PRE­FE­RI­DAS de los hom­bres

Aun­que no pa­rez­ca, una ma­ce­ta con al­go ver­de en su in­te­rior tam­bién pue­de ser una bue­na op­ción pa­ra ob­se­quiar a los hom­bres.te da­mos al­gu­nas ideas pa­ra ele­gir las más apro­pia­das

Mia - - Sumario -

Cuan­do inau­gu­ran su ca­sa, un nue­vo ne­go­cio, se re­ci­ben y otros mu­chos mo­ti­vos pue­den ser la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­ga­lar­les una plan­ta.

Las plan­tas de in­te­rio­res son una op­ción via­ble pa­ra que el rie­go no sea ta­rea com­pli­ca­da. Si­guien­do, qui­zá, una ten­den­cia que es­tá cre­cien­do, los hom­bres se in­cli­nan por los các­tus y las cra­sas. Es­to sue­le dar­se por­que son es­pe­cies de for­mas exó­ti­cas y no re­quie­ren un gran es­fuer­zo de man­te­ni­mien­to. Mu­chos em­pie­zan por po­cas plan­tas y lue­go, po­co a po­co, van ar­man­do un lu­gar pa­ra que se luz­can me­jor. Las plan­tas pue­den ser los ob­je­tos de de­co­ra­ción idea­les pa­ra un de­par­ta­men­to de sol­te­ro, ya que siem­pre le dan ca­li­dez al ho­gar.

En la lis­ta de pre­fe­ren­cias es­tán to­das aque­llas que se ase­me­jan a pal­me­ras, co­mo la ra­fia (Rha­pis ex­cel­sa, Ra­pis o Pal­ma bam­bú) que tie­ne una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va. Las que di­fí­cil­men­te eli­jan son las plan­tas que dan una gran flo­ra­ción, sal­vo las flo­res pe­que­ñas y su­ti­les que dan las su­cu­len­tas. En cuan­to a las ma­ce­tas o con­te­ne­do­res, hay que bus­car aque­llos más rús­ti­cos, con lí­neas geo­mé­tri­cas y tam

bién los re­uti­li­za­bles.

Mu­chos hom­bres se de­di­can ex­haus­ti­va­men­te al cul­ti­vo de or­quí­deas, es ca­si co­mo un hobby al que van in­cor­po­rán­do­se len­ta­men­te pe­ro ter­mi­nan amán­do­lo, qui­zás por­que son más de­ta­llis­tas y, en al­gu­nos ca­sos ex­pe­ri­men­tan la jar­di­ne­ría co­mo un ca­ble a tie­rra. Del mis­mo mo­do, otros eli­jen de­di­car­se al cui­da­do y ge­ne­ra­ción de bon­sáis y has­ta hay quie­nes se ani­man a cur­sos de pai­sa­jis­mo.

En to­dos los ca­sos, el te­ner plan­tas en el ho­gar o el es­pa­cio de tra­ba­jo es siem­pre po­si­ti­vo pues au­men­ta el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Rha­pis ex­cel­sa, Ra­pis o Pal­ma bam­bú

Es una pal­me­ra de ho­ja pe­ren­ne con ta­llos es­bel­tos que pue­de al­can­zar al­go más de 3 me­tros en ex­te­rior. Las ho­jas, de un ver­de in­ten­so, mi­den unos 30 cm de lar­go, se di­vi­den en es­tre­chos ló­bu­los y tie­nen for­ma de aba­ni­co. En ve­rano flo­re­cen pe­que­ñas flo­res ama­ri­llen­tas. Se uti­li­za co­mo plan­ta de in­te­rior en ma­ce­ta, don­de no sue­le flo­re­cer o pa­ra for­mar gru­pos en jar­di­nes.

Or­quí­deas

Su ta­ma­ño va­ría des­de unos po­cos mi­lí­me­tros de lon­gi­tud (cier­tas es­pe­cies de los gé­ne­ros Bul­bophy­llum y Platys­te­le) has­ta gi­gan­tes­cas (Gram­ma­tophy­llum) o lon­gi­tu­des de has­ta 13,4 m (co­mo So­bra­lia al­tis­si­ma). Del mis­mo mo­do, va­ría el ta­ma­ño de sus flo­res, des­de las di­mi­nu­tas del gé­ne­ro Platys­te­le pa­san­do por las gran­des de 15 a 20 cm de diá­me­tro.

Se tie­ne la erró­nea creen­cia de pen­sar que las or­quí­deas son di­fí­ci­les de man­te­ner. Con un cui­da­do bá­si­co pue­de flo­re­cer va­rias ve­ces al año y al­gu­nas, co­mo las Pha­lae­nop­sis, se adap­tan me­jor a la vi­da de in­te­rio­res que a las con­di­cio­nes ex­ter­nas.

Ase­so­ró: Ma­ría Mart­ha Piz­zi, Con Sa­bor a Ho­gar (www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.