Lim­pie­za a con­cien­cia

Una nue­va co­rrien­te de ex­per­tos em­pe­zó a po­ner­le pla­zos más res­tric­tos al cam­bio del re­pa­sa­dor, la lim­pie­za de la es­co­ba o el la­va­do de las toa­llas.

Mia - - Sumario -

To­das es­ta­mos se­gu­ras de que man­te­ne­mos lim­pia la ca­sa y los ele­men­tos de lim­pie­za has­ta que lle­gan los ex­per­tos con sus mi­cros­co­pios y nos ti­ran la creen­cia a la ba­su­ra, pre­ci­sa­men­te. ¿Ca­da cuán­to lim­piás las es­co­bas? ¿Ca­da cuán­to de­sin­fec­tás el ce­pi­llo del inodo­ro? Es cier­to que ca­da per­so­na tie­ne un con­cep­to di­fe­ren­te de la hi­gie­ne y no to­dos re­no­va­mos el ce­pi­llo den­tal o las sá­ba­nas con la mis­ma fre­cuen­cia. Sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan ate­ner­se a de­ter­mi­na­dos ci­clos pa­ra lim­piar o des­ha­cer­se de al­gu­nos ob­je­tos con los que, a su vez, lim­pia­mos la ca­sa. Es im­por­tan­te, tan­to por nues­tra sa­lud co­mo por el es­ta­do de lim­pie­za ge­ne­ral de nues­tras ca­sas.

Tra­pos y es­pon­jas

"Los que uti­li­za­mos en la co­ci­na, de­be­rían ser re­cam­bia­dos to­das las se­ma­nas", acon­se­ja la es­pe­cia­lis­ta ale­ma­na Sa­bri­na Schulz, que ade­más re­co­mien­da la­var el ce­pi­llo que uti­li­za­mos pa­ra lim­piar ma­ma­de­ras y bo­te­llas al me­nos una vez por se­ma­na de­ján­do­lo en re­mo­jo en de­ter­gen­te. A la ho­ra de com­prar, es fun­da­men­tal ele­gir tra­pos que se pue­dan la­var a 60 o 90 gra­dos en el la­va­rro­pas, y al ha­cer­lo lo ideal es uti­li­zar ja­bón en pol­vo, "por­que ma­ta me­jor los gér­me­nes", ase­gu­ra El­ke Wiec­zo­rek, miem­bro de una red vin­cu­la­da a te­mas do­més­ti­cas en Ale­ma­nia.

Tra­po de pi­so y es­co­ba

Es im­por­tan­te la­var ca­da tan­to el tra­po de pi­so. En cuan­to a la es­co­ba, "al me­nos una vez al año de­be­ría­mos de­jar

la en un bal­de con una so­lu­ción de lim­pie­za", re­co­mien­da Wiec­zo­rek.

Re­pa­sa­do­res

Son de los más ex­pues­tos a la su­cie­dad de los ele­men­tos de lim­pie­za de la co­ci­na. Allí anidan mu­chas de las bac­te­rias que ge­ne­ran pro­ble­mas in­tes­ti­na­les, "por eso es fun­da­men­tal cam­biar­los to­das las se­ma­nas o in­clu­so más se­gui­do y la­var­los a 60º", sos­tie­ne Schulz.

El ce­pi­llo del inodo­ro

Es cru­cial man­te­ner­lo li­bre de cual­quier po­si­ble bac­te­ria. El me­jor mo­do de ha­cer­lo es que, cuan­do co­lo­que­mos al­gún pro­duc­to pa­ra lim­piar el inodo­ro, in­ser­te­mos el ce­pi­llo allí y de­je­mos que el pro­duc­to tam­bién ac­túe so­bre el ce­pi­llo.

As­pi­ra­do­ra

Es­tá cla­ro que la as­pi­ra­do­ra nos obli­ga a cam­biar de vez en cuan­do la bol­sa en la que se acu­mu­la la su­cie­dad, pe­ro tie­ne otro ele­men­to que tam­bién hay que cam­biar: el fil­tro. "Se tra­ta de un fil­tro que lim­pia el ai­re que vuel­ve a ser ex­pul­sa­do ha­cia el am­bien­te", ex­pli­ca Gern­hard Fink­bei­ner, de una pla­ta­for­ma de cues­tio­nes del ho­gar. Ese fil­tro de­be­ría ser cam­bia­do dos ve­ces al año.

Ta­bla pa­ra cor­tar

De­be­ría­mos lim­piar­la muy bien ca­da vez que la uti­li­za­mos, "al me­nos con agua ti­bia, de­ter­gen­te y, si se pue­de, en el la­va­va­ji­llas", di­ce Schulz. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te si la uti­li­za­mos pa­ra cor­tar car­ne o pes­ca­do. Co­mo a los gér­me­nes les en­can­ta la hu­me­dad, es im­por­tan­te se­car bien las ta­blas. Lo ideal es co­lo­car­las en al­gún si­tio en for­ma ver­ti­cal y sin que es­tén en con­tac­to con otras co­sas.

Toa­llas

"Las toa­llas con las que nos se­ca­mos las ma­nos de­be­rían ser re­cam­bia­das ca­da 3 o 4 días", se­gún Wiec­zo­rek. En el ca­so de los toa­llo­nes, se pue­de di­fe­ren­ciar. "Si nos du­cha­mos to­dos los días y to­ma­mos só­lo un toa­llón pa­ra se­car­nos, de­be­ría­mos to­mar uno nue­vo ca­da 2 días", di­ce la es­pe­cia­lis­ta. En cam­bio, si uti­li­za­mos uno pa­ra la par­te su­pe­rior del cuer­po y otro pa­ra la ca­ra, de­be­ría­mos cam­biar­lo ca­da 3 o 4 días.

Ce­pi­llo den­tal

El con­se­jo ha­bi­tual de los odon­tó­lo­gos es cam­biar­lo con ca­da cam­bio de es­ta­ción. Sin em­bar­go, cuan­do las cer­das se do­blan, tam­bién es ho­ra de un re­cam­bio se­gún otros ex­per­tos, por­que es ahí cuan­do el ce­pi­llo de­ja de lim­piar. De to­dos mo­dos, "ha­bría que te­ner uno nue­vo al me­nos ca­da dos me­ses. Hay que te­ner en cuen­ta que en­tre las cer­das vi­ven mi­llo­nes de gér­me­nes”, aco­ta Wiec­zo­rek.

Ce­pi­llo pa­ra el ca­be­llo

Ca­si to­das las per­so­nas re­ti­ran los ca­be­llos del ce­pi­llo to­dos los días, pe­ro la gra­sa del cue­ro ca­be­llu­do y los res­tos de los ge­les y de­más pro­duc­tos ca­pi­la­res tam­bién van que­dan­do en el ce­pi­llo. "Lo acon­se­ja­ble es su­mer­gir­lo de vez en cuan­do en una so­lu­ción con sham­poo", re­co­mien­da Wiec­zo­rek.

Es fun­da­men­tal cam­biar los re­pa­sa­do­res to­das las se­ma­nas o in­clu­so más se­gui­do y la­var­los a 60º

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.