EL Ome­pra­zol ba­jo la lu­pa

Re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra ba­jar es­te quí­mi­co que pro­du­ce da­ños co­la­te­ra­les en el or­ga­nis­mo.

Mia - - Sumario -

El ar­dor es­to­ma­cal es un pro­ble­ma ca­da vez más co­mún en­tre una po­bla­ción ba­jo es­trés y con des­equi­li­brios en la ali­men­ta­ción. Por eso, el ome­pra­zol se con­vir­tió en una dro­ga de uso ha­bi­tual, al ni­vel del ibu­pro­feno.

Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que no so­lo el uso abu­si­vo sino el ex­ten­di­do en el tiem­po tie­ne con­se­cuen­cias en la sa­lud del or­ga­nis­mo. Se­gún la re­vis­ta Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion, las per­so­nas que to­ma­ron dia­ria­men­te un me­di­ca­men­to del gru­po de ome­pra­zol du­ran­te dos o más años, te­nían un 65% más de pro­ba­bi­li­da­des de te­ner ni­ve­les ba­jos de vi­ta­mi­na B12 que quie­nes no ha­bían in­ge­ri­do es­tos fár­ma­cos du­ran­te un pe­rio­do tan pro­lon­ga­do. Aun­que es ra­ro, tam­bién pue­de pro­du­cir dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de mag­ne­sio y cal­cio, es­pe­cial­men­te en tra­ta­mien­tos lar­gos y se ha aso­cia­do a un in­cre­men­to del ries­go de frac­tu­ra de ca­de­ra, mu­ñe­ca o ver­te­bral.

Va­le la pe­na, en­ton­ces, ver qué re­cur­sos na­tu­ra­les te­ne­mos a mano pa­ra ali­viar el sín­to­ma en el es­tó­ma­go y re­du­cir la do­sis de es­ta dro­ga.

Vi­na­gre de man­za­na

El re­flu­jo áci­do se pro­du­ce cuan­do hay muy po­co áci­do en el es­tó­ma­go. El vi­na­gre de man­za­na ayu­da a me­jo­rar el con­te­ni­do de áci­do y se pue­de to­mar una cu­cha­ra­da di­suel­ta en un va­so gran­de de agua al sen­tir el ma­les­tar.

Bi­car­bo­na­to de so­dio

Ayu­da a neu­tra­li­zar los áci­dos del

El con­su­mo ha­bi­tual o pro­lon­ga­do del ome­pra­zol ba­ja los ni­ve­les de vi­ta­mi­na B12 y pue­de re­du­cir el mag­ne­sio y el cal­cio.

es­tó­ma­go, so­bre to­do cuan­do exis­te esa sen­sa­ción de que­ma­zón pro­du­ci­da por el re­flu­jo áci­do. Pa­ra es­to, bas­ta con di­sol­ver me­dia cu­cha­ra­di­ta de bi­car­bo­na­to de so­dio en un va­so con agua y be­ber­lo de in­me­dia­to. Su con­su­mo de for­ma ha­bi­tual no es re­co­men­da­do, pe­ro sí se pue­de be­ber en ca­so de que el do­lor sea in­so­por­ta­ble.

Ju­go de aloe ve­ra

Ayu­da a re­du­cir la in­fla­ma­ción es­to­ma­cal y és­to pue­de con­tri­buir al ali­vio de los sín­to­mas del re­flu­jo áci­do.lo re­co­men­da­do es be­ber me­dia ta­za de ju­go de aloe ve­ra an­tes de ca­da co­mi­da. Eso sí, es muy im­por­tan­te de­jar en cla­ro que es­te ju­go tie­ne un efec­to la­xan­te, por lo que no hay que ex­ce­der­se en su con­su­mo.

Raíz de jen­gi­bre

Es­ta raíz tie­ne pro­pie­da­des gas­tro­pro­tec­to­ras que ayu­dan a blo­quear el áci­do y a su­pri­mir la bac­te­ria He­li­co­bac­ter py­lo­ri que cau­sa la aci­dez. Se lo con­si­de­ra in­clu­so su­pe­rior al lan­so­pra­zol en lo que res­pec­ta a la pre­ven­ción de la for­ma­ción de úl­ce­ras: es has­ta ocho ve­ces más po­ten­te que el me­di­ca­men­to.

Pa­ra apro­ve­char sus pro­pie­da­des, se re­co­mien­da pre­pa­rar un té de jen­gi­bre aña­dien­do 2 o 3 ro­da­jas de raíz en dos ta­zas de agua ca­lien­te. Des­pués, se de­ja re­po­sar y se be­be pre­fe­ri­ble­men­te 20 mi­nu­tos an­tes de ca­da co­mi­da.

Be­taí­na

El su­ple­men­to de clor­hí­dri­co de be­taí­na se pue­de ad­qui­rir en tien­das na­tu­ris­tas y die­té­ti­cas. Se pue­de con­su­mir la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ali­viar la sen­sa­ción de ar­dor y, pos­te­rior­men­te, ba­jar la do­sis. In­ge­rir­la fre­cuen­te­men­te ayu­da a que el or­ga­nis­mo di­gie­ra me­jor los ali­men­tos y com­ba­te la bac­te­ria.

Vi­ta­mi­na D

Jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en el tra­ta­mien­to de cual­quier agen­te in­fec­cio­so. Pa­ra au­men­tar los ni­ve­les, lo re­co­men­da­do es una ex­po­si­ción al sol apro­pia­da. Tam­bién se pue­de ad­qui­rir pe­ro que se­rá ne­ce­sa­rio au­men­tar el con­su­mo de vi­ta­mi­na K2.

In­fu­sión cal­man­te

Mez­clar una cu­cha­ra­di­ta de mal­va­vis­co, otra de man­za­ni­lla y otra de re­ga­liz en una ta­za de agua re­cién her­vi­da. El re­ga­liz dis­mi­nu­ye los áci­dos del es­tó­ma­go y ac­túa co­mo un an­ti­in­fla­ma­to­rio na­tu­ral. Se pue­de con­su­mir 2 o 3 ve­ces al día tras las co­mi­das.

Co­mino

Usa­do co­mo con­di­men­to, es otra for­ma efi­caz de prevenir la aci­dez. Tam­bién in­cluir en la die­ta ver­du­ras, le­gum­bres o es­pe­cias alia­das del es­tó­ma­go co­mo el co­mino, el hi­no­jo o el cla­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.