Adic­ción al smartp­ho­ne

El ce­lu­lar vi­bra o la pan­ta­lla se ilu­mi­na y uno mi­ra... ¿Quién no co­no­ce esa sen­sa­ción? Hoy to­do se pue­de or­ga­ni­zar con el te­lé­fono, pe­ro evi­tar la de­pen­den­cia es po­si­ble.

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: DPA

Ape­nas pa­san mi­nu­tos des­de que uno se le­van­ta, va al ba­ño, en­cien­de la ca­fe­te­ra... y cen­tra la aten­ción en el smartp­ho­ne. ¿Qué pa­só en es­tas ho­ras en Ins­ta­gram, What­sApp y com­pa­ñía? ¿Por qué sien­ten las per­so­nas es­ta atrac­ción in­me­dia­ta por el ce­lu­lar? "Los se­res hu­ma­nos ten­de­mos a sen­tir la ne­ce­si­dad de lle­nar las fa­ses del día en las que no te­ne­mos na­da que ha­cer", ase­gu­ra Ch­ris­tian Grob, de una aso­cia­ción ale­ma­na so­bre de­pen­den­cia de me­dios. "Pa­ra ello, el smartp­ho­ne se pres­ta enor­me­men­te". ¿Es en­ton­ces por me­ro abu­rri­mien­to?

Flo­rian Beu­ten­mü­ller, del por­tal ju­ve­nil de me­dios Handy­sek­tor.de, tie­ne otra ex­pli­ca­ción. "La for­ma más sen­ci­lla de ex­pli­car el fe­nó­meno es el FOMO o si­glas en in­glés de 'mie­do a per­der­se al­go' ('fear of mis­sing out')", ase­gu­ra. Es decir, no sa­ber qué es­tá pa­san­do y no po­der, por tan­to, ha­blar de ello, no for­mar par­te. ¿Quién no co­no­ce es­ta sen­sa­ción? El te­lé­fono vi­bra, la pan­ta­lla se ilu­mi­na y uno mi­ra. "El ce­lu­lar es la compu­tado­ra de bol­si­llo y se con­vir­tió en la puer­ta al mun­do", di­ce Andreas Weck, del si­tio T3n.

Por eso hay tan­tas co­sas que su­ce­den a tra­vés de es­te dis­po­si­ti­vo. "La vi­da so­cial, los ne­go­cios ban­ca­rios, los en­cuen­tros con ami­gos, in­clu­so el amor... to­do pue­de ser or­ga­ni­za­do con ayu­da del asis­ten­te di­gi­tal". Los ser­vi­cios de mes­sen­ger co­mo What­sapp, iMes­sa­ge y el Me­sen­ger de Fa­ce­book exi­gen mu­cha pre­sen­cia de­lan­te de la pan­ta­lla. "Los gru­pos de What­sApp con­vir­tie­ron la co­mu­ni­ca­ción en al­go rá­pi­do y ba­ra­to, pe­ro com­ple­jo", di­ce Flo­rian Beu­ten­mü­ller.

Su prin­ci­pal es­tra­te­gia con­tra la de­pen­den­cia con­sis­te en apa­gar el so­ni­do del ce­lu­lar du­ran­te las ho­ras de tra­ba­jo, las ta­reas es­co­la­res o las reunio­nes con ami­gos y ana­li­zar en pro­fun­di­dad si uno real­men­te ne­ce­si­ta to­dos los gru­pos en los que es­tá. Cuan­do se pro­du­cen en­cuen­tros en per­so­na, el smartp­ho­ne pue­de ser rá­pi­da­men­te un fac­tor dis­rup­ti­vo. ¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra no ir co­rrien­do a mi­rar el ce­lu­lar con ca­da zum­bi­do o en­cen­di­do de la pan­ta­lla?. "No­so­tros, los se­res hu­ma­nos, so­mos los úni­cos que po­de­mos de­ci­dir cen­trar­nos me­nos en el smartp­ho­ne y más en los con­tac­tos reales. Pe­ro pa­ra ello te­ne­mos que ha­cer la ex­pe­rien­cia de sen­tir có­mo es­ta­mos con y sin ce­lu­lar, ha­cien­do una pau­sa di­gi­tal", di­ce Grob.

Y hay es­tra­te­gias tec­no­ló­gi­cas que vie­nen en el te­lé­fono. Por ejem­plo, no to­do men­sa­je o ac­tua­li­za­ción de Fa­ce­book tie­ne que en­trar con un so­ni­do es­tri­den­te. "Yo re­co­mien­do ha­cer un ajus­te per­so­nal", di­ce Weck. "Quien no prio­ri­za se con­vier­te en un es­cla­vo del smartp­ho­ne". Tan­to iOS co­mo An­droid ofre­cen mu­chos ajus­tes. Los usua­rios de iPho­nes, por ejem­plo, pue­den prohi­bir to­das las notificaciones, re­gu­lar su ta­ma­ño o apa­gar el so­ni­do. Me­dian­te la fun­ción de "No mo­les­tar" se pue­den es­ta­ble­cer ho­ra­rios sin so­ni­do o que só­lo de­jan en­trar lla­ma­das y men­sa­jes de con­tac­tos im­por­tan­tes.

Los de An­droid pue­den ir a ajus­tes en "apli­ca­cio­nes y notificaciones" y ver qué se mues­tra, cuán­do y có­mo. Y los gru­pos de What­sapp se pue­den si­len­ciar de mo­do per­ma­nen­te. Pa­ra des­co­nec­tar­se por com­ple­to, Andreas Weck re­co­mien­da el mo­do avión. "Cuan­do es­toy con al­guien y quie­ro tran­qui­li­dad, sen­ci­lla­men­te des­co­nec­to la co­ne­xión. Na­die me pue­de con­tac­tar. Se sien­te bien".

El pro­pio te­lé­fono tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar "des­co­nec­tar­se"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.