Die­tas que fra­ca­san

El mo­ti­ve prin­ci­pal es que, jus­ta­men­te, no se tra­ta de ha­cer "die­ta", sino de en­ca­rar el te­ma des­de una pers­pec­ti­va múl­ti­ple. Per­so­nal­men­te, no me gus­ta esa pa­la­bra.Yo pre­fie­ro ha­blar de mez­cla ali­men­ta­ria.

Mia - - SUMARIO - Por Dr. Mar­ce­lo Suá­rez, Es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na In­ter­na, MN 73796 (doc­tor­mar­ce­lo­sua­rez.com)

Ala ho­ra de pen­sar en las ra­zo­nes por las cua­les fra­ca­san las die­tas lo pri­me­ro que me vie­ne a la men­te es que es­to pa­sa por­que, jus­ta­men­te, no se tra­ta de “ha­cer die­ta”, sino de en­ca­rar el te­ma des­de una pers­pec­ti­va múl­ti­ple.

En pri­mer lu­gar, me gus­ta­ría acla­rar que pa­ra mí la pa­la­bra “die­ta” se­ría el acrós­ti­co de: Do­mi­ne­mos In­me­dia­ta­men­te Ese Tre­men­do Abu­so, es decir, una es­pe­cie de pa­la­bra san­ta con un men­sa­je en­crip­ta­do. Hu­mor apar­te, me gus­ta más ha­blar de mez­cla ali­men­ta­ria. Esa mez­cla ade­más de es­tar bien di­se­ña­da pa­ra el ob­je­ti­vo que se ne­ce­si­te de­be­ría es­tar acom­pa­ña­da de otras con­duc­tas por­que si no, esos nu­trien­tes co­rrec­ta­men­te in­cor­po­ra­dos al or­ga­nis­mo no da­rían el re­sul­ta­do es­pe­ra­do; y es­to es cla­ve pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta per­ma­nen­te de por qué fra­ca­san las die­tas. Ima­gí­nen­se que a una lin­ter­na de 6 pi­las le pon­go me­nos pi­las, o le pon­go las 6 pe­ro al­gu­nas es­tán gas­ta­das: esa lin­ter­na no da­rá la luz o no me da­rá la ade­cua­da… y la cul­pa no es de la lin­ter­na.

Lo mis­mo su­ce­de con el or­ga­nis­mo si no re­ci­be “to­do lo bá­si­co” que ne­ce­si­ta: y en­tre otras co­sas, no nos per­mi­ti­ría sa­car­nos esa gra­sa en exceso que odia­mos te­ner. Por­que re­cuer­den que si nos re­fe­ri­mos a la obe­si­dad o so­bre­pe­so, es­ta­mos ha­blan­do del exceso de gra­sa, no de pe­so. Por­que el pe­so tam­bién pue­de au­men­tar por múscu­lo o lí­qui­do. Pe­ro pa­ra em­pe­zar con al­gu­nos tips res­pec­to a la ali­men­ta­ción di­ría: hay que co­mer ali­men­tos, tie­nen un al­to po­der nu­tri­cio­nal (que es lo que real­men­te im­por­ta) y son muy sa­cian­tes: car­nes, po­llo, pes­ca­dos, crus­tá­ceos, ma­ris­cos, hue­vos en­te­ros, ver­du­ras, fru­tas, le­gum­bres, ce­rea­les, tu­bércu­los, se­mi­llas, fru­tos se­cos, acei­te de oli­va y/o co­co. Con es­ta me­di­da que im­pli­ca de­jar de co­mer pro­duc­tos pa­ra pa­sar a co­mer co­mi­da ade­cua­da y sa­bia­men­te crea­da por la na­tu­ra­le­za, re­sol­ve­mos mu­cho más de lo que uno cree. Es­to reaco­mo­da el sis­te­ma y to­do em­pie­za a fun­cio­nar me­jor.

¿Pe­ro doc­tor, cuán­to co­mo y có­mo lo mez­clo?

Es­to no tie­ne una res­pues­ta cor­ta y se­ría de­ma­sia­do lar­ga pa­ra es­te me­dio; pe­ro te di­ría: em­pe­zá a cam­biar la elec­ción de tus co­mi­das con lo que di­je arri­ba, des­pués ve­mos los de­más, por­que acor­da­te que hay 5 co­sas más que re­sol­ver y si avan­za­mos mu­cho so­bre só­lo una vol­ve­mos a fra­ca­sar co­mo siem­pre.

Te de­jo esa ta­rea, te des­cri­bo las 6 ne­ce­si­da­des or­gá­ni­cas y des­pués me con­tás có­mo te fue: Ali­men­ta­ción. Hi­dra­ta­ción. Des­can­so. Ejer­ci­cio. Pen­sa­mien­tos Po­si­ti­vos. Res­pi­ra­ción Cons­cien­te.

Ha­blar de so­bre­pe­so u obe­si­dad es ha­blar de exceso de gra­sa, no de pe­so. El pe­so se pue­de au­men­tar por múscu­lo o lí­qui­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.