prin­ci­pios de año en­tre más de 44.000 alumnos que en un 90 por cien­to opi­nó que ha­bía re­ci­bi­do clases so­bre el te­ma pe­ro que ha­bía que me­jo­rar los contenidos.

“Vi­mos que hay una di­fe­ren­cia de ex­pec­ta­ti­va en­tre lo que los chicos quie­ren apren­der y lo que se les es­tá dan­do. Nue­ve de ca­da diez di­je­ron que ha­bían re­ci­bi­do los contenidos, pe­ro no lo­gra­ban vin­cu­lar­los con la ESI”, sin­ten­ti­za So­le­dad Acu­ña, mi­nis­tra de Educación e In­no­va­ción del Gobierno de la Ciudad. “Y la for­ma en que los re­ci­bían tam­po­co era la más ade­cua­da. Hoy, se dan clases ma­gis­tra­les, y se tra­ba­ja en va­rias asig­na­tu­ras. Pe­ro los chicos pre­fie­ren vi­deos, ra­dios abier­tas, es­pa­cios de re­fle­xión”, agre­ga.

Por eso, a me­dia­dos de es­te año las au­to­ri­da­des con­vo­ca­ron a un co­mi­té de ex­per­tos, pre­si­di­do por la fi­ló­so­fa Dia­na Maf­fía y, en con­jun­to con au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Educación y Sa­lud, ela­bo­ra­ron un do­cu­men­to con pro­pues­tas con­cre­tas y re­co­men­da­cio­nes pa­ra uni­fi­car y ar­ti­cu­lar me­jor esos contenidos.

“Des­de el Gobierno nos com­pro­me­ti­mos a apli­car es­tas su­ge­ren­cias. La Ley es muy am­plia, am­bi­cio­sa y res­pe­tuo­sa, y uno de los pun­tos que re­mar­ca es la el­mi­na­ción de los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Pa­ra eso, te­ne­mos que tra­ba­jar con maes­tros y maes­tras que fue­ron, co­mo no­so­tras, edu­ca­das en esos es­te­reo­ti­pos. No es sim­ple, no só­lo tie­ne que ver con contenidos, sino tam­bién con te­mas pro­fun­dos, co­mo la ob­je­ción de de­re­chos, va­lo­res, pen­sa­mien­tos...”.

A FAVOR Y EN CONTRAER

Las vo­ces de­trac­to­ras no tar­da­ron en ha­cer­se es­cu­char y fun­da­men­tal­men­te la Igle­sia ca­tó­li­ca y gru­pos de padres afi­nes se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de los contenidos de la ESI y de su im­ple­men­ta­ción.

Al res­pec­to, la mi­nis­tra sos­tie­ne que lo que fa­lló, co­mo pa­sa con mu­chos te­mas que com­pro­me­ten va­lo­res, fue la co­mu­ni­ca­ción. “Hu­bo pos­tu­ras que se po­nen en los ex­tre­mos. Por eso, nos es­ta­mos reunien­do con di­rec­to­res de las es­cue­las pri­va­das pa­ra tra­tar cómo se va a se­guir im­plen­tan­do la ESI. Cuan­do uno va a lo con­cre­to, y se ve lo que se es­tá tra­tan­do en las es­cue­las, no tie­ne na­da que ver con lo que se di­ce en los pan­fle­tos o se gri­ta en la ca­lle en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra­rias”, di­ce la fun­cio­na­ria.

¿An­te al­gu­na du­da, los padres pue­den ave­ri­guar en las es­cue­las qué contenidos van a apren­der sus hi­jos? “Por su­pues­to. Ca­da es­cue­la tie­ne su pro­yec­to edu­ca­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal, en el que de­be es­tar in­clui­da la ESI, que es una ley y es obligación darla. No puede pa­sar que un padre di­ga ´no quie­ro que mi hijo reciba estos contenidos´ por­que sería lo mismo que dijera que no quiere que reciba clases de matemática o de his­to­ria”, des­pe­ja du­das la mi­nis­tra.

En ver­dad, el plan­teo es cla­ro: chicos y chi­cas tienen derecho a re­ci­bir in­for­ma­ción pre­ci­sa y ade-

“LA ESI ES UNA LEY Y ES OBLIGACIÓN DARLA. UN PADRE NO PUEDE DECIR QUE NO QUIERE QUE SU HIJO RECIBA ESTOS CONTENIDOS POR­QUE SERÍA LO MISMO QUE DIJERA QUE NO QUIERE QUE RECIBA CLASES DE MATEMÁTICA O DE HIS­TO­RIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.