Un ami­go que ayu­da

Es­tá com­pro­ba­do que los pe­rros me­jo­ran no­ta­ble­men­te la ca­li­dad de vi­da y la in­te­gra­ción so­cial de ni­ños con au­tis­mo y otras pa­to­lo­gías, por eso cre­cen las te­ra­pias en ese sen­ti­do.

Mia - - Mascotas -

Las in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con pe­rros, tien­den a re­du­cir las di­fi­cul­ta­des y a im­pac­tar de ma­ne­ra po­si­ti­va en el bie­nes­tar de ni­ños con di­fi­cul­ta­des, es­pe­cial­men­te au­tis­tas, co­mo de sus fa­mi­lias. Bo­ca­lán Ar­gen­ti­na, una Or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, tra­ba­ja a par­tir de dos áreas prin­ci­pa­les: in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con ani­ma­les (IAA) y en­tre­na­mien­to y en­tre­ga de pe­rros de asis­ten­cia. Los pe­rros en­tre­na­dos co­la­bo­ran en cues­tio­nes de la vi­da co­ti­dia­na, des­de sa­lir a ca­mi­nar o an­dar en trans­por­te pú­bli­co, has­ta abrir una puer­ta o lla­mar al as­cen­sor. La ONG reali­zó la 7ª en­tre­ga de pe­rros a 5 ni­ños con au­tis­mo, lle­gan­do a ca­si 30 mas­co­tas en­tre­ga­das por el pro­gra­ma, que con­tri­bu­yen a me­jo­rar no­ta­ble­men­te su ca­li­dad de vi­da e in­te­gra­ción so­cial.

Una vez que los ani­ma­les ter­mi­nan un en­tre­na­mien­to bá­si­co en el que se les en­se­ña a com­por­tar­se y apren­den ha­bi­li­da­des es­tán­dar (que in­clu­yen no ti­rar de la co­rrea, abrir y ce­rrar puer­tas y le­van­tar ob­je­tos del pi­so, en­tre otras), los en­tre­na­do­res ven, de­pen­dien­do del ca­rác­ter del ani­mal, cuál se­rá su tra­ba­jo. Ge­ne­ral­men­te se eli­gen pe­rros La­bra­do­res Re­trie­ver o Gol­den Re­trie­ver por­que po­seen de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas en su con­tex­tu­ra fí­si­ca y en su ca­rác­ter que fa­ci­li­tan su en­tre­na­mien­to y su la­bor. Los en­tre­na­do­res se­lec­cio­nan a los ca­cho­rros en­tre los 45/60 días de vi­da, lue­go de los 2 me­ses y me­dio, apro­xi­ma­da­men­te, co­mien­za lo que se de­no­mi­na el pe­rio­do de so­cia­li­za­ción. Al ca­bo de 10 me­ses, se em­pie­za a for­jar y com­pren­der la per­so­na­li­dad del can lo que de­ter­mi­na­rá su com­pa­ti­bi­li­dad con su nue­vo com­pa­ñe­ro de vi­da en un fu­tu­ro. El en­tre­na­mien­to cul­mi­na en­tre los 16 y 24 me­ses con la eta­pa de “aco­pla­mien­to” jun­to a la fa­mi­lia de­sig­na­da, don­de apren­den a cui­dar y a ma­ne­jar a su pe­rro, con la di­rec­ción de los en­tre­na­do­res.

“Juan em­pe­zó a ca­mi­nar por pri­me­ra vez so­lo en la ca­lle, co­no­ció el sub­te y pu­do ba­jar las es­ca­le­ras por su cuen­ta a par­tir de que co­no­ció a Har­ley, su pe­rro de asis­ten­cia. Es emo­cio­nan­te pa­ra no­so­tros ver co­mo el estímulo y com­pa­ñía del pe­rro nos cam­bió la vi­da”, cuen­ta la ma­má de Juan de 4 años, quien re­ci­bió a su pe­rra de asis­ten­cia.

El en­tre­na­mien­to se ba­sa en el re­fuer­zo po­si­ti­vo, un mé­to­do ba­sa­do en pre­mios. Es­to sig­ni­fi­ca que el pe­rro siem­pre es re­com­pen­sa­do por sus ac­cio­nes co­rrec­tas. De es­ta for­ma, el ani­mal aso­cia el com­por­ta­mien­to con el pre­mio que le pro­si­gue, y au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de que el apren­di­za­je con­ti­núe.

Pa­ra quie­nes deseen su­mar­se pa­ra co­la­bo­rar con es­ta cau­sa, o tie­nen la ne­ce­si­dad de un pe­rro de asis­ten­cia, pue­den con­tac­tar­se a:

in­[email protected]­ca­la­nar­gen­ti­na.org / co­mu­ni­ca­[email protected]­ca­la­nar­gen­ti­na.org

https://www.ins­ta­gram.com/ bo­ca­la­nar­gen­ti­na/

https://www.fa­ce­book.com/for­ma­cion. bo­ca­lan.ar­gen­ti­na/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.