Obe­si­dad ca­ni­na

Los pe­rros pue­den su­frir obe­si­dad, al igual que los hu­ma­nos, por eso hay que con­tro­lar­les la die­ta y con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio cuan­do es­tán ex­ce­di­dos de pe­so.

Mia - - Sumario -

Al mo­men­to que el ani­mal in­gie­re ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías de las que su or­ga­nis­mo uti­li­za se em­pie­za a pre­sen­tar la po­si­bi­li­dad de lle­gar al pun­to de obe­si­dad. A es­to se su­ma la fal­ta de ejer­ci­cio y el se­den­ta­ris­mo, so­bre to­do en aque­llos pe­rros que no sa­len a pa­sear y no des­gas­tan ener­gía. Por otro la­do, es co­mún que los hu­ma­nos les re­ga­le­mos las so­bras de nues­tra co­mi­da o con­vi­de­mos par­te de lo que es­ta­mos in­gi­rien­do, in­ter­vi­nien­do de ma­ne­ra po­co sa­lu­da­ble en su ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da y acos­tum­brán­do­los a cier­tos per­mi­ti­dos, que vol­ve­rán a pe­dir ca­da vez que pue­dan. No ol­vi­de­mos que las mas­co­tas son el cla­ro re­fle­jo de sus due­ños, si ellos no man­tie­nen una die­ta sa­na y equi­li­bra­da, na­die que viva con ellos lo ha­rá.

Tam­bién pue­de in­fluir el mo­men­to de la cas­tra­ción, ya que sue­len que­dar du­ran­te al­gu­nos días en es­ta­do de re­la­ja­ción y en­gor­dan de ma­ne­ra ex­ce­si­va, lo cual es ne­ce­sa­rio con­tro­lar con una die­ta es­pe­cial.

Se de­be rea­li­zar un con­trol ve­te­ri­na­rio pa­ra me­dir el gra­do de obe­si­dad o ex­ce­so de pe­so del ani­mal y en ba­se a es­to, ar­mar un plan de ali­men­ta­ción de­jan­do de la­do las go­lo­si­nas y cual­quier bo­ca­di­llo ex­tra. El pro­fe­sio­nal ten­drá que mo­ni­to­rear su es­ta­do fí­si­co me­dian­te aná­li­sis de san­gre, mi­dien­do su ni­vel de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos y a su vez rea­li­zar un elec­tro­car­dio­gra­ma che­quean­do el fun­cio­na­mien­to de su co­ra­zón, tan­to al prin­ci­pio co­mo en el ca­mino de es­te pro­ce­so.

La ta­rea prin­ci­pal se­rá lo­grar que el pe­rro ba­je de pe­so me­dian­te la die­ta, una vez que pier­da al­gu­nos ki­los, re­cién se po­drá su­mar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ya sea co­rrer, caminar, ju­gar. Hay

que te­ner en cuen­ta que si se ejer­ci­ta cuan­do to­da­vía tie­ne ex­ce­so de pe­so, se co­rre el ries­go de per­ju­di­car sus ar­ti­cu­la­cio­nes exi­gien­do a su cuer­po so­por­tar una fuer­za su­pe­rior a la que es­tá acos­tum­bra­do.

Pri­me­ro hay que in­ten­tar re­du­cir las ca­lo­rías del ani­mal con mé­to­dos na­tu­ra­les, es de­cir con un ali­men­to ade­cua­do, en el ca­so que no fun­cio­ne exis­ten me­di­ca­cio­nes que se pue­den in­cor­po­rar ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca pa­ra ayu­dar al pro­ce­so.

Ries­gos del so­bre­pe­so

Co­mo en los se­res hu­ma­nos, una de las con­se­cuen­cias más co­mu­nes es la apa­ri­ción de dia­be­tes, pe­ro en los pe­rros re­sul­ta aún más com­pli­ca­do de con­tro­lar de­bi­do a la re­gu­la­ción de su es­tric­ta ali­men­ta­ción, el su­mi­nis­tro de in­su­li­na en ca­so de pre­ci­sar­la y la ins­truc­ción que los due­ños de­ben ad­qui­rir pa­ra po­der lle­var a ca­bo el cui­da­do co­rrec­to de es­ta en­fer­me­dad.

Las di­fi­cul­ta­des car­dio­res­pi­ra­to­rias, que pro­vo­can una obs­truc­ción al res­pi­rar y agi­ta­ción cons­tan­te, se de­ben a la lo­ca­li­za­ción de gra­sa en es­pa­cios donde no de­be­rían es­tar, ya que lo de­pó­si­tos co­rrec­tos se en­cuen­tran ex­ce­di­dos. La edad es un fac­tor im­por­tan­te, por eso los pe­rros tien­den a ser obe­sos cuan­do son más gran­des, por­que ba­jan el ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y por lo tan­to, el gas­to de ener­gía. Pa­ra que el pe­rro crez­ca sano se recomienda: de 1 a 6 me­ses, ali­men­to 3 ve­ces al día; de 6 me­ses a 1 año, 2 ve­ces al día y ya sien­do más adul­tos le brin­da­mos su ba­lan­cea­do de 1 a 2 ve­ces al día.

Ase­so­ró: Dra. Fer­nan­da Ba­ne­gas, ve­te­ri­na­ria, es­pe­cia­lis­ta de Mis­pi­chos.com

NO OL­VI­DE­MOS QUE LAS MAS­CO­TAS SON EL CLA­RO RE­FLE­JO de sus due­ños, si ellos no man­tie­nen una die­ta sa­na y equi­li­bra­da, na­die que viva con ellos lo ha­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.