Tru­cos y re­tru­cos

Mia - - Sumario -

Em­pe­zar bien el día

❯❯ Ca­da ma­ña­na eli­mi­ná to­xi­nas in­cor­po­ran­do fi­bra y un sano apor­te de vi­ta­mi­nas. Bas­ta in­ge­rir un ki­wi y un ju­go de li­món na­tu­ral en­dul­za­do con una cu­cha­ra­di­ta de miel. Si lo que se bus­cás es me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do, tan­tas ve­ces mal­tra­ta­do por las co­mi­das rá­pi­das, to­má una in­fu­sión de bol­do o de té ver­de.

An­dar y an­dar

❯❯ Po­cos ejer­ci­cios hay tan sa­lu­da­bles co­mo caminar. Lle­va­te los au­ri­cu­la­res pa­ra es­cu­char mú­si­ca o tu pro­gra­ma de ra­dio fa­vo­ri­to, y po­ne­te en mar­cha a un rit­mo cons­tan­te du­ran­te 20 mi­nu­tos ¡co­mo mí­ni­mo! Si ha­cés 5 km por día, que equi­va­len a unos 12 mi­nu­tos por ki­ló­me­tro, sin in­te­rrup­cio­nes, po­drás que­mar gra­sa, me­jo­rar la mus­cu­la­tu­ra y po­ten­ciar el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

Mas­ti­car de sie­te a do­ce ve­ces

❯❯ ¿Sa­bías que de es­te mo­do se pro­ce­san me­jor los ali­men­tos? La ra­zón es que el pro­ce­so de la di­ges­tión co­mien­za en la bo­ca, y mas­ti­car bien ase­gu­ra una ma­yor pro­duc­ción de en­zi­mas im­por­tan­tes, ha­ce más pe­que­ños los tro­zos de co­mi­da y, por si fue­ra po­co, ayu­da a que co­ma­mos más des­pa­cio. Re­cor­de­mos que la se­ñal de sa­cie­dad tar­da unos vein­te mi­nu­tos en al­can­zar el ce­re­bro.

Reír a car­ca­ja­das

❯❯ La ri­sa moviliza una gran can­ti­dad de múscu­los, des­de la ca­ra has­ta el es­tó­ma­go y ade­más, li­be­ra en­dor­fi­nas (la hor­mo­na del bie­nes­tar) y re­du­ce los ni­ve­les de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés. Pa­ra no de­jar­se ven­cer por el ba­jón, jun­ta­te con ami­gas y reíte de to­do.

Atre­ver­se a un cambio

❯❯ Ir a la pe­lu­que­ría pa­ra ver­te di­fe­ren­te, es una de re­ce­tas más an­ti­guas cuan­do se quie­re le­van­tar el áni­mo. En­ton­ces: ma­nos a la obra. Unas ex­ten­sio­nes, un cor­te de pe­lo atre­vi­do, un co­lor que sal­ga de lo co­mún o un ali­sa­do pa­ra sa­car­te esos ru­los que ya te abu­rrie­ron, ade­más de cam­biar­te el look pue­den cam­biar tu ac­ti­tud.

Dor­mir más

❯❯ Las per­so­nas ca­da vez duer­men me­nos ho­ras, y es una ma­la cos­tum­bre, por­que la fal­ta de sue­ño im­pi­de que el cuer­po ten­ga el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra re­cu­pe­rar­se del des­gas­te dia­rio, lo que en­tor­pe­ce ab­so­lu­ta­men­te to­das sus fun­cio­nes. Me­jor apa­gar la te­le, ce­rrar el li­bro y en­tre­gar­se al des­can­so. Es la me­jor cu­ra de be­lle­za y sa­lud que exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.