San­ta Fe­li­ci­tas

Las vi­si­tas guia­das a la igle­sia de San­ta Fe­li­ci­tas, en Ba­rra­cas, per­mi­ten me­ter­se en un mun­do y una his­to­ria de pleno ro­man­ti­cis­mo.

Mia - - Sumario - Por Pa­tri­cia Da­nie­le, Edi­to­ra Eje­cu­ti­va de re­vis­ta Wee­kend

El por­te­ño ba­rrio de Ba­rra­cas es­tá im­preg­na­do de le­yen­das e his­to­rias de­bi­do a su con­di­ción de zo­na de quin­tas du­ran­te la épo­ca co­lo­nial. Cuan­do la ave­ni­da Mon­tes de Oca se lla­ma­ba De San­ta Lu­cía (por la igle­sia que es­tá al 500) eran va­rias las fa­mi­lias no­bles que te­nían sus cas­cos de es­tan­cia en la zo­na. Ca­si nin­gu­na exis­te en la ac­tua­li­dad pe­ro hay una en es­pe­cial que de­jó sus dra­má­ti­cas hue­llas con una tra­ma de amo­res des­en­con­tra­dos, una pa­rro­quia y una es­cue­la que le rin­den tri­bu­to (in­di­rec­ta­men­te) a la víc­ti­ma: la man­sión Al­za­ga (y pos­te­rior­men­te Gue­rre­ro) que es­ta­ba en la ac­tual pla­za Co­lom­bia y la res­tau­ra­da San­ta Fe­li­ci­tas jun­to al Ins­ti­tu­to San­ta Fe­li­ci­tas de San Vi­cen­te de Paul.

Gra­cias a la ac­ción del pres­bí­te­ro Er­nes­to Sal­via, ac­tual sa­cer­do­te rec­tor de la igle­sia, y a las ex alum­nas del co­le­gio, hay vi­si­tas guia­das muy in­tere­san­tes que per­mi­ten des­cu­brir des­de di­ver­sos as­pec­tos (ar­qui­tec­tu­ra, his­to­ria, cos­tum­bris­mo) ám­bi­tos muy an­ti­guos (al­gu­nos son an­te­rio­res a 1830).

Pe­ro pri­me­ro hay que vi­si­tar la pla­za Co­lom­bia, la man­za­na li­mi­ta­da por la Ave­ni­da Mon­tes de Oca y las ca­lles Isa­bel la Ca­tó­li­ca, Pin­zón y Brand­sen. Allí es­ta­ba ins­ta­la­da la man­sión en la que vi­vie­ron Mar­tín de Ál­za­ga con su

jo­ven es­po­sa Fe­li­ci­tas Gue­rre­ro. Donde na­ció el hi­jo de la pa­re­ja (que mu­rió a los 7 años por la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla) y lue­go re­si­den­cia de la jo­ven más be­lla de Bue­nos Ai­res, viu­da y he­re­de­ra. En esa ca­sa le dis­pa­ra­ron a la des­afor­tu­na­da Fe­li­ci­tas en enero de 1872.

Lue­go del ase­si­na­to de Fe­li­ci­tas, sus pa­dres he­re­da­ron la for­tu­na de Ál­za­ga y con el fa­lle­ci­mien­to de es­tos Gue­rre­ro, fue­ron sus 11 hi­jos los de­po­si­ta­rios de una in­men­sa for­tu­na que in­clu­yó pro­pie­da­des en Ba­rra­cas y en me­dia pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res (co­mo Villa Ra­quel en Gue­rre­ro, La Pos­tre­ra en Cas­te­lli, La In­ver­na­da cu­yo fon­do de cam­po es hoy Pi­na­mar, Os­ten­de y Va­le­ria del Mar, y Dos Mon­tes cu­ya en su cos­ta es Ca­ri­ló).

En 1937, la Municipali­dad de Bue­nos Ai­res de­ci­dió de­mo­ler los edi­fi­cios aris­to­crá­ti­cos pa­ra abrir una la pla­za pú­bli­ca. En el cen­tro de es­ta pla­za se

eri­gía la obra es­cul­tó­ri­ca de Ju­lio Cé­sar Ver­got­ti­ni “Al iza­mien­to de la ban­de­ra”, que ac­tual­men­te es­tá des­ar­ma­da por res­tau­ra­ción, con la pro­me­sa del Go­bierno por­te­ño de res­ti­tuir las be­llas es­cul­tu­ras en bre­ve. Ade­más, hay un bus­to de Jo­sé de San Mar­tín de Ver­got­ti­ni y de Gui­ller­mo Brown de Luis Per­lot­ti, una es­cul­tu­ra a “La Ma­dre” de Pe­dro Tren­ti y la úni­ca re­pre­sen­ta­ción “Al pa­dre de fa­mi­lia” de Ma­riano Pér­si­co.

Pri­me­ro la igle­sia

A di­fe­ren­cia de otras igle­sias, no fue pen­sa­da pa­ra ve­ne­rar una fi­gu­ra re­li­gio­sa, sino pa­ra hon­rar a una ri­ca y aris­to­crá­ti­ca mu­jer del si­glo XIX.

Lue­go de las ex­pli­ca­cio­nes es­ti­lís­ti­cas de la fa­cha­da, el guía fran­quea la en­tra­da al ám­bi­to re­li­gio­so pre­ce­di­do por es­ta­tuas de Fe­li­ci­tas y Fé­lix en el la­do iz­quier­do, y de Mar­tín de Ál­za­ga en el de­re­cho. Cuan­do se in­gre­sa al pa­be­llón prin­ci­pal, la sen­sa­ción es de fas­tuo­si­dad, con her­mo­sos vi­tra­les pro­ce­den­tes de Fran­cia (que re­pre­sen­tan a san­tos que com­par­ten nom­bre con los miem­bros de la fa­mi­lia Gue­rre­ro), már­mo­les y es­tu­cos. De­trás del al­tar se en­cuen­tra otra jo­ya del com­ple­jo: el Ora­to­rio de Ál­za­ga (de 1830), con un al­tar de már­mol donde pen­sa­ban alo­jar el cuer­po de Fe­li­ci­tas, co­sa que las au­to­ri­da­des no per­mi­tie­ron. La vi­si­ta ter­mi­na con la sa­li­da al par­que pa­ra ver una ré­pli­ca de la Gru­ta de Lour­des.

Al co­le­gio

El co­le­gio ale­da­ño es par­te del com­ple­jo (uno de los más tra­di­cio­na­les de Ba­rra­cas) y sus ex alum­nas or­ga­ni­zan ca­da úl­ti­mo fin de se­ma­na del mes vi­si­tas guia­das por los tú­ne­les (en reali­dad só­ta­nos) en los que fun­cio­na­ron un co­me­dor de obre­ros, co­ci­nas y la­va­de­ros. To­do es­tá ex­hi­bi­do de ma­ne­ra pri­mo­ro­sa. Por un bono de $160 se vi­si­tan sin re­ser­va pre­via (los me­no­res no pa­gan) al atra­ve­sar una di­mi­nu­ta puer­ta ale­da­ña a Pin­zón 1480. Afor­tu­na­da­men­te aca­ban de inau­gu­rar un re­co­rri­do es­pe­cial, la “Vi­si­ta Guia­da pa­ra Mu­je­res, his­to­ria con pers­pec­ti­va de mu­jer (po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta)”, que du­ra una ho­ra y me­dia y, por $300, cons­ti­tu­ye una pa­seo con cier­to ses­go de gé­ne­ro por el Mu­seo de los Tú­ne­les del co­le­gio San­ta Fe­li­ci­tas que in­clu­ye al Tem­plo Es­con­di­do, su Sec­tor del Co­ro, el dor­mi­to­rio de las pu­pi­las y la po­si­bi­li­dad de pro­bar­se ro­pa de épo­ca y has­ta un cor­set. Sor­pren­de ver los atuen­dos de las mon­jas se­gún fue cam­bian­do el tu­te­laz­go en la es­cue­la y có­mo se la­va­ba la ro­pa cuan­do lo ha­cían en gran­des can­ti­da­des. Mol­des an­ti­guos de bal­do­sas, má­qui­nas de co­ser, la tic­ke­te­ra y el dis­pen­ser de mo­ne­das del co­lec­ti­ve­ro, fotos de los obre­ros, el ho­me­na­je a Do­ña Pe­tro­na C. de Gan­dul­fo, un tra­gui­to de Hes­pe­ri­di­na fa­bri­ca­da por Ba­gley a po­cas cua­dras del lu­gar y has­ta ré­pli­cas de ves­ti­dos de Fe­li­ci­tas son par­te del pa­seo. Elen, Cristina y Nor­ma se re­par­ten la ta­rea de ex­pli­car, lo que ha­ce to­do más di­ná­mi­co y di­ver­ti­do. Va­le la pe­na es­ta nue­va aven­tu­ra en la que uno se me­te aden­tro de la his­to­ria. Las vi­si­tas se ha­cen con re­ser­va pre­via y pa­ra gru­pos de 15 a 20 per­so­nas. Acla­ran que es de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

Las guia­das diur­nas, son úl­ti­mos sábados y do­min­go de ca­da mes a las 15, 16 y 17, con un bono de $ 160. Y una vi­si­ta noc­tur­na, los sábados a las 20 (bono $600) con ce­na de gui­so co­lo­nial, vino y show, con re­ser­va a vi­si­tas­guia­das@san­ta­fe­li­ci­tas­mu­seo.org.ar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.