El ar­te de ser­vir

Igual que el ri­tual de em­pe­zar el asa­do o ha­cer la tor­ta pa­ra la ce­na con ami­gos, po­ner la me­sa es dar­le el marco de be­lle­za al en­cuen­tro.

Mia - - Sumario - Por Me­lis­sa Do­mit (www.me­lis­sa­do­mit.com/ho­gar)

Los ar­gen­ti­nos disfrutamo­s de in­vi­tar gen­te a nues­tras ca­sas: reunio­nes con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, asa­dos, do­min­gos en fa­mi­lia, té con ami­gos. Siem­pre hay una ex­cu­sa pa­ra jun­tar­se y esa ex­cu­sa ge­ne­ral­men­te in­clu­ye al­gu­na co­mi­da de por me­dio. La co­mi­da con­vo­ca, pe­ro la ca­li­dez con que se re­ci­be a los in­vi­ta­dos es lo que ha­ce que ellos no quie­ran ir­se. La me­sa siem­pre ha si­do el lu­gar de reunión de ex­ce­len­cia.

Ha­ce dé­ca­das, la me­sa te­nía so­lo dos des­ti­nos: el uso dia­rio o pa­ra las vi­si­tas. Así, se ate­so­ra­ban cu­bier­tos, man­te­les, ser­vi­lle­tas y toallas que veían la luz po­cas ve­ces en el año, los pla­tos de por­ce­la­na pa­sa­ban de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción ca­si im­po­lu­tos y la blan­que­ría bor­da­da lle­ga­ba im­pe­ca­ble a las ma­nos de nie­tas y bis­nie­tas, que lue­go te­mían usar­los.

Los tiem­pos cam­bia­ron y con ellos al­gu­nas cos­tum­bres y tra­di­cio­nes. Cuan­do to­dos co­rren y las ho­ras vue­lan, se co­men­zó a im­po­ner los pla­tos y cu­bier­tos des­car­ta­bles pa­ra evi­tar per­der tiem­po en­tre agua y es­pu­ma, pri­man­do lo des­car­ta­ble por so­bre lo agra­da­ble. Cla­ro que co­mo to­do vuel­ve, te­ner la me­sa bien pues­ta o “am­bien­ta­da” co­mo se di­ce aho­ra, es­tá a la or­den del día y ha re­cu­pe­ra­do ese lu­gar de pri­vi­le­gio en las reunio­nes so­cia­les, por pe­que­ña que sea.

Una me­sa lin­da ge­ne­ra ar­mo­nía

y hon­ra a los co­men­sa­les, sean de la pro­pia fa­mi­lia, ami­gos o co­le­gas de tra­ba­jo. Po­ner la me­sa de­be ser un ri­tual sa­gra­do.

Los pre­pa­ra­ti­vos

Al mo­men­to de re­ci­bir gen­te en ca­sa, la ele­gan­cia es­tá en la ca­li­dez ya sea só­lo pa­ra una co­mi­da ín­ti­ma y fa­mi­liar o un en­cuen­tro más so­fis­ti­ca­do. No hay man­jar que pue­da su­plir la bue­na pre­dis­po­si­ción de un an­fi­trión y no es ne­ce­sa­rio es­pe­rar una oca­sión es­pe­cial pa­ra ar­mar una me­sa lin­da, al con­tra­rio, un día cual­quie­ra pue­de ser inol­vi­da­ble si se ale­gra re­ci­bien­do al otro con una bue­na me­sa, flo­res, una ve­la pren­di­da y mú­si­ca que acom­pa­ñe.

Los pla­tos de si­tio con fun­das re­mo­vi­bles pue­den con­ver­tir­se en un gran alia­do ya que tie­nen la ca­pa­ci­dad de ser mul­ti­uso. Pa­ra una co­mi­da con mu­cha gen­te, en la que no po­dés re­ci­bir a to­dos sen­ta­dos o por­que pre­fe­rís ser­vir so­la­men­te fin­ger food, el pla­to de si­tio se pue­de uti­li­zar co­mo ban­de­ja in­di­vi­dual pa­ra apo­yar el pla­to mien­tras se char­la en un so­fá es­cu­chan­do bue­na mú­si­ca. Muy prác­ti­co, di­ver­ti­do y ele­gan­te a la vez.

Si pre­fe­rís usar los pla­tos de si­tio co­mo tra­di­cio­nal­men­te se usan, en­ton­ces po­ne­los so­bre un in­di­vi­dual o man­tel de un co­lor neu­tro que com­bi­ne con el pla­to ele­gi­do, acom­pa­ña­do con ele­gan­tes ser­vi­lle­tas de tela y por­ce­la­nas he­re­da­das. Lo in­tere­san­te de los pla­tos de si­tio es que cam­bias las fun­das y ya te­nés un jue­go to­tal­men­te dis­tin­to lis­to pa­ra uti­li­zar en otra reunión.

Los cen­tros de me­sa son muy im­por­tan­tes a la ho­ra de ar­mar la me­sa. ¿No te­nés un flo­re­ro? Al­gu­nas ve­las dis­pues­tas a lo lar­go de la me­sa y una ca­nas­ta de mim­bre con ho­jas y flo­res de los ár­bo­les del jar­dín cie­rra el es­ce­na­rio.

Es cla­ve que los cen­tros de me­sa no su­peren la al­tu­ra de los ojos pa­ra que los co­men­sa­les se mi­ren con fa­ci­li­dad y se fa­ci­li­te el diá­lo­go en­tre ellos. Los in­di­vi­dua­les en la me­sa dan el tono que quie­re ofre­cer el an­fi­trión en ca­da oca­sión. Pue­den ser li­sos o co­lo­ri­dos mien­tras vis­tan a la me­sa con per­so­na­li­dad.

Si la co­mi­da es ele­gan­te, los in­di­vi­dua­les pue­den ser de lino u or­gan­dí clá­si­cos. Pa­ra to­dos los días, pue­den es­tar he­chos de te­las fá­ci­les de la­var que no re­quie­ran de mu­cho man­te­ni­mien­to pe­ro que aún así im­pri­man en la me­sa iden­ti­dad y ca­li­dez.

Ani­ma­te a ju­gar con los co­lo­res, las tex­tu­ras, los aro­mas y so­ni­dos. Con­vo­car con to­dos los sen­ti­dos y no só­lo al gus­to ge­ne­ra­rá un di­fe­ren­cial en tu reunión so­cial.

In­vi­tar a ca­sa y po­ner la me­sa pa­ra nues­tros in­vi­ta­dos es un ac­to de amor que hoy se re­va­lo­ri­za. Es al­go que uno ha­ce pa­ra la gen­te que quie­re. Aga­sa­jar es de­di­car. No se tra­ta de gran­des des­plie­gues sino de pe­que­ños ges­tos lle­nos de her­mo­sos de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.