Cuan­do no flo­re­cen

Hay mu­chas cau­sas por las que una plan­ta no lle­ga a pro­du­cir sus flo­res o lo ha­ce muy po­cas ve­ces. Un re­pa­so por cua­tro de las más co­mu­nes.

Mia - - Sumario - Fuen­te: www.jo­seel­jar­di­ne­ro.com

Les ha­blás, las cui­dás con es­me­ro y sin em­bar­go las plan­tas no flo­re­cen. Hay que te­ner cla­ro que ca­da es­pe­cie tie­ne sus pro­pios re­que­ri­mien­tos. La can­ti­dad de luz, los nu­trien­tes, la hu­me­dad am­bien­tal, el agua, son al­gu­nos de los pun­tos que hay que con­si­de­rar. Si se elu­de al­gu­na de sus ne­ce­si­da­des más bá­si­cas, es muy pro­ba­ble que el ejem­plar viva mal o in­clu­so mue­ra.

• La fal­ta de luz: la ca­ren­cia lu­mí­ni­ca, muy fre­cuen­te en in­te­rio­res, es la cau­sa por la que las plan­tas no po­drán rea­li­zar la fo­to­sín­te­sis, por lo tan­to ape­nas flo­re­ce­rán. Me­dian­te es­te fe­nó­meno las plan­tas son ca­pa­ces de fa­bri­car­se su pro­pio ali­men­to. Les bas­ta com­bi­nar el car­bono at­mos­fé­ri­co con el hi­dró­geno del agua pa­ra for­mar las ca­de­nas de hi­dra­tos de car­bono que tan­to pre­ci­san.

En con­se­cuen­cia, si la luz les fue­ra in­su­fi­cien­te, que­da­rían fal­tas de ener­gía y és­tas se ve­rían mer­ma­das en sus fun­cio­nes más bá­si­cas. El alar­ga­mien­to exa­ge­ra­do de los ta­llos, bus­can­do la luz, es qui­zás uno de los sín­to­mas más co­mu­nes y el que lo­gra­rá dar pis­tas de lo que allí es­tá pa­san­do. Tam­bién el cre­ci­mien­to de­sigual, orien­ta­do ha­cia una ven­ta­na u otra fuen­te de luz es un buen in­di­ca­ti­vo.

• Ca­ren­cia de nu­trien­tes: es otra ra­zón pa­ra que una plan­ta pro­duz­ca me­nos can­ti­dad de flo­res. La fal­ta de fós­fo­ro y potasio pue­de aca­rrear un re­tra­so en la flo­ra­ción o que és­tas sean de es­ca­so ta­ma­ño o ca­li­dad. Tam­bién re­per­cu­ti­rá en el fu­tu­ro cre­ci­mien­to del fru­to. La so­lu­ción no es abo­nar “a lo lo­co”, por­que los ex­ce­sos tam­po­co son desea­bles. De­ma­sia­do ni­tró­geno -mi­ne­ral en­car­ga­do, en­tre otros, del cre­ci­mien­to- po­dría in­hi­bir la flo­ra­ción a cos­ta de un de­sa­rro­llo exa­ge­ra­do de la plan­ta. El abono más in­di­ca­do pa­ra plan­tas con flor es que tie­ne una pro­por­ción ba­ja de ni­tró­geno en re­la­ción al fós­fo­ro y al potasio. • Rie­go inade­cua­do: no ha­ce fal­ta de­cir que el dé­fi­cit de agua tam­po­co es desea­ble, ni pa­ra su flo­ra­ción ni pa­ra la plan­ta en ge­ne­ral. Un rie­go exi­guo su­pon­dría el de­bi­li­ta­mien­to de la plan­ta, la pér­di­da de sus flo­res y tam­bién de las ho­jas. Tam­po­co pa­sar­se con el agua por­que so­lo se lo­gra­rá pu­drir las raí­ces o fa­vo­re­cer la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos. El rie­go de­be ser en su jus­ta me­di­da, y pa­ra eso hay que in­for­mar­se cuan­do se com­pra la plan­ta o las se­mi­llas.

• La po­da: si se rea­li­za en un mo­men­to inopor­tuno pue­de te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas con la flo­ra­ción. Siem­pre con­vie­ne sa­ber las fe­chas en que flo­re­ce una plan­ta, así co­mo dónde se for­man las ye­mas flo­ra­les, an­tes de aven­tu­rar­te con las ti­je­ras. La hor­ten­sia, por ejem­plo, que flo­re­ce en los ta­llos del año an­te­rior, de­be­ría po­dar­se en oto­ño o jus­to des­pués de mar­chi­tar­se sus flo­res. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de plan­tas de flor (ro­sa­les, jaz­mi­nes) con­vie­ne qui­tar las ra­mas vie­jas y eli­mi­nar las flo­res ya mar­chi­tas, cor­tan­do al me­nos un par de ye­mas por de­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.