Rui­do En el tra­ba­jo

El no aten­der a es­te pro­ble­ma tem­pra­na­men­te, em­peo­ra la ca­li­dad de vida del pa­cien­te y su fa­mi­lia,.

Mia - - Sumario -

El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co re­con­fi­gu­ró las re­la­cio­nes so­cia­les, los víncu­los afec­ti­vos y, cla­ro, el mun­do del tra­ba­jo. La sa­lud siem­pre es­tu­vo en el cen­tro del plano la­bo­ral y así co­mo años atrás se eva­lua­ban va­ria­bles co­mo el es­fuer­zo fí­si­co, hoy el es­trés y el “la­do B” de al­gu­nos ru­bros es­tá en el cen­tro de la es­ce­na.

Tal es la si­tua­ción de los em­pleos donde la ex­po­si­ción a so­ni­dos muy

fuer­tes pue­de de­te­rio­rar la ca­li­dad de vida e in­clu­so ge­ne­rar hi­poa­cu­sia. Ac­tual­men­te, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es­ti­ma que 466 mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen pér­di­da de au­di­ción dis­ca­pa­ci­tan­te y den­tro de las cau­sas ad­qui­ri­das es­tán cier­tos en­tor­nos la­bo­ra­les, co­mo aque­llos en los que se em­plea ma­qui­na­ria rui­do­sa y se pro­du­cen ex­plo­sio­nes, te­nien­do en cuen­ta que so­bre­pa­sar la ex­po­si­ción a los 85 de­ci­be­lios (db), du­ran­te 8 ho­ras o más, su­po­ne un se­rio da­ño acús­ti­co. Ade­más, la des­aten­ción de es­tos cua­dros no só­lo re­pre­sen­ta un pro­ble­ma pa­ra quien los pa­de­ce y su círcu­lo fa­mi­liar, sino que des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud pú­bli­ca tie­ne un cos­to mun­dial anual de 750.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pre­ve­nir el da­ño

Mi­cae­la Cons­tan­zo, fo­no­au­dió­lo­ga de Med-el, com­pa­ñía de so­lu­cio­nes

au­di­ti­vas, enu­me­ra los 5 tra­ba­jos que afec­tan di­rec­ta­men­te la au­di­ción:

1) Cons­truc­ción

Tan­to obre­ros co­mo in­ge­nie­ros y su­per­vi­so­res de obra sue­len es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con ma­qui­na­rias in­dus­tria­les muy rui­do­sas que pue­den al­can­zar has­ta 130 db. En es­tos lu­ga­res, no só­lo se recomienda el uso es­tric­to de má­xi­ma pro­tec­ción au­di­ti­va, sino ha­cer­se che­queos mé­di­cos pe­rió­di­cos pa­ra iden­ti­fi­car tem­pra­na­men­te even­tua­les sig­nos de de­te­rio­ro.

2) Avia­ción y au­to­mo­vi­lis­mo

Pi­lo­tos, aza­fa­tas y co­mi­sa­rios de a bor­do, así co­mo per­so­nal de pis­ta, es­tán ex­pues­tos a di­fe­ren­tes ti­pos y ni­ve­les de rui­do que, en el ca­so de quie­nes van arri­ba del avión, se su­man a los cam­bios brus­cos de pre­sión. Los tra­ba­ja­do­res que con­tro­lan en tie­rra el trá­fi­co aé­reo, lle­gan a to­le­rar 140 db du­ran­te el des­pe­gue y ate­rri­za­je. En cuan­to al au­to­mo­vi­lis­mo, en la ca­bi­na de un au­to­mó­vil de Fór­mu­la 1, la pro­tec­ción de­be ser ex­tre­ma, ya que el rui­do su­pera los 135 db.

3) Mú­si­ca y entretenim­iento

Mú­si­cos, DJS, in­ge­nie­ros de so­ni­do, en­car­ga­dos de ba­rra y per­so­nal de se­gu­ri­dad de bo­li­ches y ba­res ex­pe­ri­men­tan un ni­vel de so­ni­do muy ele­va­do. Los tra­ba­ja­do­res de las sa­las de vi­deo­jue­gos y de los ci­nes, tam­bién en­tran en es­ta ca­te­go­ría. En es­tos sec­to­res se desem­pe­ñan ma­yo­ri­ta­ria­men­te jó­ve­nes, quie­nes de acuer­do a la OMS con­for­man un uni­ver­so de 1.100 mi­llo­nes de per­so­nas con ries­go de su­frir pér­di­da au­di­ti­va.

4) Do­cen­cia

Las y los maes­tros de ni­vel ini­cial, pri­ma­rio y me­dio, es­cu­chan dia­ria­men­te gri­tos, con­ver­sa­cio­nes en pa­ra­le­lo y ru­mo­reo cons­tan­te, fac­to­res que pue­den afec­tar su au­di­ción. Tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra los ni­ños, la su­ge­ren­cia den­tro del sa­lón de cla­ses es to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas, por ejem­plo, co­lo­car un fil­tro o go­ma de­ba­jo de las pa­tas de las si­llas pa­ra aca­llar el rui­do de arras­tre cuan­do se mue­ven, po­ner al­fom­bras al­re­de­dor del au­la pa­ra ab­sor­ber el so­ni­do y ce­rrar la puer­ta pa­ra blo­quear el bu­lli­cio ex­terno.

5) Tra­ba­ja­do­res del trans­por­te Quie­nes tra­ba­jan en el ser­vi­cio de re­par­to, prin­ci­pal­men­te jó­ve­nes, tie­nen que so­por­tar el rui­do del vehícu­lo, así co­mo los so­ni­dos cons­tan­tes de la ca­lle. To­do es­to lle­ga a oca­sio­nar ni­ve­les de so­ni­do de has­ta 103 db. Pa­ra los que tra­ba­jan en el trans­por­te de pa­sa­je­ros, ya sea pú­bli­co – co­lec­ti­vos, sub­tes, tre­nes – así co­mo quie­nes se de­di­can al trans­por­te pri­va­do – ta­xis o re­mi­ses - tam­bién es­tán ex­pues­tos a es­ta con­ta­mi­na­ción so­no­ra y al ries­go de pre­sen­tar una pér­di­da de au­di­ción. El diag­nós­ti­co tem­prano de la pér­di­da au­di­ti­va es esen­cial. To­da per­so­na de­be rea­li­zar su con­sul­ta anual con un es­pe­cia­lis­ta y, par­ti­cu­lar­men­te, si se desem­pe­ña en al­guno de los ru­bros men­cio­na­dos. “En ca­so que se de­tec­te una pér­di­da au­di­ti­va, hay que eva­luar in­me­dia­ta­men­te las al­ter­na­ti­vas dis­po­ni­bles e ini­ciar tra­ta­mien­to e in­ter­ven­ción co­rres­pon­dien­te, pa­ra evi­tar que el pro­ble­ma se agra­ve”, agre­ga la fo­no­au­dió­lo­ga.

obre­ros, in­ge­nie­ros y su­per­vi­so­res de obra sue­len es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con ma­qui­na­rias in­dus­tria­les muy rui­do­sas que pue­den al­can­zar has­ta 130 db. Por eso, de­ben pro­te­ger­se y ha­cer con­tro­les pe­rió­di­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.