EN­TRE­VIS­TA A RICH MOO­RE,

El di­rec­tor de los pri­me­ros Sim­pson y Fu­tu­ra­ma; Zoo­to­pia; Ralfh, el de­mo­le­dor, y Wi­fi Ralph.

Luz - - SUMARIO - RICH MOO­RE STEINMANN. -PABLO

Su nom­bre ha­ce ra­to que es­tá en lo más al­to de la in­dus­tria ani­ma­da de Holly­wood, no só­lo por­que el año pa­sa­do se al­zó con un co­di­cia­do pre­mio Os­car (por Zoo­to­pia) sino por­que per­te­ne­ce al gru­po que trans­for­mó el ma­pa de los clá­si­cos “di­bu­ji­tos” pa­ra chi­cos –y no tan chi­cos– pa­ra siem­pre. Jun­to a Matt Groe­ning cra­neó y di­ri­gió va­rios de los pri­me­ros epi­so­dios de Los Sim­pson (has­ta la tem­po­ra­da cin­co) y tam­bién Fu­tu­ra­ma. Asi­mis­mo, par­ti­ci­pó en se­ries co­mo The Cri­tic y Drawn to­get­her (de Co­medy Cen­tral), to­das con un es­ti­lo tan ori­gi­nal co­mo irre­ve­ren­te. El pró­xi­mo 3 de enero es­tre­na su nue­va obra: Wi­fi Ralph, la

DI­REC­TOR DE LOS PRI­ME­ROS SIM­PSON Y FU­TU­RA­MA, SE MUDÓ A DIS­NEY PA­RA CREAR ZOO­TO­PIA (CON LA QUE GA­NÓ UN OS­CAR) Y LUE­GO RALPH EL DE­MO­LE­DOR, PER­SO­NA­JE QUE AHO­RA VUEL­VE CON SU SE­GUN­DA PE­LÍ­CU­LA. EN PA­SO FU­GAZ POR BUE­NOS AI­RES, HA­BLA­MOS CON ÉL SO­BRE SU PAR­TI­CU­LAR ES­TI­LO, SU HU­MOR Y SU SOR­PREN­DEN­TE IRREVERENCIA.

se­cue­la de Ralph El De­mo­le­dor, per­so­na­je que de a po­co es­tá mar­can­do su pro­pio ca­mino en el ca­da vez más ex­pan­si­vo uni­ver­so Dis­ney.

-¿Des­de el va­mos su­pis­te que Ralph ten­dría su se­cue­la?

-No, en el mo­men­to de ha­cer la pri­me­ra ni si­quie­ra se nos cru­zó por la ca­be­za esa idea. Re­cién un año des­pués de su es­treno em­pe­za­mos a pen­sar en esa po­si­bi­li­dad, prin­ci­pal­men­te por­que co­men­cé a ex­tra­ñar mu­cho a los per­so­na­jes. Al tiem­po me jun­té con mi co­di­rec­tor (Phil Johns­ton) y lo pri­me­ro que le di­je fue: “OK, ha­gá­mos­la pe­ro pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos una bue­na his­to­ria, la ra­zón no pue­de ser úni­ca­men­te mi anhelo de vol­ver a ver­los”.

-¿Y cos­tó mu­cho en­con­trar esa his­to­ria?

-Sí. Lo úni­co que te­nía cla­ro era que no de­bía­mos ir por la nos­tal­gia, la pri­me­ra pe­lí­cu­la ya ha­bía ago­ta­do eso. La idea de In­ter­net me pa­re­ció en ese sen­ti­do un ex­ce­len­te pun­ta­pié pe­ro en­con­trar la his­to­ria prin­ci­pal fue más di­fí­cil aún. Tras dar­le mil vuel­tas, fi­nal­men­te des­cu­bri­mos que la pe­lí­cu­la de­bía ser so­bre la amis­tad en­tre Ralph y Va­ne­llo­pe, ha­bía mu­chí­si­mo pa­ra tra­tar allí.

-Una de las co­sas que más sorprende de Wi­fi Ralph es la can­ti­dad de re­fe­ren­cias y gui­ños a pe­lí­cu­las de to­dos los tiem­pos. Se no­ta que hay un ver­da­de­ro ci­né­fi­lo de­trás de ella…

-Gra­cias por lo de ci­né­fi­lo, efec­ti­va­men­te es así… (son­ríe). Por otro la­do, ese mun­do de re­fe­ren­cias tie­ne que ver con lo que bus­cá­ba­mos ge­ne­rar, que­ría­mos que la pe­lí­cu­la re­fle­ja­ra lo que sig­ni­fi­ca es­tar en In­ter­net, esa sen­sa­ción de in­for­ma­ción cons­tan­te, que via­ja a to­da ve­lo­ci­dad y en la que cual­quier te­ma es­tá a un click de dis­tan­cia… Fue un apor­te su­til y me ale­gra que se per­ci­ba.

-Re­la­cio­na­do a eso, la pro­pia his­to­ria pre­sen­ta mu­chas ca­pas di­fe­ren­tes, no es li­neal en nin­gún as­pec­to. ¿En al­gún mo­men­to pen­sa­ron: “es­to ya no es pa­ra un pú­bli­co in­fan­til”?

-Es cu­rio­so que lo men­cio­nes ya que a la mi­tad del tra­ba­jo (de tres años y me­dio en to­tal) nos pa­ra­mos y nos di­ji­mos: “¿có­mo ha­ce­mos pa­ra de­te­ner es­te mun­do de re­fe­ren­cias y uni­ver­sos tan vas­tos?”. Y ahí nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos que que­dar­nos con Ralph y Va­ne­llo­pe, con sus sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Esa pau­ta nos dio el ba­lan­ce y equi­li­brio jus­to, el po­der de­cir: “ok, ten­ga­mos to­das es­tas bro­mas lo­cas, pe­ro no nos ale­je­mos de­ma­sia­do del co­ra­zón de la his­to­ria, de la emo­ción”.

-¿Creés que hay al­go del es­pí­ri­tu de Los Sim­pson y Fu­tu­ra­ma en la pe­lí­cu­la?

-Sí, mu­cho. Es que ese re­gis­tro es bá­si­ca­men­te lo me gus­ta ha­cer, por ahí va mi sen­si­bi­li­dad. Fui muy afor­tu­na­do de tra­ba­jar en esos dos pro­yec­tos por­que pre­ci­sa­men­te me en­con­tré con gen­te co­mo Matt Groe­ning, con la que com­par­tía esa mis­ma sen­si­bi­li­dad. Real­men­te nos en­ten­día­mos en­tre to­dos. Esos shows son la de­mos­tra­ción de lo que pa­ra mí pue­de ser una gran se­rie ani­ma­da: in­te­li­gen­te, ocurrente y cier­ta­men­te com­ple­ja a la vez. O que al me­nos pue­da ha­blar de te­mas com­ple­jos.

-La es­ce­na de las prin­ce­sas (ver re­cua­dro) qui­zá sea la más áci­da de to­das… ¿Tu­vie­ron du­das de in­cluir­la? Di­go, no de­ja de ser una pe­lí­cu­la de Dis­ney…

-Cuan­do hi­ci­mos el pri­mer bos­que­jo de la es­ce­na la vi dos ve­ces se­gui­das y me di­je: “Sí, qui­zá nos ex­tra­li­mi­ta­mos”. Pe­ro en el fon­do de mi co­ra­zón tam­bién sen­tía que es­ta­ba bien, que era una opor­tu­ni­dad ca­si úni­ca pa­ra ha­blar de un te­ma tan ac­tual co­mo la de­cons­truc­ción de las prin­ce­sas y los cuen­tos de ha­das. Nos gus­ta­ba tan­to la es­ce­na que es­tá­ba­mos dis­pues­tos a de­fen­der­la a ca­pa y es­pa­da. Pe­ro lo cu­rio­so fue que ape­nas se la mos­tra­mos a los eje­cu­ti­vos de Dis­ney su reac­ción fue to­tal­men­te po­si­ti­va. “To­do el mun­do ha­ce chis­tes so­bre Dis­ney y es­tos te­mas, por qué no­so­tros no va­mos a po­der ha­cer­lo?”, nos di­je­ron. Y nos die­ron luz ver­de.

-“Fan­ta­sía” es una de las pa­la­bras cla­ves de cual­quier pro­yec­to ani­ma­do. ¿Có­mo se lo­gra lle­gar a ella, hay al­gún “se­cre­to” al res­pec­to?

-(Pien­sa) No sé si exis­te tal co­sa… Lo úni­co que pue­do de­cir­te es que ven­go vien­do pe­lí­cu­las y se­ries ani­ma­das des­de que ten­go 4 años. Y nun­ca pa­ré, siem­pre fue un uni­ver­so que me fas­ci­nó y cau­ti­vó, in­clu­so de gran­de. Vi real­men­te de to­do. Lo que fue­ra ani­ma­do, ahí es­ta­ba yo. Así que qui­zá el úni­co se­cre­to que ten­go pa­ra dar es que lo me­jor no es bus­car la fan­ta­sía sino vi­vir en ella, amar­la y ex­pe­ri­men­tar­la en el sen­ti­do más am­plio po­si­ble. Y así en­ca­ro mi tra­ba­jo, cuan­do una idea me ha­ce sen­tir es­ca­lo­fríos en el cuer­po, cuan­do se me po­ne la piel de ga­lli­na y al­go aden­tro mío se mue­ve, re­cién ahí me di­go: “es por acá”.

“LOS SIM­PSON Y FU­TU­RA­MA COMPARTÍAN POR COM­PLE­TO MI IDEA DE LO QUE PUE­DE SER UNA GRAN SE­RIE ANI­MA­DA: IN­TE­LI­GEN­TE, OCURRENTE Y CIER­TA­MEN­TE COM­PLE­JA A LA VEZ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.