Cue­llo y es­co­te

Lo ocul­ta­mos du­ran­te el in­vierno y ¿qué ha­ce­mos en el ve­rano pa­ra que se vea bien?

Mia - - Sumario - Dra. Ca­ro­li­na Sal­va­dor, mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y an­ti­age de CS Me­di­ci­na Es­té­ti­ca (www.dra­ca­ro­li­na­sal­va­dor.com).

Du­ran­te los me­ses invernales nos cu­bri­mos con po­le­ras, bu­fan­das y pa­ñue­los. Así, cue­llo y es­co­te pa­san a ser los eter­nos ol­vi­da­dos en la ru­ti­na dia­ria del cui­da­do de la piel. En cuan­to el frío cal­me, se­gu­ra­men­te nos sor­pren­da el con­tras­te de un ros­tro de por­ce­la­na con un es­co­te que pre­sen­ta manchas, arru­gas, re­se­que­dad, y has­ta fla­ci­dez y en­gro­sa­mien­to, pro­ble­mas co­mu­nes que afec­tan es­ta área.

¡Ayu­da! ¿Qué cui­da­dos y aten­cio­nes es­pe­cia­les de­bo dar­le a es­ta par­te que en­mar­ca mi ca­ra?

La piel de es­ta zo­na re­quie­re la mis­ma dedicación, o más, que el res­to de nues­tro cuer­po. “La piel del cue­llo y es­co­te es tan de­li­ca­da co­mo la del ros­tro, pe­ro por al­gu­na ra­zón pa­sa des­aper­ci­bi­da y no se le brin­da el cui­da­do que me­re­ce. Es una re­gión ex­pues­ta ca­si to­do el año, por en­de, ne­ce­si­ta de la apli­ca­ción de pro­tec­tor so­lar FPS 50+ y de hi­dra­ta­ción”, ex­pli­ca la Dra. Ca­ro­li­na Sal­va­dor, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca.

¿Cuá­les son las pro­ble­má­ti­cas es­té­ti­cas más co­mu­nes que afec­tan a cue­llo y es­co­te? Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, los mo­ti­vos de con­sul­ta más fre­cuen­te son, prin­ci­pal­men­te, la apa­ri­ción de sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, ta­les co­mo la fla­ci­dez o la hi­per­pig­men­ta­ción de la piel, es de­cir, manchas os­cu­ras. Es­to se da por­que la piel de nues­tro cue­llo y es­co­te es mu­cho más dé­bil y sen­si­ble. Ade­más de ser más del­ga­da, po­see una me­nor can­ti­dad de glán­du­las se­bá­ceas, lo que pro­vo­ca que se des­hi­dra­te con ma­yor fa­ci­li­dad.

Por otra par­te, la piel tie­ne en es­ta zo­na mu­cho me­nos co­lá­geno y elas­ti­na, a lo que se su­ma una me­nor den­si­dad de fi­bras con­jun­ti­vas, que son las que le otor­gan elas­ti­ci­dad. To­do ello, no ha­ce más que fa­vo­re­cer el sur­gi­mien­to tem­prano de arru­gas y fla­ci­dez, tal co­mo in­di­ca la ex­per­ta. Tam­bién es ma­yor la pro­ba­bi­li­dad de que apa­rez­can manchas o sig­nos del fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, ya que cuen­ta con me­nos me­la­no­ci­tos, que son las cé­lu­las que pro­du­cen la me­la­ni­na y ac­túan co­mo de­fen­sa ca­da vez que la ex­po­ne­mos al sol.

Cam­biar

Man­te­ner la zo­na siem­pre nu­tri­da e hi­dra­ta­da se vuel­ve fun­da­men­tal, tan­to co­mo la pro­tec­ción so­lar. Es de­cir que, pa­ra cui­dar cue­llo y es­co­te no ne­ce­si­ta­mos gran­des ac­cio­nes o de­ma­sia­do tiem­po, lo úni­co que de­be­mos ha­cer es te­ner­los en cuen­ta en la ru­ti­na bá­si­ca de lim­pie­za, pro­tec­ción y nu­tri­ción.

¿A qué edad de­bo co­men­zar con es­tos cui­da­dos bá­si­cos? La Dra. Sal­va­dor in­di­ca: “Es re­co­men­da­ble, a par­tir de los 25 años, co­men­zar a uti­li­zar cre­mas ten­so­ras en la zo­na pa­ra pre­ve­nir, su­ma­do al pro­tec­tor so­lar.” ¿Qué tra­ta­mien­tos hay pa­ra re­ver­tir el da­ño pre­exis­ten­te?

Ca­da per­so­na es úni­ca, por lo que la es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que los tra­ta­mien­tos van a va­riar se­gún el ca­so par­ti­cu­lar. En es­te sen­ti­do, acon­se­ja con­sul­tar siem­pre con un pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na es­té­ti­ca ca­pa­ci­ta­do. Por úl­ti­mo, se­ña­la al­gu­nas de las so­lu­cio­nes exis­ten­tes:

Tec­no­lo­gía lá­ser

Si el da­ño que pre­sen­ta el cue­llo y el es­co­te es por hi­per­pig­men­ta­ción, la Dra. Sal­va­dor recomienda co­men­zar cuan­to an­tes con un tra­ta­mien­to lá­ser, cu­yos resultados son ex­ce­len­tes con se­sio­nes re­pe­ti­das.

Tra­ta­mien­tos re­ge­ne­ra­ti­vos

En el ca­so de pre­sen­tar fla­ci­dez, la es­pe­cia­lis­ta recomienda su­mar tra­ta­mien­tos re­ge­ne­ra­ti­vos. “El plas­ma ri­co en pla­que­tas y la apli­ca­ción de hi­los de PDO dan un ten­sa­do na­tu­ral a la zo­na sin mo­di­fi­car el ros­tro de la pa­cien­te.”

Co­lá­geno hi­dro­li­za­do

Por úl­ti­mo, Ca­ro­li­na Sal­va­dor se­ña­la que los tra­ta­mien­tos men­cio­na­dos pue­den com­bi­nar­se con la ad­mi­nis­tra­ción vía oral de co­lá­geno hi­dro­li­za­do pa­ra po­ten­ciar los resultados.

Así, cue­llo y es­co­te pa­san a ser los eter­nos ol­vi­da­dos en la ru­ti­na dia­ria del cui­da­do de la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.