NEWS fal­sas en las re­des

Aun­que apa­re­cie­ron jun­to con los trolls y la in­for­ma­ción po­lí­ti­ca que cir­cu­la en las re­des, los te­mas de ali­men­ta­ción son los que ma­yor can­ti­dad tie­nen de no­ti­cias fal­sas. Qué ha­cer pa­ra pro­te­ger­nos de ellas.

Mia - - Sumario - Fuen­te: www.efe­sa­lud.com

Se­gún la in­dus­tria ali­men­ta­ria, el 30% de las fa­ke news (no­ti­cias fal­sas) que cir­cu­lan por in­ter­net son so­bre ali­men­ta­ción y, ade­más, se­gún de­tec­tó un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), es­te ti­po de no­ti­cias se di­fun­den a una ve­lo­ci­dad 7 ve­ces ma­yor que una real. Tal vez de­ba­mos preo­cu­par­nos, te­nien­do en cuen­ta que la con­sul­to­ra Gart­ner ha cal­cu­la­do que en 2022 la mi­tad de la in­for­ma­ción que se con­su­ma se­rá fal­sa.

Es­te ti­po de des­in­for­ma­ción cir­cu­la pre­fe­ren­te­men­te por las re­des so­cia­les que, aun­que des­ca­be­lla­das, siem­pre se

vis­ten con cier­ta apa­rien­cia de ve­ra­ci­dad. Aun­que aho­ra so­lo se cree que el mar­ke­ting po­lí­ti­co em­pe­za­rá a abu­sar de Whats­sap, la so­la re­pli­ca­ción de una fa­ke new por es­te me­dio im­pli­ca atra­ve­sar las re­des y au­men­tar el pro­ble­ma. Hay quie­nes sos­tie­nen que de­trás de ellas hay to­da una cons­pi­ra­ción fren­te a la in­dus­tria ali­men­ta­ria o far­ma­céu­ti­ca que ha­ce que el con­su­mi­dor se ale­je de las re­co­men­da­cio­nes de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias.

Pa­ra los ex­per­tos en nu­tri­ción, so­lo se une ali­men­tos o su con­su­mo a unos be­ne­fi­cios exa­ge­ra­dos pa­ra la sa­lud o, por el con­tra­rio, con el gran da­ño que pue­den oca­sio­nar a la po­bla­ción.

¿Quié­nes las di­fun­den y pa­ra qué?

A la pri­me­ra pre­gun­ta, hay que res­pon­der que cual­quie­ra que ten­ga la ca­pa­ci­dad de in­ven­tar una no­ti­cia, dar­le apa­rien­cia de reali­dad y lan­zar­la en re­des.

Es fá­cil crear una no­ti­cia fal­sa y re­ves­tir­la de creí­ble a ba­se de ase­gu­rar que la fuen­te es un es­tu­dio del inexis­ten­te pro­fe­sor “X” de es­ta o aque­lla uni­ver­si­dad (pro­ba­ble­men­te tam­bién inexis­ten­te). Si es su­fi­cien­te­men­te alar­man­te y se cuen­ta con una red efi­caz, el im­pac­to pue­de ser al­tí­si­mo en un tiem­po ré­cord.

En cuan­to a pa­ra qué, las res­pues­tas pue­den ser va­rias. Se ha com­pro­ba­do que en al­gu­nos ca­sos el fin es el crear alar­ma de for­ma gra­tui­ta, al­go así co­mo un di­ver­ti­men­to.

La pre­gun­ta del pa­ra qué tie­ne en es

tos ca­sos una di­fí­cil res­pues­ta, pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tros, pa­ra na­da. Otros mo­ti­vos son los me­ra­men­te eco­nó­mi­cos me­dian­te la ob­ten­ción de gran nú­me­ro de vi­si­tas y la mo­ne­ti­za­ción de las mis­mas gra­cias a la pu­bli­ci­dad o los mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos.

¿Có­mo de­tec­tar­las?

La re­gla bá­si­ca de los que ana­li­zan re­des di­ce que son no­ti­cias de­ma­sia­do bue­nas o de­ma­sia­do ma­las. Es de­cir, cuan­do el be­ne­fi­cio otor­ga­do a un úni­co ali­men­to su­pera el que pue­de apor­tar un pa­trón de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

Sin em­bar­go, la de­tec­ción de no­ti­cias fal­sas re­quie­re te­ner sen­ti­do crí­ti­co an­te la in­for­ma­ción. Lo ideal es ve­ri­fi­car el ti­tu­lar, tam­bién de qué ali­men­tos es­ta­mos ha­blan­do, el me­dio de di­fu­sión, el au­tor, las re­fe­ren­cias, la bi­blio­gra­fía.

Lo acon­se­ja­ble es huir de las no­ti­cias que va­yan en con­tra de las re­co­men­da­cio­nes de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias y nun­ca di­fun­dir­la an­tes de ve­ri­fi­car es­tos pun­tos.

Es­tra­te­gias

• No dar cre­di­bi­li­dad a los ti­tu­la­res que son de­ma­sia­do bue­nos o de­ma­sia­do ma­los. Aun­que a ve­ces la in­for­ma­ción se ba­se en es­tu­dios, es­tos pue­den es­tar he­chos en ani­ma­les y por tan­to los re­sul­ta­dos no se pue­den in­fe­rir a las per­so­nas, o es­tán he­chos en hu­ma­nos pe­ro la mues­tra es muy pe­que­ña o el se­gui­mien­to es muy cor­to por lo que no se pue­de ob­te­ner nin­gu­na con­clu­sión ge­ne­ral.

• Si ha­ce re­fe­ren­cia a un úni­co ali­men­to, de­be­mos to­mar la in­for­ma­ción con cau­te­la por­que nin­gún ali­men­to tie­ne la ca­pa­ci­dad de su­po­ner un cam­bio en la sa­lud más im­por­tan­te que lo que pue­de ha­cer un pa­trón de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.por mu­chas sus­tan­cias nu­tri­ti­vas o fi­to­quí­mi­cas que ten­ga un ali­men­to en con­cre­to, el im­pac­to so­bre la sa­lud lo tie­ne el pa­trón com­ple­to de ali­men­ta­ción y no un úni­co ali­men­to o un gru­po de ali­men­tos.

• Pre­gun­tas que nos po­de­mos ha­cer en torno a las fa­ke news: ¿se ha co­no­ci­do la no­ti­cia a tra­vés de un me­dio es­pe­cia­li­za­do? ¿Ha si­do en re­des so­cia­les? ¿Es un me­dio po­co fia­ble? ¿La web es de una en­ti­dad pú­bli­ca o es un blog per­so­nal de al­guien?

El pe­so que tie­nen las no­ti­cias en me­dios y si­tios de con­fian­za de al­ta repu­tación en ma­te­ria de ali­men­ta­ción de­be ser una de las pre­mi­sas bá­si­cas a la ho­ra de to­mar una de­ci­sión ali­men­ta­ria. Las re­des so­cia­les, blogs, fo­ros o al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que son sen­sa­cio­na­lis­tas ofre­cen in­for­ma­ción que de­be­mos to­mar con cau­te­la y pre­cau­ción.

La ali­men­ta­ción es al­go tan co­ti­diano que to­do el mun­do se sien­te le­gi­ti­ma­do pa­ra ha­blar so­bre cuán­to co­mer, có­mo y en qué cir­cuns­tan­cias. En es­to de­be­mos ser crí­ti­cos y re­vi­sar el per­fil de la per­so­na que in­for­ma.

Tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer el in­te­rés de los au­to­res y la fi­nan­cia­ción del es­tu­dio. Pue­de ha­ber un ries­go po­ten­cial en el plan­tea­mien­to del mé­to­do y la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos. Otros bus­can pro­ta­go­nis­mo a to­da cos­ta. Es bue­na se­ñal que ha­ya re­fe­ren­cias que po­da­mos con­sul­tar si que­re­mos pro­fun­di­zar en la fuen­te y co­no­cer si la in­for­ma­ción se ha con­tex­tua­li­za­do ade­cua­da­men­te.

La cla­ve de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es­tá en el pa­trón ali­men­ta­rio que man­te­ne­mos a lo lar­go de nues­tra vi­da. Es­ta com­bi­na­ción de ali­men­tos y de es­ti­lo de vi­da, es la que pue­de con­tri­buir a prevenir en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.