MI­GUEL HE­RRÁN. NUE­VO GA­LÁN.

IN­TER­PRE­TÓ A RÍO EN LA CA­SA DE PA­PEL Y RE­GRE­SÓ HA­CE PO­CO A LAS PAN­TA­LLAS CON OTRA EXI­TO­SA SE­RIE ES­PA­ÑO­LA: ÉLI­TE, DE NETFLIX. EN EL SET DE FIL­MA­CIÓN DE ESA FIC­CIÓN JU­VE­NIL EN MADRID NOS HA­BLÓ DE SU RE­PEN­TI­NA FA­MA Y RE­VE­LÓ POR QUÉ DE CHI­CO ERA UNO DE LOS ES

Luz - - SUMARIO - -FER­NAN­DO GOMEZ DOSSENA (DES­DE MADRID).

El ac­tor es­pa­ñol de La ca­sa de Pa­pel y de Éli­te, las se­ries de Netflix, con­fie­sa que de chi­co era “un ca­brón que ha­cía bull­ying”.

Eran las dos de la ma­ña­na y Mi­guel, con sus ado­le­cen­tes 17 años, ca­mi­na­ba por las calles de Madrid con un gru­po de ami­gos. De gol­pe al­guien los in­te­rrum­pió: era el di­rec­tor de ci­ne Daniel Guz­mán (en ese mo­men­to tra­ba­ja­ba co­mo ac­tor en el pro­gra­ma Aquí no hay quien vi­va), que es­ta­ba bus­can­do ac­to­res jó­ve­nes pa­ra su nue­vo fil­me, A cam­bio de na­da. “Al otro día te­nía una prue­ba en la es­cue­la, así que le de­jé mi nú­me­ro de te­lé­fono sin con­fiar de­ma­sia­do. En me­nos de una se­ma­na re­ci­bí el lla­ma­do pa­ra pre­sen­tar­me en una au­di­ción. Tu­ve que me­mo­ri­zar un texto de cua­tro pá­gi­nas. Al de­cir­lo me sa­lió mal y me enojé mu­cho”, cuen­ta y agre­ga: “Me que­ría mo­rir, pe­ro el di­rec­tor jus­to me di­jo que es­ta­ban bus­can­do un chi­co así, co­mo fue­ra de con­trol, en­ton­ces con­se­guí el per­so­na­je. Me en­ce­rré en mi ca­sa y es­tu­dié co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho en mi vi­da, tan­to pa­ra ter­mi­nar la es­cue­la co­mo pa­ra sa­ber­me los guio­nes de pun­ta a pun­ta”. Por es­ta pe­lí­cu­la, el jo­ven na­ci­do en Má­la­ga se lle­vó el pre­mio Go­ya al Me­jor Ac­tor Re­ve­la­ción y des­de ese en­ton­ces su ca­rre­ra no tu­vo res­pi­ro.

“La ac­tua­ción nun­ca me ha­bía lla­ma­do la

aten­ción, es más, en los ac­tos de la es­cue­la siem­pre ele­gía hacer de pie­dra o ár­bol pa­ra pa­sar inad­ver­ti­do”, re­cuer­da hoy el ac­tor que in­ter­pre­tó a Río en La ca­sa de pa­pel (es­tá con­fir­ma­do co­mo par­te del elen­co de la se­gun­da tem­po­ra­da) y que se pu­so tam­bién en la piel de Ch­ris­tian Va­re­la pa­ra Éli­te, la nueva se­rie ju­ve­nil es­pa­ño­la de Netflix. Su per­so­na­je es un chi­co de cla­se ba­ja que en­tra a la es­cue­la top Las Encinas a tra­vés de una be­ca, ya que el co­le­gio al que con­cu­rría su­fre un te­rri­ble in­cen­dio. “Soy el po­bre por ex­ce­len­cia, un cha­val de ba­rrio, un bus­ca­vi­da que in­ten­ta per­te­ne­cer al mun­do de la cla­se al­ta sin de­ma­sia­dos pru­ri­tos, y no su­fre pa­ra na­da ser di­fe­ren­te y des­fa­cha­ta­do”, cuen­ta sen­ta­do en uno de los pu­pi­tres de la es­ce­no­gra­fía de la se­rie en las afue­ras de Madrid. “Me en­can­tó re­tor­nar a la es­cue­la aun­que sea co­mo ac­tor. Ade­más, fue só­lo dis­fru­te, por­que no ha­bía pre­sión de los padres ni de los pro­fe­so­res ni ca­li­fi­ca­cio­nes de por me­dio”, apun­ta quien se re­co­no­ce co­mo un exa­do­les­cen­te bas­tan­te pro­ble­má­ti­co.

“Fui un ver­da­de­ro ca­brón, hoy me apia­do de mi ma­dre y de mis maes­tros. Era de los que ha­cía bull­ying y no me da­ba cuen­ta. Cuan­do co­men­cé a leer los guio­nes de la se­rie me re­co­no­cí por las agre­sio­nes que re­ci­bía mi per­so­na­je. Fui el tí­pi­co es­tu­dian­te que mo­les­ta­ba al chi­co ne­gro, al mo­ro o que le de­cía al ma­rro­quí ‘ti­ra bom­bas’. Cuan­do sos chi­co te pa­re­ce una ton­te­ría, pe­ro no lo es. En ab­so­lu­to. Se su­fre mu­chí­si­mo por ese ti­po de ata­ques. Me arre­pien­to tan­to de to­do lo que hi­ce…”, afir­ma a la par que ce­le­bra tra­tar en la se­rie es­tos te­mas y tam­bién el ra­cis­mo y el aco­so fí­si­co. “Son pro­ble­má­ti­cas que te­nían que ser to­ca­das se­ria­men­te en la te­le­vi­sión y en una se­rie pa­ra ado­les­cen­tes. Y en­ci­ma, en un producto que se ve en más de 190 paí­ses... Ca­da vez que se la cá­ma­ra pien­so en que me es­ta­rá vien­do mu­chí­si­ma más gen­te de lo que ja­más ima­gi­né en mi vi­da”, aña­de.

Sin em­bar­go, de re­co­no­ci­mien­to ya co­no­ce bas­tan­te ya que el año pa­sa­do se mos­tró al mun­do en la exi­to­sa se­rie es­pa­ño­la La ca­sa de pa­pel. Ese fe­nó­meno lo si­gue cau­ti­van­do y al día de hoy no pue­de en­ten­der có­mo el pú­bli­co se le acer­ca y le ha­bla tan­to de Río (su per­so­na­je) co­mo de su ro­man­ce de fic­ción con To­kio (Úr­su­la Cor­be­ró). En Éli­te vol­vió a com­par­tir set con dos “com­pa­ñe­ros y gran­des ami­gos”: Ma­ría Pe­dra­za y Jai­me Lo­ren­te, con los que es­tá uni­do tam­bién por esa inima­gi­na­ble fa­ma mun­dial y re­pen­ti­na.

“Yo cam­bié por­que la gen­te que me vie­ne a ha­blar me hi­zo cam­biar, a ve­ces me tra­tan co­mo una es­tre­lla y no en­tien­do por qué. Pe­ro lo cier­to es que si­go sien­do el mis­mo cha­val que des­de los cua­tro años ama las mo­tos (tie­ne cin­co mo­de­los en su ca­sa) y que se mue­ve con su pe­rro por to­dos la­dos”, re­ve­la el ac­tor que es­te año par­ti­ci­pó de dos pe­lí­cu­las es­pa­ño­las: Tiem­po des­pués y Ale­gría, tris­te­za. A pe­sar de que lo vin­cu­la­ron con al­gu­nas ac­tri­ces es­pa­ño­las, es­pe­cial­men­te con Úr­su­la Cor­be­ró (la no­via del “Chino” Da­rín), Mi­guel ase­gu­ra que por el mo­men­to su úni­ca com­pa­ñe­ra de vi­da es su mas­co­ta Co­ye, gran pro­ta­go­nis­ta de sus re­des so­cia­les.

“FUI EL TÍ­PI­CO ES­TU­DIAN­TE QUE MO­LES­TA­BA AL CHI­CO NE­GRO, AL MO­RO O QUE LE DE­CÍA ‘TI­RA BOM­BAS’ AL MA­RRO­QUÍ. CUAN­DO SOS CHI­CO TE PA­RE­CE UNA TON­TE­RÍA, PE­RO NO LO ES, EN AB­SO­LU­TO”.

FOTOS: GENTILEZA NETFLIX.

En Éli­te con­for­ma un trío amo­ro­so con el per­so­na­je de Es­ter Ex­pó­si­to. Arri­ba, co­mo Río en la se­rie La ca­sa de pa­pel, en la que se enamo­ra­ba de To­kio (Úr­su­la Cor­be­ró). Al la­do, en Éli­te, la fic­ción ju­ve­nil de Netflix. En 2016, Mi­guel re­ci­bió el pre­mio Go­ya a Me­jor Ac­tor Re­ve­la­ción (der.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.