Co­ra­zón sano

Uno de ca­da 3 ar­gen­ti­nos tie­ne pro­ble­mas co­ro­na­rios. Es­te año, el Día Mun­dial del Co­ra­zón, el 29 de sep­tiem­bre, se con­me­mo­ra ba­jo el le­ma “Va­lo­rá tu vi­da, cui­dá tu co­ra­zón”.

Mia - - SUMARIO - Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) (paho.org/arg). Fun­da­ción Bar­ce­ló (bar­ce­lo.edu.ar)

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (ECV) son la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad a ni­vel mun­dial, aún más que el cán­cer o la dia­be­tes. En el mar­co del Día Mun­dial del Co­ra­zón que se con­me­mo­ra el 29 de sep­tiem­bre, Fun­da­ción Bar­ce­ló brin­da in­for­ma­ción pa­ra con­cien­ti­zar so­bre en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, su­mán­do­se a la ini­cia­ti­va 25 x 25 que bus­ca re­du­cir un 25 % la mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra pa­ra el año 2025.

Las ECV se de­ben a tras­tor­nos del co­ra­zón y los va­sos san­guí­neos. En Ar­gen­ti­na el so­bre­pe­so y la dia­be­tes son los fac­to­res de ries­go que más preo­cu­pan a los pro­fe­sio­na­les de la Sa­lud. Asi­mis­mo, el co­les­te­rol ele­va­do, la hi­per­ten­sión ar­te­rial, el ta­ba­quis­mo, el se­den­ta­ris­mo, el es­trés y los fac­to­res he­re­di­ta­rios tam­bién pue­den ser cau­san­tes. Al­gu­nos con­se­jos pa­ra pre­ve­nir:

Bue­na ali­men­ta­ción: se re­co­mien­da in­cor­po­rar dos ve­ces por se­ma­na pes­ca­do, fuen­te de gra­sas ome­ga 3 que re­du­cen es­te ti­po de com­pli­ca­cio­nes, jun­to a fru­tas y ver­du­ras pa­ra dis­mi­nuir el co­les­te­rol. Re­du­cir el con­su­mo de sal y de azú­car: A la ho­ra de co­ci­nar, se pue­den uti­li­zar otros con­di­men­tos co­mo pi­mien­ta, co­mino, ci­lan­tro o nuez mos­ca­da en re­em­pla­zo de la sal, y edul­co­ran­tes na­tu­ra­les co­mo la Es­te­via en el ca­so del azú­car. Así, ten­dre­mos co­mi­das más sa­nas.

Dor­mir bien: Un buen des­can­so es fun­da­men­tal. Es im­por­tan­te dor­mir las 8 ho­ras dia­rias, ya que de es­ta for­ma, se re­po­nen ener­gías pa­ra ren­dir du­ran­te el día.

Rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca: Es re­co­men­da­ble 150 mi­nu­tos se­ma­na­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea y los ni­ve­les de co­les­te­rol. A su vez, por me­dio del ejer­ci­cio se lo­gra dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial.

Che­queos mé­di­cos: Rea­li­zar­se un chequeo anual pa­ra de­tec­tar a tiem­po la pre­sen­cia de fac­to­res de ries­go en nues­tro cuer­po.

La ECV, esa ase­si­na

La en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar es el ase­sino nú­me­ro uno en el mun­do. Pe­ro no tie­ne por qué ser así. Al ha­cer só­lo unos pe­que­ños cam­bios en nues­tras vi­das, po­de­mos re­du­cir el ries­go de en­fer­me­dad car­día­ca y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, y me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da y dar un buen ejem­plo. Unos 17.500.000 de per­so­nas mue­ren ca­da año por en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (EVC), in­clu­yen­do la en­fer­me­dad car­día­ca y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

La ECV es la prin­ci­pal cau­sa de muer­te y dis­ca­pa­ci­dad en el mun­do, ma­tan­do a 17.5 mi­llo­nes de per­so­nas al año. Eso es un ter­cio de to­das las muer­tes en el pla­ne­ta y la mi­tad de to­das las muer­tes re­la­cio­na­das con en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles. Al­re­de­dor del 80% de es­tas muer­tes se en­cuen­tran en paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dios, con me­nos ca­pa­ci­dad de ha­cer fren­te a las ECV.

El Día Mun­dial del Co­ra­zón jue­ga un pa­pel cru­cial pa­ra lo­grar un cam­bio. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma glo­bal de vi­tal im­por­tan­cia que uti­li­za­mos pa­ra dar a co­no­cer y fo­men­tar en los in­di­vi­duos, las fa­mi­lias, las co­mu­ni­da­des y los go­bier­nos las me­di­das que se de­ben to­mar jus­to aho­ra. La Fe­de­ra­ción Mun­dial del Co­ra­zón, con apo­yo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (UNES­CO), de­sig­na­ron al 29 de sep­tiem­bre co­mo el Día Mun­dial del Co­ra­zón; una fe­cha pa­ra pre­ve­nir, con­tro­lar y tra­tar los pa­de­ci­mien­tos que pue­de su­frir es­te ór­gano. El ob­je­ti­vo es crear en­tor­nos sa­lu­da­bles pa­ra re­du­cir los fac­to­res de ries­go aso­cia­dos a las ECV, ya que se ca­rac­te­ri­zan por ser la pri­me­ra cau­sa de muer­tes en el mun­do y por pro­vo­car 1.6 mi­llo­nes de fa­lle­ci­mien­tos al año en La­ti­noa­mé­ri­ca (el 30 %, per­so­nas de 30 a 69 años).

En un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), se dio a co­no­cer que es­tos fa­lle­ci­mien­tos po­drían evi­tar­se con una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble que re­duz­ca el con­su­mo de sal, con ejer­ci­cio fí­si­co y evi­tan­do el con­su­mo de ta­ba­co.

La Fe­de­ra­ción pre­ci­sa que el in­far­to de mio­car­dio y el ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar son los res­pon­sa­bles de la ma­yo­ría de las muer­tes, de ahí la im­por­tan­cia de te­ner una es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir los fac­to­res de ries­go aso­cia­dos a di­chos pa­de­ci­mien­tos.

Es vi­tal rea­li­zar­se un chequeo anual pa­ra de­tec­tar a tiem­po la pre­sen­cia de fac­to­res de ries­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.