ES­TÉ­TI­CA mas­cu­li­na

Ver­se bien ya no es un asun­to que so­lo nos im­por­te a las mu­je­res. Los hom­bres co­men­za­ron a tra­tar las arru­gas, la caí­da del ca­be­llo y a pro­cu­rar re­cu­pe­rar su fi­gu­ra cor­po­ral.

Mia - - Sumario -

Ellos se ani­man a bus­car tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos pa­ra me­jo­rar su apa­rien­cia fí­si­ca pe­ro tam­bién pa­ra sen­tir una ver­da­de­ra ju­ven­tud men­tal y me­jo­rar su au­to­es­ti­ma. “An­tes era más fre­cuen­te que el hom­bre vi­nie­ra por in­sis­ten­cia de su mu­jer, pa­ra sa­tis­fa­cer­la. Hoy lle­gan a la con­sul­ta por in­te­rés pro­pio e in­clu­so son quié­nes ter­mi­nan tra­yen­do a su pa­re­ja por ha­ber­se que­da­do con­for­mes con el tra­ta­mien­to”, ex­pli­ca la Dra. Fa­bia­na Ze­la­ya, di­rec­to­ra de Ze­la­ya Es­té­ti­ca y Sa­lud.

Se­gún la Dra. Ze­la­ya, los cui­da­dos de la piel del ros­tro y los del cuer­po va­rían se­gún la edad:

• A los 20: el gran pro­ble­ma es el ac­né y la fo­li­cu­li­tis de la bar­ba, que se so­lu­cio­na con una de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va lá­ser.

• A los 30: al­gu­nos co­mien­zan a su­frir la caí­da del ca­be­llo y tam­bién cam­bios en la piel co­mo ro­sá­cea. Pa­ra el pro­ble­ma ca­pi­lar son efec­ti­vas las apli­ca­cio­nes de plas­ma ri­co en pla­que­tas. Hay tra­ta­mien­tos lá­ser pa­ra com­ba­tir la ro­sá­cea y cre­mas pa­ra usar en ca­sa.

• A los 40: con las pri­me­ras arru­gas y mar­cas de ex­pre­sión con­sul­tan por la apli­ca­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, los re­lle­nos de áci­do hia­lu­ró­ni­co y el tra­ta­mien­to de bio­es­ti­mu­la­cion de co­lá­geno pa­ra re­afir­mar la piel .

• A los 50 y 60: les preo­cu­pa la fla­ci­dez y, en al­gu­nos ca­sos, re­cu­pe­rar la fi­gu­ra cor­po­ral so­bre to­do la zo­na de la cin­tu­ra y el ab­do­men. Los tra­ta­mien­tos más in­di­ca­dos son Cool­tech y Cools­cul­pting.

Tra­ta­mien­tos a su me­di­da

“Los hom­bres con­sul­tan ma­yor­men­te por de­pi­la­ción y pa­ra eli­mi­nar la adi­po­si­dad lo­ca­li­za­da de la zo­na del ab­do­men y flan­cos. Tam­bién les in­tere­sa bo­rrar los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to: las arru­gui­tas de la fren­te y de al­re­de­dor de los ojos, la pér­di­da de vo­lu­men y las man­chas de la ca­ra, ca

be­za y ma­nos. Al­go que les preo­cu­pa es­pe­cial­men­te es evi­tar la caí­da del pe­lo, por es­te mo­ti­vo rea­li­zan me­so­te­ra­pia ca­pi­lar y ca­da vez son más los que se ani­man al im­plan­te ca­pi­lar”, ase­gu­ran las Dras. Va­ni­na De Mar­co y Ka­ri­na Na­dur, di­rec­to­ras de ND Skin, Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca. Aquí, los tra­ta­mien­tos más pe­di­dos por los hom­bres:

• De­pi­la­ción per­ma­nen­te: la uti­li­zan la ca­ra cuan­do exis­te fo­li­cu­li­tis (co­mún­men­te pe­lo en­car­na­do), ya que me­jo­ra no­ta­ble­men­te es­te pro­ble­ma. Las otras zo­nas más so­li­ci­ta­das son: es­pal­da, pe­cho y ab­do­men. Al­gu­nos hom­bres que ha­cen de­por­tes tam­bién se de­pi­lan las pier­nas (na­da­do­res, ci­clis­tas).

La can­ti­dad de se­sio­nes son en­tre 6 y 8 pa­ra zo­nas cor­po­ra­les, pe­ro va­rían en ca­da ca­so. Pa­ra el ros­tro, ge­ne­ral­men­te, se ne­ce­si­tan 10 se­sio­nes.

• Re­duc­to­res: pa­ra eli­mi­nar la gra­sa lo­ca­li­za­da cor­po­ral eli­gen cools­cul­pting. Es­te sis­te­ma es ideal pa­ra los ro­lli­tos re­sis­ten­tes a las die­tas y al ejer­ci­cio fí­si­co.

Ac­túa por crio­li­pó­li­sis y no da­ña la piel o el te­ji­do cir­cun­dan­te, por lo que re­sul­ta me­nos agre­si­vo que la li­po­suc­ción tra­di­cio­nal. La can­ti­dad de se­sio­nes la in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta de acuer­do a ca­da ca­so. El ve­las­ha­pe lll es­tá in­di­ca­do pa­ra mo­de­la­do cor­po­ral, eli­mi­na la gra­sa lo­ca­li­za­da y re­afir­ma la piel. En el trans­cur­so de las se­sio­nes se pue­de re­du­cir de 1 a 7 cm. Ac­túa a tra­vés de ra­dio­fre­cuen­cia, lá­ser in­fra­rro­jo, va­cum­te­ra­pia y ma­sa­jes de ro­di­llos. Los hom­bres por lo ge­ne­ral lo apli­can en la zo­na de ab­do­men y en flan­cos. Se in­di­can de 1 a 3 se­sio­nes.

Pa­ra eli­mi­nar adi­po­si­dad ge­ne­ra­li­za­da y re­afir­mar la piel tam­bién de em­plea Ac­cent ul­tra, que ac­túa por ra­dio­fre­cuen­cia uni­po­lar, que pro­du­cen ca­len­ta­mien­to en la pro­fun­di­dad de la piel es­ti­mu­lan­do así la ge­ne­ra­ción de fi­bras co­lá­ge­nas. Ade­más, el mis­mo ca­be­zal pro­du­ce un dre­na­je lin­fá­ti­co me­cá­ni­co que me­jo­ra la apa­rien­cia ge­ne­ral de la piel. El ul­tra­so­ni­do ge­ne­ra li­pó­li­sis (des­truc­ción de cé­lu­las gra­sas). Por lo ge­ne­ral son ne­ce­sa­rias 6 se­sio­nes pa­ra po­der evi­den­ciar los re­sul­ta­dos.

• Man­chas: los hom­bres se cui­dan la piel me­nos que las mu­je­res, so­bre to­do cuan­do ha­cen de­por­tes al ai­re li­bre, lo que sue­le oca­sio­nar man­chas. El pi­xel de ra­dio­fre­cuen­cia de Al­ma es un sis­te­ma de mi­cro­plas­ma frac­cio­na­do uti­li­za­do pa­ra me­jo­rar man­chas pro­fun­das; las oca­sio­na­das por la edad pro­du­ci­das por el sol (len­ti­gos) o cual­quier otra hi­per­pigm­ne­ta­ción que pu­die­ra exis­tir.

Su apli­ca­ción tam­bién es efi­caz en re­ju­ve­ne­ci­mien­to ya que ge­ne­ra nue­vo co­lá­geno y re­du­ce las arru­gui­tas más fi­nas. Por es­te mo­ti­vo, lue­go del tra­ta­mien­to la su­per­fi­cie de la piel se vuel­ve más sua­ve, me­jo­ra la ca­li­dad y la tex­tu­ra de la piel. Se re­co­mien­dan en­tre 3 y 5 se­sio­nes.

• Re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial: exis­ten un tra­ta­mien­to an­ti­age de bio­es­ti­mu­la­ción cutánea que se efec­túa a par­tir del plas­ma ri­co en pla­que­tas. La apli­ca­ción es in­tra­dér­mi­ca y ac­túa co­mo un re­ge­ne­ra­dor ce­lu­lar,

“An­tes era más fre­cuen­te que el hom­bre vi­nie­ra por in­sis­ten­cia de su mu­jer, pa­ra sa­tis­fa­cer­la"

por eso me­jo­ra la apa­rien­cia de la piel que lu­ce elás­ti­ca y lu­mi­no­sa des­pués de la apli­ca­ción. Un tra­ta­mien­to pro­me­dio es de 3 se­sio­nes por año, es­pa­cia­das ca­da cua­tro me­ses pa­ra ge­ne­rar un buen man­te­ni­mien­to. El In­fi­ni, es un mé­to­do que com­ba­te el “tigh­te­ning fa­cial”, a tra­vés de un sis­te­ma de ra­dio­fre­cuen­cia frac­cio­na­do con mi­cro­agu­jas. Ma­xi­mi­za la vo­lu­mi­ni­za­ción de la piel, pro­por­cio­na un es­ti­ra­mien­to y así se ob­tie­ne el efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor.

Har­mony Pro com­bi­na lá­ser y luz y se usa pa­ra re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial, pa­ra re­du­cir la ru­go­si­dad de la piel y dar una apa­rien­cia uni­for­me ya que me­jo­ra el tono y la lu­mi­no­si­dad. Ac­tual­men­te, los hom­bres uti­li­zan la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca co­mo re­cur­so de re­ju­ve­ne­ci­mien­to, por­que es un tra­ta­mien­to de re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y, si lo ha­cen de for­ma mo­de­ra­da, no de­be­ría no­tar­se. Ayu­da a des­pe­jar la mi­ra­da, a ele­var en for­ma le­ve las ce­jas, a ate­nuar las pa­tas de ga­llo y las lí­neas que se for­man en el en­tre­ce­jo. Se ate­núa el ges­to de can­san­cio, enojo o tris­te­za, tí­pi­co de la fla­ci­dez mus­cu­lar y cutánea.

• Arru­gas y mar­cas de ex­pre­sión: la sus­tan­cia que se uti­li­za co­mo re­lleno fa­cial es el áci­do hia­lu­ró­ni­co, que da vo­lu­men a las áreas de­pri­mi­das y mar­ca­das de la piel, co­mo los sur­cos de ex­pre­sión en la ca­ra. Se sue­len apli­can en las arru­gas na­so­ge­nia­nas que van de las alas na­sa­les a las co­mi­su­ras bu­ca­les.

• Caí­da del pe­lo: la me­so­te­ra­pia es el tra­ta­mien­to más efec­ti­vo. Se apli­can mi­cro­in­yec­cio­nes en el cue­ro ca­be­llu­do que ac­túan so­bre el fo­lícu­lo pi­lo­so y las es­truc­tu­ras ve­ci­nas. De­be rea­li­zar­se una vez por se­ma­na y pue­de acom­pa­ñar­se con tra­ta­mien­tos en ga­bi­ne­te de ma­so­te­ra­pia (ma­sa­je). En al­gu­nos ca­sos el tra­ta­mien­to se com­ple­men­ta con fi­nas­te­ri­de uti­li­za­das vía oral o mi­no­xi­dil en for­ma lo­cal. Los re­sul­ta­dos se ha­cen evi­den­tes des­pués de los seis me­ses. El mé­di­co es quien in­di­ca el tra­ta­mien­to ya que am­bas op­cio­nes pue­den te­ner con­tra­in­di­ca­cio­nes.

El mi­cro­tras­plan­te ca­pi­lar da una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va y hoy exis­te Ar­tas Ro­bot, una tec­no­lo­gía que otor­ga múl­ti­ples be­ne­fi­cios a la ho­ra de la in­ter­ven­ción, co­mo la de­ter­mi­na­ción in­te­li­gen­te del me­jor án­gu­lo, orien­ta­ción, di­rec­ción, pro­fun­di­dad y es­pa­cio en­tre fo­lícu­los.

Ase­so­ra­ron: Dra.va­ni­na De Mar­co y Dra. Ka­ri­na Na­dur, di­rec­to­ras de ND Skin, Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca. (www. nds­kin.com.ar - Emi­lio Mi­tre 310 Ca­ba.). Dra. Fa­bia­na Ze­la­ya, di­rec­to­ra de Ze­la­ya Es­té­ti­ca y Sa­lud (www.es­te­ti­ca­ze­la­ya.com.ar). Dra. Ma­ría Ro­lan­di Or­tíz, di­rec­to­ra de Ro Me­di­cal Art (www.ro­me­di­ca­lart.com).

"Hoy lle­gan a la con­sul­ta por in­te­rés pro­pio e in­clu­so son quié­nes ter­mi­nan tra­yen­do a su pa­re­ja por ha­ber­se que­da­do con­for­mes con el tra­ta­mien­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.