EDI­TO­RIAL

Mia - - Sumario -

Pase lo que pase o te pase, quie­ras o no, la pri­ma­ve­ra va a lle­gar pun­tual­men­te...lue­go, lo ha­rá el ve­rano, el oto­ño y el in­vierno con su eter­na pre­po­ten­cia.

Te­nés frío, es­tás en­ce­rra­da, mal­hu­mo­ra­da o de­pri­mi­da pe­ro te aso­más al pa­tio y ahí es­tán las flo­res de la aza­lea o del jaz­mín del país, abier­tas y aro­man­do. Aun­que les di­gas que to­da­vía es agos­to, que las llu­vias les van a arrui­nar la be­lle­za, ellas lle­gan pa­ra de­cir­te que no te po­dés in­ter­po­ner y que se­rá me­jor que de­jes fluir y te dis­pon­gas tam­bién a re­ver­de­cer o te lle­ga­rá la fac­tu­ra de la re­sis­ten­cia.

La na­tu­ra­le­za, por suer­te, nos sa­ca de agen­da, nos di­ce que no im­por­ta que to­do es­té mal, que los ci­clos de­ben cum­plir­se igual y que hay que es­pe­rar nue­ves me­ses si que­re­mos to­car el mi­la­gro de una nue­va vida.

Ya em­pe­zó sep­tiem­bre pe­ro tal vez, to­da­vía, no ten­gas el áni­mo de la pri­ma­ve­ra, no te sien­tas re­no­va­da, vi­tal, con ale­gría so­lar. Pe­ro la ener­gía a tu al­re­de­dor co­mien­za a cir­cu­lar y es por eso que mu­chas ve­ces el re­cha­zo a cam­biar na­tu­ral­men­te se tra­du­ce en can­san­cio ex­tre­mo, aler­gias, do­lo­res

nue­vos o re­apa­re­ci­dos. Esa es la fac­tu­ra que te­nés que pa­gar, que le ha­cés pa­gar a tu cuer­po, por re­sis­tir­te. Mien­tras tan­to, la aza­lea es vi­tal flo­re­cien­do. Aun­que to­do es­té mal, es­ta se­ma­na em­pe­za­mos a cam­biar. Por eso, le de­ci­mos adiós al frío, aun­que to­da­vía es­té, con una mo­da en ama­ri­llo so­lar pa­ra sa­lu­dar al as­tro que vuel­ve. Bus­ca­mos y re­bus­ca­mos en­tre las me­jo­res re­ce­tas orien­ta­les y na­tu­ra­les pa­ra em­pe­zar a des­in­to­xi­car el cuer­po, las emo­cio­nes y la ca­sa y po­ner­nos al día pa­ra el re­cam­bio. La pri­ma­ve­ra es es­ta­ción de­tox, advierten los sa­bios mé­di­cos chi­nos. Te con­ta­mos có­mo fun­cio­na el nue­vo ayuno me­nos ex­tre­mis­ta y que mejora la sa­lud y promueve la lon­ge­vi­dad. Su­ma­mos re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo los acei­tes pa­ra tra­tar el cas­ti­go que le da­mos al ca­be­llo con quí­mi­cos y plan­chi­tas.

Bá­si­ca­men­te, nos pro­pu­si­mos no re­sis­tir­nos a la aza­lea: co­mo Ma­rio Be­ne­det­ti, nos aso­ma­mos y le di­ji­mos: "Es­tá bien, abri­ré la ven­ta­na" y de­ja­mos que la vida en­tre, nos so­ple en la ca­ra el vien­to, nos en­ti­bie el sol y co­mien­ce un nue­vo ama­ne­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.