Ayuno si­mu­la­do

Con 5 días por mes, re­du­cien­do el con­su­mo de nu­trien­tes y sin abs­ti­nen­cia com­ple­ta, se lo­gra ba­jar de pe­so y ga­nar en sa­lud y ju­ven­tud.

Mia - - Sumario -

Al doc­tor Val­ter Lon­go,di­rec­tor del Lon­ge­vity Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia del Sur y pro­fe­sor de Cien­cia Bio­ló­gi­ca y Ge­ron­to­lo­gía, se lo re­co­no­ce en el mun­do co­mo uno de los lí­de­res in­ter­na­cio­na­les en nu­tri­ción y en­ve­je­ci­mien­to. Eterno cues­tio­na­dor de la

efec­ti­vi­dad real de las die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas clá­si­cas, pri­me­ro di­se­ñó un plan de ali­men­ta­ción dia­ria ba­jo en pro­teí­nas y azú­ca­res y ri­co en gra­sas sa­lu­da­bles y ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal al que lla­mó The Lon­ge­vity Diet (la die­ta de la lon­ge­vi­dad) y que de­mos­tró al­ta efi­ca­cia pa­ra per­der pe­so y re­du­cir la gra­sa ab­do­mi­nal, pre­ve­nir la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar re­la­cio­na­da con la edad y desa­rro­llar re­sis­ten­cia a la dia­be­tes, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y el cán­cer. Lue­go, desa­rro­lló la pro­pues­ta que le cam­bió la ca­ra al ayuno: la Fas­ting Mi­mic­king Diet (FMD) o die­ta de imi­ta­ción del ayuno ya que pro­po­ne res­trin­gir el con­su­mo de nu­trien­tes pe­ro no to­dos los días sino en ca­de­nas es­pe­cí­fi­ca­men­te or­ga­ni­za­das.

Es­te plan se hi­zo fa­mo­so en el mun­do por su ac­ce­si­bi­li­dad que per­mi­te res­pe­tar­lo y ha­cer­lo sin tan­to sa­cri­fi­cio.

Có­mo fun­cio­na

Es­ta imi­ta­ción del ayuno se ba­sa en ha­cer 5 días al mes prác­ti­ca­men­te de ayuno o con un con­su­mo muy ba­jo de ca­lo­rías. El res­to de los días se pue­de co­mer de to­do, sin ex­ce­sos ló­gi­ca­men­te. Du­ran­te los días de

ayuno, se pri­vi­le­gian ali­men­tos que apor­ten vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les (so­pas y cal­dos de ver­du­ras, agua, in­fu­sio­nes o té de man­za­ni­lla, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas).

El pri­mer día, la can­ti­dad de ca­lo­rías a in­ge­rir se­rá de unas 1000 kcal, re­du­cién­do­las a 750 los otros cua­tro si­guien­tes.

Cuan­do es­te plan se pro­bó, ade­más del des­cen­so de pe­so, los re­sul­ta­ros cons­ta­ta­ron que ayu­dó a re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo y me­jo­ró la pre­sión ar­te­rial, en­tre otros be­ne­fi­cios.

Des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo, es­te for­ma­to de ayuno tie­ne ma­yor sen­ti­do que el pro­lon­ga­do y res­pe­ta­do por se­ma­nas. Los pri­me­ros hu­ma­nos ex­pe­ri­men­ta­ban ca­ren­cias de ali­men­tos con fre­cuen­cia, pe­ro, aún en los mo­men­tos más du­ros, so­lían te­ner al­go que lle­var­se a la bo­ca y ra­ro era el día donde no in­ge­rían nin­gu­na ca­lo­ría. Aun­que la ca­za fa­lla­ra, re­cu­rrían a raí­ces o fru­tos con lo cual nun­ca pa­sa­ban tem­po­ra­das lar­gas sin co­mer.

Ca­da ca­so

Más allá de los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­les so­bre la sa­lud, en cuan­to a la re­duc­ción de pe­so, es­te plan con­tem­pla di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes:

• Per­so­nas con obe­si­dad y sín­dro­me me­ta­bó­li­co de­be­rían rea­li­zar­lo to­dos los me­ses.

• Per­so­nas con so­bre­pe­so o fac­to­res de ries­go (al­ta pre­sión ar­te­rial, ni­ve­les ele­va­dos de glu­co­sa o co­les­te­rol), una vez ca­da 2 o 3 me­ses.

• Per­so­nas sa­lu­da­bles y en pe­so ade­cua­do, una vez ca­da 4 a 6 me­ses. Es­te ti­po de ayuno:

• Promueve la pér­di­da de gra­sa ya que es ba­jo en ca­lo­rías y fo­men­ta el con­su­mo de ali­men­tos con una gran can­ti­dad de nu­trien­tes.

• Ba­ja los ni­ve­les de co­les­te­rol por ser ri­ca en gra­sas bue­nas es­ti­mu­lan­do el con­su­mo de nue­ces y acei­tu­nas

• Ali­via la in­fla­ma­ción cró­ni­ca que pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo de va­rias en­fer­me­da­des in­clu­yen­do la car­día­cas, dia­be­tes, cán­cer y es­cle­ro­sis múl­ti­ple. En un es­tu­dio con ani­ma­les de 2016, los in­ves­ti­ga­do­res de­mos­tra­ron que una die­ta que imi­ta el ayuno po­dría pre­ve­nir efi­caz­men­te el da­ño a la vai­na de mie­li­na, que pro­por­cio­na pro­tec­ción a las fi­bras ner­vio­sas en la mé­du­la es­pi­nal y el ce­re­bro. Tam­bién re­du­jo la se­ve­ri­dad de los sín­to­mas en un 20%, dis­mi­nu­yó va­rios mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios y pro­mo­vió la re­ge­ne­ra­ción de la vai­na de mie­li­na.

• Dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial y va­rios es­tu­dios de­mos­tra­ron tam­bién ac­túa so­bre otros fac­to­res de ries­go de en­fer­me­dad car­día­ca.

Pa­ra el res­to del tiem­po en que no se ayu­na, Val­ter Lon­go pro­po­ne una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da que, in­clu­so, con­tem­pla ver­sio­nes ve­ga­nas y om­ní­vo­ras.

Pa­ra el ca­so ve­gano, in­clu­ye suplemento­s de vi­ta­mi­na B12 y sus­ti­tu­ye pes­ca­do, car­ne y hue­vos por ve­ge­ta­les pro­tei­cos.

La ver­sión ori­gi­nal om­ní­vo­ra ad­mi­te co­mo úni­cas pro­teí­nas de ori­gen no ve­ge­tal las del pes­ca­do (2 o 3 ve­ces por se­ma­na), ex­clu­ye la car­ne ro­ja y li­mi­ta a ex­cep­cio­nes la de ave y el hue­vo. Pue­den su­mar­se abun­dan­tes car­bohi­dra­tos com­ple­jos, co­mo le­gum­bres y ce­rea­les in­te­gra­les, acom­pa­ña­dos de ver­du­ra, fru­ta y fru­tos se­cos. De­ben evi­tar­se lácteos y azú­ca­res y re­du­cir a ca­si na­da pan, pas­ta o arroz. Per­mi­te 2 co­pas de vino al día y 2 o 3 ta­zas de ca­fé. Ade­más, da vía li­bre a gra­sas sa­nas co­mo acei­te de oli­va y co­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.