cambio de es­ta­ción

Fal­ta un po­co pa­ra la pri­ma­ve­ra, pe­ro la ener­gía ya em­pie­za a cir­cu­lar. Có­mo adap­tar la ca­sa, cuer­po, men­te y emo­cio­nes al cambio de es­ta­ción.

Mia - - Sumario -

Ya sa­be­mos que la pri­ma­ve­ra es la es­ta­ción del re­na­cer, el de­sa­rro­llo im­pul­si­vo y cre­cien­te y que lle­ga ple­na de vi­ta­li­dad y fres­cu­ra, pe­ro ¿có­mo im­pac­ta es­ta ener­gía en la men­te, las emo­cio­nes y el cuer­po?

Los chi­nos la lla­man “pri­mer mo­vi­mien­to” y se la asig­nan al ele­men­to Ma­de­ra que ri­ge el cre­ci­mien­to, de­sa­rro­llo y des­blo­queo. Ade­más, la re­la­cio­na con el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la bi­liar en­car­ga­dos de la di­ges­tión y des­in­to­xi­ca­ción de la san­gre. En pri­ma­ve­ra, el Chi (ener­gía vi­tal) se mue­ve por los la­te­ra­les del cuer­po y la par­te in­ter­na de las pier­nas, tam­bién se vin­cu­la con los múscu­los, li­ga­men­tos, ten­do­nes y sen­ti­do de la vis­ta.

Pa­ra adap­tar­se a la es­ta­ción, tie­nen,

ade­más, una ba­te­ría de re­cur­sos.

Ac­ción

Me­di­ta­ción: pro­por­cio­na aper­tu­ra y paz men­tal, al tiem­po que au­men­ta la ca­pa­ci­dad de cen­trar­se y to­mar de­ci­sio­nes cla­ras en una es­ta­ción donde se re­nue­van los ob­je­ti­vos. Yo­ga, Tai Chi, Chi gong: ayu­dan a re­cu­pe­rar la pro­pia ener­gía vi­tal, a es­ti­rar múscu­los, ten­do­nes y li­ga­men­tos, y au­men­tar la fle­xi­bi­li­dad de las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.