NU­TRI­CIÓN. El al­cau­cil

Es una hor­ta­li­za que apor­ta mu­chos mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes. Tam­bién, bue­na can­ti­dad de fi­bras, hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas y pe­que­ñas can­ti­da­des de áci­dos gra­sos.

Mia - - SUMARIO -

ES­TÓ­MA­GO E HÍ­GA­DO

Es ape­ri­ti­vo, es­ti­mu­la el ape­ti­to. Dis­mi­nu­ye el ex­ce­so de áci­do clor­hí­dri­co en el es­tó­ma­go con lo que alivia la aci­dez y la pe­sa­dez. Es­ti­mu­la la pro­duc­ción de bi­lis y su ver­ti­do en el in­tes­tino. Es des­con­ges­ti­vo y des­in­to­xi­can­te he­pá­ti­co. Bueno pa­ra en­fer­me­da­des bi­lia­res y le­sio­nes he­pá­ti­cas pro­vo­ca­das por to­xi­nas, al­cohol o he­pa­ti­tis. Ayu­da con­tra cálcu­los bi­lia­res y có­li­cos he­pá­ti­cos.

ENER­GÍA

Nos pro­por­cio­na vi­ta­mi­nas A, B6, cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio, po­ta­sio, so­dio, hie­rro, hi­dra­tos de car­bono, así co­mo pro­teí­nas y glú­ci­dos que se trans­for­man en azú­car, o lo que es lo mis­mo, en ener­gía.

EFEC­TOS AFRODISÍACOS

Tie­ne ac­ti­vi­dad afro­di­sía­ca re­co­no­ci­da por la fi­to­te­ra­pia des­de los tiem­pos más re­mo­tos en las ri­be­ras del Ni­lo. Pe­ro fue Ca­ta­li­na de Mé­di­cis quien las po­pu­la­ri­zó en la cor­te fran­ce­sa con un plato co­no­ci­do con el nom­bre de Bea­ti­lles, com­pues­to por al­ca­cho­fas, mo­lle­jas de ter­ne­ro, ri­ño­nes y cres­tas de ga­llo y que, di­ce la his­to­ria, pre­dis­po­nía a los placeres se­xua­les

APA­RA­TO URI­NA­RIO

Es diu­ré­ti­co. Ac­ti­va el fun­cio­na­mien­to de las vías uri­na­rias. Ayu­da a equi­li­brar el me­ta­bo­lis­mo de la urea, es útil en en­fer­me­da­des del ri­ñón en las que se pro­du­ce pér­di­da de pro­teí­nas a tra­vés de la ori­na.

AR­TI­CU­LA­CIO­NES

Por su efec­to de­pu­ra­ti­vo, des­in­to­xi­can­te y diu­ré­ti­co es­tá in­di­ca­do pa­ra el tra­ta­mien­to del reu­ma­tis­mo, ar­tri­tis y go­ta. Ade­más, de ma­ne­ra tó­pi­ca, alivia y des­in­fla­ma do­lo­res ar­ti­cu­la­res. Agua de al­cau­cil: la­va­lo y des­he­chá el ex­tre­mo del ta­llo. Cor­tá por la mi­tad y po­né a her­vir con agua has­ta que se tor­ne verde. Be­bé frío o ca­lien­te.

CO­LES­TE­ROL

Al es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de bi­lis, fa­ci­li­ta la eli­mi­na­ción del co­les­te­rol. Ade­más la ci­na­ri­na in­hi­be la ac­ción de la bra­di­qui­ni­na, sus­tan­cia que fa­ci­li­ta el de­pó­si­to del co­les­te­rol en las ar­te­rias.

El al­cau­cil es una bue­na al­ter­na­ti­va a los me­di­ca­men­tos quí­mi­cos cu­yo em­pleo pro­lon­ga­do pro­du­ce efec­tos se­cun­da­rios y co­la­te­ra­les.

PO­CAS CA­LO­RÍAS

De­bi­do a las fi­bras ve­ge­ta­les que nos apor­ta, es ideal pa­ra con­tro­lar el ape­ti­to, ya que ab­sor­be el agua del es­tó­ma­go y pro­du­ce una sen­sa­ción de sa­cie­dad que pue­de ser vi­tal pa­ra se­guir una die­ta es­tric­ta. Por su ba­jo con­te­ni­do ca­ló­ri­co y su al­to con­te­ni­do en agua, con­tie­ne muy ba­jas ca­lo­rías, só­lo 17 por ca­da 100 gra­mos.

PRE­SIÓN AR­TE­RIAL

Son fuen­tes ri­cas de po­ta­sio, el mi­ne­ral esen­cial que tie­ne un im­pac­to en nu­me­ro­sos sis­te­mas de ór­ga­nos en to­do el cuer­po. El po­ta­sio ayu­da a neu­tra­li­zar los efec­tos del ex­ce­so de so­dio, que es no­to­rio pa­ra au­men­tar la pre­sión ar­te­rial. Ac­túan co­mo un va­so­di­la­ta­dor y son úti­les pa­ra quien es­tá to­man­do me­di­ca­men­tos pa­ra la hi­per­ten­sión pa­ra pre­ve­nir efec­tos de la de­fi­cien­cia de po­ta­sio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.