EX­TRA­ÑA pla­ya de Ba­sal­to

Una in­creí­ble for­ma­ción ro­co­sa en Ir­lan­da lle­va a los tu­ris­tas a com­pro­bar si es ver­da­de­ra o una no­ti­cia fal­sa de las re­des. Al ver­la, si­gue sien­do tan má­gi­ca que to­dos creen más en una le­yen­da de gi­gan­tes que en la ver­sión cien­tí­fi­ca de su ori­gen.

Mia - - Sumario -

La Cal­za­da de los Gi­gan­tes es una sin­gu­la­ri­dad geo­ló­gi­ca y la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble del via­je por la cos­ta orien­tal del con­da­do de An­trim, el en­cla­ve na­tu­ral más vi­si­ta­do en Ir­lan­da del Nor­te, de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, en 1986. Es­tá for­ma­da por cer­ca de 40.000

co­lum­nas de ba­sal­to, la ma­yo­ría he­xa­go­na­les, que des­cien­den es­ca­lo­na­da­men­te has­ta el mar. Se­gún la le­yen­da, sur­gió de la lu­cha en­tre dos gi­gan­tes, el ir­lan­dés Finn Mc­cool y el es­co­cés Ben­nan­do­ner, que con­ti­nua­men­te se lan­za­ban ro­cas, tan­tas, que aca­bó for­mán­do­se un ca­mino de pie­dras so­bre el agua. De acuer­do a los es­tu­dios geo­ló­gi­cos, se ges­tó du­ran­te una erup­ción, ha­ce 55 a 60 mi­llo­nes de años, a cau­sa de una ma­sa de la­va vol­cá­ni­ca, ra­ra­men­te tam­po­co pro­duc­to de nin­gún vol­cán por­que no los hay en el lu­gar, sino sur­gi­da del fon­do de la tie­rra y que que­dó atra­pa­da en un de­cli­ve del te­rreno. La par­te su­pe­rior, ex­pues­ta al ai­re, se en­frió más rá­pi­do que la in­fe­rior y, al con­traer­se, se for­ma­ron las co­lum­nas po­li­go­na­les co­mo co­mo se cuar­tea un sue­lo ar­ci­llo­so cuan­do pier­de el agua.

El des­cu­bri­mien­to de las co­lum­nas des­con­cer­tó tan­to a cien­tí­fi­cos, es­tu­dio­sos, re­li­gio­sos y pue­blo en ge­ne­ral y

hu­bo im­por­tan­tes dis­cu­sio­nes so­bre su ori­gen. Fue cien años des­pués cuan­do el fran­cés De­ma­rest ex­pli­có el ori­gen de las co­lum­nas des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, co­mo buen geó­lo­go. ¿Có­mo pu­do ser que no se des­cu­brie­ra has­ta fi­na­les del si­glo XVII? Cuen­tan que fue el obis­po de Derry –o Lon­don­derry– el que reali­zó el des­cu­bri­mien­to y que ha­bía ne­ce­si­ta­do cua­tro años de via­je pa­ra lle­gar has­ta allí des­de su ciu­dad, a unos 70 ki­ló­me­tros. Las ma­las len­guas de la épo­ca de­cían que ha­bía tar­da­do tan­to por­que ha­bía pa­ra­do en to­dos los pubs que ha­bía por el ca­mino.

La le­yen­da

La Cal­za­da de los Gi­gan­tes tie­ne al­go de má­gi­co en su pai­sa­je ya que a pri­me­ra vis­ta la pa­red ver­de del ca­ñón, co­mo un cam­po de golf, cae so­bre el gru­po de for­ma­cio­nes de roca vol­cá­ni­ca to­tal­men­te su­rrea­lis­tas, co­mo un rom­pe­ca­be­zas. Al­go tan be­llo no pa­re­cie­ra ser el re­sul­ta­do de un fe­nó­meno fí­si­co por más cien­tí­fi­co que sue­ne. Por eso, se cuen­ta que Finn Mc­cool tu­vo una desave­nen­cia con al­guien del otro la­do del mar, el gi­gan­te es­co­cés Ben­nan­do­ner. En­fu­re­ci­do, to­mó pe­da­zos de la cos­ta de An­trim y los lan­zó al mar. Las ro­cas crea­ron una sen­da por la que Fionn pu­do cru­zar y dar­le una lec­ción a Ben­nan­do­ner.

Sin em­bar­go, Ben­nan­do­ner era te­rri­ble­men­te más gran­de por lo que Fionn sa­lió en re­ti­ra­da a to­da ve­lo­ci­dad, con el gi­gan­te pi­sán­do­le los ta­lo­nes. Fionn se sal­vó fi­nal­men­te gra­cias a la ra­pi­dez men­tal de su es­po­sa, que lo dis­fra­zó de be­bé. Cuan­do el enoja­do gi­gan­te es­co­cés vio el re­du­ci­do ta­ma­ño de su con­trin­can­te, pen­só que el pa­pá de­bía de ser ver­da­de­ra­men­te enor­me y aban­do­nó la lu­cha.

Pa­ra Elea­nor Ki­llough, del Na­tio­nal Trust, la his­to­ria de Finn es cier­ta y lo que los lu­ga­re­ños creen: "A la gen­te que nos vi­si­ta le mos­tra­mos las dos ca­ras de la mo­ne­da, tan­to el mi­to co­mo la cien­cia pa­ra que ellos de­ci­dan, pe­ro la ma­yo­ría se mar­cha cre­yen­do que es­ta es la an­ti­gua mo­ra­da de un po­de­ro­so gi­gan­te".

La re­co­rri­da

A 3 km del pue­blo de Bush­mills, es­tá el Cen­tro de Vi­si­tan­tes e In­ter­pre­ta­ción de la Cal­za­da. Has­ta ella se pue­de lle­gar en au­to, aun­que es más atrac­ti­vo se­guir un sen­de­ro cos­te­ro de 2 km que de­ja sen­tir la ma­gia de es­te lu­gar, en el que ha­bi­tan nu­me­ro­sas aves ma­ri­nas.

El Cen­tro no so­lo pa­re­ce sur­gi­do tam­bién de la­va vol­cá­ni­ca sino que es­tá cons­trui­da con es­te ma­te­rial. En su in­te­rior, ade­más de una ca­fe­te­ría, un res­tau­ran­te y una tien­da de re­cuer­dos, tam­bién hay un pe­que­ño mu­seo que ex­pli­ca la for­ma­ción de las co­lum­nas, la his­to­ria, las le­yen­das, los ti­pos de ro­cas que tie­ne el ca­mino. La vi­si­ta in­clu­ye una au­dio­guía que va ex­pli­can­do el ori­gen, las cu­rio­si­da­des y las for­ma­cio­nes.

En es­te pa­ra­je de es­pec­tra­les acan­ti­la­dos y mi­les de co­lum­nas geo­mé­tri­cas, el vi­si­tan­te se ve trans­por­ta­do a otro pla­ne­ta. El ca­mino pa­sa por la pa­no­rá­mi­ca pun­ta de Chim­ney Tops y de­ja ver ro­cas de nom­bres cu­rio­sos co­mo El Ar­pa, Los Ór­ga­nos, Los Ojos del Gi­gan­te y La Si­lla de los De­seos.

La ex­cur­sión pue­de in­cluir las rui­nas del cas­ti­llo me­die­val de Dun­lu­ce, so­bre una cres­ta a 7 km, y Bush­mills, con pubs y des­ti­le­rías, en­tre ellas Old Bush­mills, que di­cen es la más an­ti­gua del mun­do, se­gún la li­cen­cia otor­ga­da en 1606, por el rey Ja­co­bo I.

El Cas­ti­llo de Dun­lu­ce pa­re­ce flo­tar en las al­tu­ras y jun­to al mar co­mo por ar­te de ma­gia, co­mo si en cual­quier mo­men­to fue­se a de­rrum­bar­se so­bre las olas.

Ha­cia el in­te­rior, en Ar­moy, hay un sen­de­ro, the Dark Hed­ges, bor­dea­do por ha­yas plan­ta­das en el si­glo XVIII que han cre­ci­do de un mo­do muy pe­cu­liar. Vol­vien­do a la cos­ta, cer­ca de Bally­castle, apa­re­ce el puer­to de Ba­lling­ton y, fren­te a él, la is­la de Rath­lin. Fi­nal­men­te, los fans de “Ga­mes of Th­ro­nes” tie­nen vi­si­tas guia­das en uno, dos o tres días pa­ra vi­si­tar las lo­ca­cio­nes don­de se ro­da­ron mu­chas es­ce­nas de la se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.