os­teos­pa­tía

Aun­que es una prác­ti­ca an­ti­gua, es­tá sien­do re­va­lo­ri­za­da por su ac­ción no so­lo en pro­ble­mas de sa­lud sino co­mo una gran mé­to­do pa­ra me­jo­rar la vida des­de la ni­ñez a la ve­jez.

Mia - - Sumario - Por Ariel Pan­ta­na­li, os­teó­pa­ta y do­cen­te de la Es­cue­la Ar­gen­ti­na de Os­teo­pa­tía (www.os­teo­pa­tiay­sa­lud.com.ar)

Las ma­nos del os­teó­pa­ta son co­mo ojos que es­cu­chan lo que pro­vie­ne del in­te­rior de los te­ji­dos, en di­fe­ren­tes pla­nos: cuer­po, men­te, ener­gía. Es­cu­chan y brin­dan lo que de­no­mi­na­mos Ful­cro o pun­to de apo­yo, per­ci­ben de for­ma sen­si­ble las ten­den­cias, fuer­zas, fa­ci­li­da­des o im­pe­di­men­tos que de­vie­nen des­de el in­te­rior de los te­ji­dos trans­mi­tien­do men­sa­jes pro­pios de ca­da pro­ble­má­ti­ca a tra­tar.

Las sen­sa­cio­nes so­bre las dis­tin­tas tex­tu­ras, asi­me­trías y re­co­rri­dos de la mo­vi­li­dad, van orien­tan­do a las ma­nos que acu­mu­lan de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros bus­can­do una re­so­lu­ción li­be­ra­do­ra de las ba­rre­ras ten­sio­na­les. La es­cu­cha aten­ta brin­da in­for­ma­ción de lo ten­so, se­co o du­ro, fal­ta de irri­ga­ción o re­torno ve­no­so, pro­ble­mas in­ter­óseos, hi­per­to­nías o hi­po­to­nías, tro­fis­mo, rit­mo etc.

El os­teó­pa­ta se iden­ti­fi­ca por la uti­li­za­ción de sus ma­nos y su cri­te­rio de es­cu­cha en ar­mo­nía con la fi­lo­so­fía de la na­tu­ra­le­za y la bús­que­da de las cau­sas que pro­vo­can res­tric­cio­nes, li­mi­ta­ción y pér­di­da de las con­di­cio­nes de nor­ma­li­dad en la sa­lud, orien­tán­do­se a fa­vor de la vi­ta­li­dad pre­sen­te en los te­ji­dos vivos.

La fi­lo­so­fía os­teo­pá­ti­ca tie­ne su raíz mis­ma en los prin­ci­pios de la vida y co­mo tal res­pon­de a le­yes uni­ver­sa­les res­pe­tan­do la in­te­gri­dad de

las per­so­nas. Ejer­cien­do el ar­te de la ges­tión de la sa­lud, se apo­ya en cien­cias bio­ló­gi­cas co­mo ana­to­mía y fi­sio­lo­gía (en­tre otras), bus­can­do ali­near el cuer­po, li­be­ran­do sus li­mi­ta­cio­nes de la mo­ti­li­dad y mo­vi­li­dad, res­tau­ran­do la li­ber­tad de re­la­ción si­mul­tá­nea.

Pa­ra qué se uti­li­za

Va­ria­das y di­ver­sas do­len­cias pue­den tra­tar­se os­teo­pá­ti­ca­men­te. Es­ta prác­ti­ca es­tá in­di­ca­da pa­ra di­ver­sos pa­de­ci­mien­tos o tras­tor­nos co­mo do­lo­res de ca­be­za, de es­pal­da, de ar­ti­cu­la­cio­nes, pre­sión al­ta, es­co­lio­sis, tras­tor­nos del sue­ño, de­pre­sión ner­vio­sa, sín­dro­me del tú­nel car­piano, dia­be­tes ti­po II, ma­la di­ges­tión, aci­dez, do­lor he­mo­rroi­dal, do­lor hia­tal, pier­nas pe­sa­das, cier­tos do­lo­res mens­trua­les, can­san­cio cró­ni­co idio­pá­ti­co, do­lo­res di­ges­ti­vos, do­lor in­ter­cos­tal, ma­reos, re­pe­ti­ti­vos, ten­di­ni­tis, lu­xa­cio­nes cró­ni­cas, pér­di­da del equi­li­brio, en­tre otros. Tam­bién es­tá in­di­ca­da co­mo pre­ven­ción pa­ra evi­tar po­si­bles do­len­cias de­ri­va­das de la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va así co­mo de ma­las pos­tu­ras en la ac­ti­vi­dad dia­ria.

Des­de la ni­ñez tem­pra­na has­ta la ve­jez, la os­teo­pa­tía con­tie­ne he­rra­mien­tas de abor­da­je tan­to te­ra­péu­ti­cas co­mo pre­ven­ti­vas.

Un os­teó­pa­ta es un pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal y com­ple­men­ta­ria (MTC), no es un mé­di­co sino que com­ple­men­ta y res­pe­ta los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les tra­ba­jan­do en for­ma in­ter­dis­ci­pli­na­ria con el con­jun­to de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

Ac­ción pre­ven­ti­va

Da­do que la os­teo­pa­tía no se in­tere­sa so­lo en un sín­to­ma o en una en­fer­me­dad, con­si­de­ra al or­ga­nis­mo del pa­cien­te co­mo una to­ta­li­dad y por lo tan­to pre­ten­de com­pren­der a to­do su ser.

Tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te so­bre las cau­sas y los des­equi­li­brios (pro­ble­mas pri­ma­rios) que cau­san el do­lor y la en­fer­me­dad, en es­truc­tu­ras que se ha­llan mu­chas ve­ces ale­ja­das del lu­gar del sín­to­ma.

Cumple un rol im­por­tan­te en la pre­ven­ción tra­ba­jan­do tan­to so­bre adul­tos y an­cia­nos, co­mo tam­bién en el cam­po de la pe­dia­tría y la neo­na­to­lo­gía.

Tiem­po y resultados

El tra­ta­mien­to pue­de ex­ten­der­se de 3 a 5 se­sio­nes apro­xi­ma­da­men­te de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la na­tu­ra­le­za de ca­da per­so­na. Lue­go se pue­de con­ti­nuar con el man­te­ni­mien­to del equi­li­brio de la sa­lud con fi­nes pre­ven­ti­vos, rea­li­zan­do una se­sión por mes.

La evo­lu­ción y me­jo­ría se sue­len ver a ver en for­ma in­me­dia­ta, lue­go de 2 o 3 días pos­te­rio­res a la se­sión. Pue­de ha­ber reac­cio­nes de los te­ji­dos que pue­den ser mo­les­tas en los días si­guien­tes a la se­sión de os­teo­pa­tía, pe­ro es­to se de­be a la ac­ción re­gu­la­do­ra de los sis­te­mas pro­fun­dos del or­ga­nis­mo (Sis­te­ma vas­cu­lar, Sis­te­ma Neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo)

De gran ayu­da pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, un cam­po muy fre­cuen­te de apli­ca­ción es el te­rreno de la ac­ción de­ge­ne­ra­ti­va pro­pia del pa­so del tiem­po o bien por un mal uso acu­mu­la­do del cuer­po. So­bre to­do en eda­des avan­za­das y en re­la­ción al plano cir­cu­la­to­rio, so­bre­pe­so, ma­la ali­men­ta­ción, pos­tu­ras vi­cia­das, ten­sio­nes in­ne­ce­sa­rias al caminar, can­san­cio, dis­fun­cio­nes di­ges­ti­vas, etc. La os­teo­pa­tía bien prac­ti­ca­da pue­de ayu­dar a las per­so­nas de edad avan­za­da a man­te­ner una bue­na ca­li­dad de vida es­ti­mu­lan­do la vi­ta­li­dad de sus te­ji­dos.

El cuer­po ha­bla, se co­mu­ni­ca con su len­gua­je, exis­te un víncu­lo co­mu­ni­ca­ti­vo pre ver­bal, aso­cia­ti­vo y muy elo­cuen­te. De un mo­do u otro, el cuer­po siem­pre va a ex­pre­sar y con­fe­sar su pro­pia ver­dad, con do­lor, pla­cer y dis­fru­te, ilu­sión y de­silu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.