Cá­li­dos y ener­gé­ti­cos

Una ma­ne­ra de pa­sar me­jor el in­vierno den­tro de ca­sa es ele­gir co­lo­res que su­men bue­nas vi­bra­cio­nes y mu­cho ca­lor a los am­bien­tes

Mia - - Deco Ideas -

Con la lle­ga­da del in­vierno, el ho­gar se con­vier­te en el re­fu­gio per­fec­to y la ca­li­dez to­ma pro­ta­go­nis­mo. No so­lo con los ca­le­fac­to­res se ar­ma esa ca­li­dez, el co­lor es un gran alia­do ya que ar­mo­ni­zan­do pa­le­tas se pue­den crear es­pa­cios más con­for­ta­bles.

Ade­más, ya se ha de­mos­tra­do am­plia­men­te que la vi­bra­ción de los co­lo­res lo­gra que sus ha­bi­tan­tes se sien­tan ener­gi­za­dos más allá del cli­ma.

El co­lor for­ma par­te del día a día, es­tá pre­sen­te en to­do lo que per­ci­bi­mos. Po­de­mos ima­gi­nar­nos si­tua­cio­nes y sen­sa­cio­nes a par­tir de ellos. Pa­ra te­ner un

es­pa­cio con­for­ta­ble y cui­da­do, es im­por­tan­te re­cor­dar que:

Al apli­car to­nos in­ten­sos, los es­pa­cios tien­den a per­ci­bir­se más pe­que­ños, las pa­re­des nos da­rán la sen­sa­ción de es­tar más cer­ca, ayu­dan­do a mo­di­fi­car la sen­sa­ción que se tie­ne so­bre la tem­pe­ra­tu­ra real del am­bien­te.

Si com­bi­na­mos pa­le­tas cá­li­das que van des­de los na­ran­jas a los ma­rro­nes, ge­ne­ra­re­mos am­bien­tes que nos in­vi­tan a la reunión, al es­par­ci­mien­to y son si­nó­ni­mo de vi­ta­li­dad, don­de con la ayu­da de co­lo­res fríos nos brin­da­rán una cuo­ta de cal­ma y quie­tud. Vi­va­mos el co­lor de la mis­ma ma­ne­ra que vi­vi­mos nues­tro ho­gar.

Pa­ra ca­da uno

Li­ving

No im­por­ta los me­tros cua­dra­dos que ten­ga, es­ta ha­bi­ta­ción es la más po­pu­lar du­ran­te los me­ses fríos por­que se con­vier­te en el pun­to de reunión del ho­gar y es aquí don­de se mi­ra te­le­vi­sión, se com­par­te una reunión con ami­gos, los ni­ños jue­gan y se dis­fru­tan de los mo­men­tos de cal­ma.

En ge­ne­ral, sue­le es­tar pin­ta­do de co­lo­res pu­ros y neu­tros. Un buen re­cur­so pa­ra in­cor­po­rar­le ca­li­dez es uti­li­zar pa­le­tas tie­rras en la pa­red prin­ci­pal o pe­que­ños to­ques apli­ca­dos a tra­vés del uso de for­mas, por ejem­plo lí­neas ho­ri­zon­ta­les en co­lo­res neu­tros cá­li­dos y en com­bi­na­ción con otros más enér­gi­cos.

Dor­mi­to­rio

Otro es­pa­cio que se vuel­ve pro­ta­go­nis­ta es la ha­bi­ta­ción, allí pa­sa­mos los tiem­pos de des­can­so más im­por­tan­tes y pa­ra los más pe­que­ños es tam­bién un lu­gar don­de su ima­gi­na­ción co­bra vi­da y en el que se pa­sa más tiem­po ju­gan­do o es­tu­dian­do a fal­ta de es­pa­cios li­bres pa­ra dis­fru­tar cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra es más cá­li­da.

Aquí se unen, en­ton­ces, dos in­ten­cio­nes: cal­ma y di­ver­sión. Pa­ra lo­grar­lo, es re­co­men­da­ble com­bi­nar to­nos sua­ves y vi­bran­tes, ya que los pri­me­ros in­du­cen a la re­la­ja­ción mien­tras que los se­gun­dos es­ti­mu­lan la crea­ti­vi­dad. Co­ci­na

¿Qué po­dría ser más ten­ta­dor que un es­que­ma de co­lo­res ins­pi­ra­do en la co­mi­da que des­pier­te las pa­pi­las gus­ta­ti­vas? Una pa­red lla­ma­ti­va es una for­ma ma­ra­vi­llo­sa y eco­nó­mi­ca de pre­sen­tar un gran bo­ca­do de co­lor vi­bran­te en la co­ci­na. Con­si­de­rá los to­nos cá­li­dos y ex­qui­si­tos, co­mo ver­de al­baha­ca, ro­jo ci­rue­la y ama­ri­llo li­món. De he­cho, los es­tu­dios de­mues­tran que to­nos de ro­jo, na­ran­ja y ama­ri­llo es­ti­mu­lan los sen­ti­dos: ima­gi­ná las obras maes­tras gas­tro­nó­mi­cas que po­drías crear ro­dea­do de ma­ti­ces na­ran­ja man­da­ri­na.

Si los to­ques de co­lor su­ti­les con­cuer­dan más con tu es­ti­lo, acen­tuá un es­pa­cio mo­no­cro­má­ti­co en blan­co con ac­ce­so­rios co­lo­ri­dos en to­nos cho­co­la­te fuer­te o mo­ra­dos ju­go­sos. ¿Co­ci­na en ma­de­ra? Agre­gá una ex­plo­sión de bri­llo con in­creí­bles to­nos pas­te­les de he­la­dos que sin du­das es­ti­mu­la­rán los sen­ti­dos y des­per­ta­rán la ima­gi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.